NIÑOS AFECTADOS

Padres exigen que se investigue ASSE por sobredosis de calcio

Una niña sigue internada y 26 tienen altos niveles de calcio en sangre “por error” en Saint Bois.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Familiares de algunos de los niños se quejaron de la atención en el Pereira Rossell. Foto: F. Flores

Un grupo de padres de los niños que "por error" recibieron una sobredosis de Mulsiferol 600.000 UI/10 ml que contiene vitamina D3 (calcio) en la farmacia del Hospital General Saint Bois pretende que el caso sea investigado en la órbita del Parlamento.

En diálogo con El País, un familiar de uno de los pacientes pediátricos sostuvo que se mantienen conversaciones con el diputado de Unidad Popular, Eduardo Rubio, de forma de integrar el tema en alguna comisión del Poder Legislativo o en la Comisión Investigadora de ASSE.

El diputado Rubio dijo a El País que "es un tema que no puede estar ausente" en el marco de una investigación sobre cuestiones de gestión de ASSE, al tiempo que indicó que "solo hay que ver en qué nivel se puede hacer la denuncia". No descartó que el caso fuera planteado en una Comisión de Salud o de Derechos Humanos de la Cámara de Diputados.

"No se actuó rápido, es mentira eso. Esta gente miente y se cubren entre ellos". Así expresó su indignación con la situación, el abuelo de uno de los 250 niños que recibieron "por error" la sobredosis del medicamento que es utilizado para tratar casos de raquitismo.

En la previa a una conferencia de prensa efectuada ayer en el centro de salud y a más de 48 horas de no emitir un informe oficial sobre la situación de los pacientes afectados, las autoridades de la Administración de Servicios de Salud del Estado (ASSE) intentaron explicar lo inexplicable. ¿Cómo fue posible que más de 200 niños recibieran un medicamento en dosis recomendadas para pacientes adultos?

Un abuelo y el padre de dos de los niños afectados coincidieron en que la caja que contenía el fármaco no tenía el prospecto médico, una herramienta esencial para diferenciar entre uno y otro fármaco. Por otro lado, el reclamo de los familiares pasó por explicar situaciones "extrañas", por ejemplo, por qué había niños que dormían en los bancos mientras aguardaban ser atendidos o por qué había a quienes se les extraían muestras de sangre en plena sala de espera del Hospital Pereira Rossell.

Este fue el caso de Luis Pérez, el abuelo de uno de los pacientes con altos niveles de calcio en sangre —hipercalcemia— quien indicó a El País que las autoridades de ASSE no actuaron rápido en la detección y tratamiento de los casos.

"Me llamaron el lunes pasado de la farmacia del hospital para que suspendiera la administración de la vitamina D3", sostuvo Pérez quien agregó que cuando la madre concurrió le manifestaron que "no era nada grave". El personal de ese sector le indicó que "lo único que podría ocurrir era una afección al crecimiento". El medicamento fue retirado por la mamá del niño en la primera semana de junio.

Mientras tanto, ASSE informó que una niña continúa internada luego de recibir una sobredosis del medicamento. Además, dos niños con calcemia normal están internados por bronquiolitis (cuadro respiratorio) y ya no por esta causa.

A su vez, aumentó a 26 la cifra de niños diagnosticados por hipercalcemia y 99 reciben tratamiento de forma ambulatoria. En total, se constató que 233 niños retiraron la medicación que fue adquirida por la farmacia del Hospital en noviembre de 2016.

Según las autoridades, la atención se brindó "rápidamente" y se siguió en todo momento el protocolo establecido por ASSE para estos casos. Las autoridades de ASSE y del Saint Bois informaron que ya está cursada una investigación administrativa para determinar dónde estuvo el origen del problema. El error pudo haber estado en la compra misma del medicamento o en la rotulación del mismo.

Con respecto a la investigación que fue impulsada por ASSE y por la Comisión de Seguridad del Paciente (Cosepa), la titular de ASSE, Susana Muñiz, dijo que "no se puede decidir las medidas a futuro" ya que lo importante es brindar la asistencia necesaria.

El director general del Centro Hospitalario del Norte, Eduardo Ferrazzini, indicó que hay "un escenario optimista de evolución" de los afectados, ya que del total de niños a los que se entregó la medicación solo un 60% alcanzó a tomarla.

El tratamiento puede llegar a durar hasta un año para el caso de aquellos niños que debieron ser internados por esta causa. Los controles serán mensuales durante los primeros meses y luego se instrumentarán exámenes trimestrales hasta completar un año. Según los especialistas, se realizarán imágenes ecográficas y estudios de sangre y orina ya que estudios internacionales dan cuenta que los depósitos de calcio deben ser expulsados del organismo. Por otro lado, los funcionarios del área de farmacia del Saint Bois se reunieron ayer y paralizaron las tareas durante dos horas.

ASSE pidió disculpas.

La presidenta del Directorio de la Administración de Servicios de Salud del Estado (ASSE), Susana Muñiz, pidió disculpas a los familiares de los niños que recibieron la medicación por parte de la farmacia del Hospital Saint Bois.

La jerarca lamentó el episodio y expresó su apoyo a las familias de los niños afectados.

Muñiz recibió el reclamo por parte de un padre y un abuelo de los pacientes pediátricos antes y después de la conferencia ante los medios de comunicación.

Saint Bois no compra versión pediátrica.

El laboratorio Spefar que comercializa el medicamento Mulsiferol 600.000 UI/10 ml que contiene vitamina D3 (calcio) informó que el Hospital Saint Bois no le compra la versión pediátrica del medicamento desde hace un año y medio.

El director de Marketing de Spefar, Héctor Lluis, indicó a Telemundo que lo ocurrido "es un problema de la institución y no del laboratorio". Por otro lado, Lluis dijo que la situación que "nos afecta de costado" ocurre "exclusivamente en la dispensación del medicamento y es un hecho que solo ocurrió allí y no en otras instituciones".

El medicamento para niños denominado Mulsi-D3 se presenta en un frasco distinto al que tiene su versión para adultos. Por una parte, el fármaco destinado a los niños se presenta en un frasco de color blanco y tiene un gotero. Por otro, el medicamento que es para pacientes adultos viene en su formato "multivitamínico" que "se toma todo junto", sostuvo Lluis.

Desde Spefar, se indicó que no hubo un cambio en la presentación del medicamento. De esta forma, se descartó que el problema haya sido por un error debido a un posible cambio en su presentación exterior. La situación aún no fue aclarada por ASSE que solo se limitó a indicar que en el caso no hay responsabilidad alguna de la empresa que suministra el medicamento.

Además, ASSE ya cursó la debida investigación. Así lo confirmó el director general del Centro Hospitalario del Norte, Eduardo Ferrazzini quien sostuvo que "como corresponde a todas estas circunstancias, también se dispuso por parte de la Dirección General, la correspondiente investigación administrativa del caso, y a su vez, paralelamente, la investigación desde el punto de vista del Comité de Seguridad del Paciente, a los efectos de establecer todas las circunstancias o del entorno, que habitualmente es multifactorial cuando se dan estos eventos adversos".

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te puede interesar
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)