UNA SEMANA CLAVE PARA EL CENTRO EDUCATIVO

Padres del Varela buscan estirar plazos de las deudas

Quieren pedir un año de gracia al banco Heritage y capitalizar al colegio.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
El futuro del colegio se definirá en los próximos días. Foto: Gerardo Pérez

Con muy poco tiempo disponible porque en febrero hay un período de exámenes, un grupo de padres de alumnos del Colegio José Pedro Varela procura diseñar un "paquete" que asegure la continuidad de la institución que incluye postergar el vencimiento de un crédito contraído con el banco Heritage, la reducción de cargos directivos, una especie de capitalización que harían una parte de ellos y alguna concesión por parte de los trabajadores en materia de créditos laborales. Un grupo de egresados, además, mostró su disposición a aportar recursos.

Mañana martes, a partir de las 19 horas, se realizará una reunión decisiva de la Sociedad de Amigos de la Educación, propietaria del colegio, que será clave para definir el destino del Varela, en la que el grupo de padres pondrá a consideración sus ideas para revertir el cierre de una institución con décadas de trayectoria, 1.200 alumnos y 432 trabajadores. Enrique Villamil, contador de profesión y uno de los impulsores del grupo de padres, dijo a El País que el colegio tuvo una pérdida de $ 1 millón aproximadamente en 2015, y que la propuesta asume que revertir el desequilibrio llevará al menos un año. Pero enfatizó que la institución es viable. Este grupo de padres trabajó durante el fin de semana en el análisis de las cifras. Villamil señaló que el colegio ya en 2012 tuvo pérdidas, y que en 2013 su auditor enfatizó el monto elevado de las mismas y la caída de la matrícula.

Ahora el grupo de padres trabaja en una solución que implica mantener al colegio como una unidad, y lo hace en un marco de cierta expectativa del sindicato de trabajadores de la educación privada. Mantener al colegio como una unidad sería la mejor "porque no todos los docentes son absorbibles por el Elbio Fernández y eso le quedó claro al sindicato", dijo Villamil.

La comisión plantea que se solicite al banco Heritage, que tiene prendado un inmueble del colegio, que acceda a dar un año de gracia y a que los pagos se retomen en 2017. Otra parte de la propuesta supone que quienes pagaron la anualidad por anticipado, paguen de todas formas en 2016 la cuota como una manera de inyectar recursos en el colegio. El pago que ya realizaron sería descontado para 2017. De esa forma, ingresarían casi US$ 80.000 mensuales al colegio si adhiriesen la mitad de los padres que ya pagaron la anualidad anticipada. Para dar garantías a estas personas se podría hipotecar algún inmueble de la institución, dijo Villamil. Se recibieron ya los pagos anuales correspondientes a unos 200 estudiantes. "El colegio no tiene liquidez pero no está insolvente y tiene un patrimonio positivo porque tiene inmuebles por seis millones de dólares", señaló Villamil.

Complementariamente, este grupo de padres entiende que deberían eliminarse algunos cargos directivos y administrativos que están duplicados. Villamil consideró que el sindicato "tiene razón" al señalar que el grueso de los costos de la institución no se explica por los salarios, aunque el grupo de padres planteará a los trabajadores algún tipo de concesión en cuanto a los créditos laborales. A su vez, dijo Villamil, un grupo de egresados mostró disposición a hacer un aporte reintegrable de recursos. Este grupo está convocando a una reunión este lunes a las 18:30 horas en el gimnasio del colegio. El tiempo para encontrar una solución no sobra porque en el colegio deberían rendirse exámenes en febrero, y si eso no ocurriese pondría en duda la habilitación que la institución tiene para funcionar. Villamil admitió que el anuncio del cierre del Varela, ahora en suspenso, puede haber tenido efecto sobre la "reputación" de la institución, y consideró que el anuncio fue prematuro.

Los gastos fijos y salarios suman unos US$ 650.000 al mes en el José Pedro Varela. Como cuenta con unos 1.200 alumnos, se puede calcular que la inversión por alumno ronda los US$ 500 al mes.

La semana pasada, tras una reunión en el Ministerio de Trabajo y Seguridad Social se conformó una comisión en la que participan padres y trabajadores para buscar una solución.

La visión sindical.

El Sindicato de Trabajadores de la Enseñanza Privada (Sintep) sigue el proceso "con una expectativa razonable y con cautela", porque considera que la viabilidad del colegio "no es algo imposible", dijo a El País Sergio Sommaruga, secretario de Asuntos Laborales del sindicato.

Y está dispuesto a hacer un aporte "a través de un préstamo de créditos laborales", sobre el que, por el momento, prefiere no profundizar. Sommaruga advirtió que todavía no hay un acuerdo con el colegio Elbio Fernández, "solo un memorándum de entendimiento". Los anuncios generaron "una corrida", dijo. "No solamente peleamos por los salarios y las fuentes de trabajo, sino que hay un compromiso pedagógico y porque el colegio es importante en lo psicológico y emocional para los gurises", agregó.

De todas formas, el sindicalista advirtió que hay "premura" por encontrar una solución porque hay un calendario de exámenes a cumplir en febrero. "Anunciar el problema que hay el 30 de diciembre fue irresponsable. No dio tiempo de nada. De lo que pasa, nada es fortuito sino que es el corolario de un proceso del cual no se dieron cuenta hace un mes. No lo entiendo", señaló.

El sindicato está dispuesto a colaborar, pero advirtió que no se baraja una autogestión, por lo que puede "ir hasta ahí".

432 empleos están en juego

Los 432 trabajadores del Colegio José Pedro Varela fueron enviados al seguro de paro el pasado 31 de diciembre. El director de Trabajo, Juan Castillo, que participa en la mediación para buscar una solución, admitió que "es obvio que hay problemas, son problemas de financiamiento".

"La ecuación ingresos-egresos no da. Esto merece una reestructura", señaló. "Cuando uno dice que hay que reducir la masa salarial en un 30%, no quiere decir bajar el salario un 30%. Tal vez no estemos hablando de que a todos los trabajadores docentes y no docentes haya que rebajarles un 30%. Tal vez estemos diciendo que hay algunos que están de más, hay algunos sin tareas y hay algunos que están ganando mucho más del laudo que pretende el sindicato", dijo.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)