ACUSAN A HACKERS

Panamá se defiende y amenaza con juicios

La vicepresidenta y canciller panameña, Isabel De Saint Malo, manifestó que el escándalo originado por la filtración de documentos en los que se menciona a su país como facilitador del blanqueo mundial de capitales, es un "ataque" contra Panamá.

"No permitiremos que juzguen a Panamá por un caso que no representa nuestro sistema. El nombre que han puesto al escándalo es un ataque a Panamá", dijo De Saint Malo.

Ayer, el Colegio Nacional de Abogados de Panamá (CNA) instó al Gobierno a que demande a todo el que haya afectado la imagen del país con la filtración masiva de documentos que vinculan a la firma Mossack-Fonseca con la creación de sociedades para mover capitales evadiendo el fisco. La barra de abogados afirmó en un comunicado que este es el "momento propicio" para que el Gobierno "exija responsabilidades civiles, penales y diplomáticas al que ha intervenido en el ataque doloso al país".

En tanto, el abogado panameño Ramón Fonseca, socio de la firma Mossack- Fonseca, dijo que el caso deriva de un robo de documentos hecho por "hackers" externos y no de una filtración por parte de sus empleados.

La compañía ya presentó una denuncia ante la fiscalía local por el robo de los documentos, dijo en una entrevista con Reuters. Agregó que su empresa no ha violado la ley ni destruido documentos.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)