El último caso fue el lunes en Mercedes, murió una joven de 17 años

Pacientes se agravan o mueren porque no llegan ambulancias

Victoria Sartori, de 17 años, madre de una niña de dos meses, se descompensó cuando estaba en el baño. Le pidió ayuda a su familia. Llamaron al Hospital de Mercedes para solicitar una ambulancia.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Cientos de personas fueron a acompañar a familiares de Victoria Sartori. Foto: D. Rojas

Pasó media hora y esta no llegaba. Desesperados telefonearon a la Policía, que sí se presentó en su casa rápidamente. Pero ya era demasiado tarde: Victoria ingresó con un paro cardiorrespiratorio al centro de salud y falleció a los pocos minutos.

El hecho sucedió en la mañana del pasado lunes y dejó a la ciudad de Mercedes sumida en la tristeza y la bronca. No es la primera vez que pasa una situación así, aunque en otras ocasiones el desenlace fue menos trágico.

En el protocolo de acción de los centros regenteados por la Administración de Servicios de Salud del Estado (ASSE) en el interior no está previsto el servicio clave uno para emergencias domiciliarias. Tan solo cuentan con un servicio de emergencias en Montevideo y el área metropolitana. Si el paciente no tiene un servicio de emergencia móvil privado pago y tiene una crisis en su hogar, nadie lo va a buscar.

"Si estás afiliado a una emergencia móvil va alguien; si no, no va nadie. Si tienes un ataque cardíaco no va una ambulancia. Lo que pasa es que la enorme mayoría paga una cuota" a una empresa privada, señaló a El País, luego de que el año pasado un caso similar al de Victoria pusiera a un niño al borde de la muerte en Paysandú (ver aparte), la entonces gerenta general de ASSE, Alicia Ferreira.

El trabajo de las ambulancias en el interior, precisó la jerarca, es trasladar a los pacientes desde las emergencias a otros centros, en caso de que lo requieran.

Sin embargo, desde el Hospital de Mercedes dijeron a través de un comunicado que ellos, aunque el protocolo de ASSE no lo marca así, sí van a buscar a los pacientes cuando se trata de un caso grave, pero advirtieron que el "móvil de urgencia" con el que cuentan se "encontraba afectado a la atención de otro paciente". Lo cierto es que a Victoria nadie la fue a atender a su casa.

Cambio.

El MSP parece tener en cuenta la existencia de este problema. Por eso trabaja en un protocolo para solucionarlo. Desde la cartera no quieren dar detalles del plan hasta que se concrete, pero según fuentes de ASSE este consistirá en una coordinación entre los centros públicos y los privados que permita ir a buscar a los pacientes a sus casas. La idea es ir incorporando el proyecto al SNIS por etapas: primero se reglamentaría el traslado de pacientes neonatales y embarazadas, luego de niños en general, y así sucesivamente hasta llegar a toda la población.

El MSP apuesta a crear en breve una Comisión Técnica Institucional (que estará integrada por representantes de la propia cartera, ASSE, Facultad de Medicina, Unidad Nacional de Seguridad Vial (Unasev) y la Presidencia) cuyo objetivo será trabajar en el que se denomina Proyecto Organizacional del Sistema Nacional Integrado de Emergencia y Traslado. La eficacia, el alcance y la celeridad con que se implementará esto dependerá de la negociación del presupuesto. Aunque para Victoria ya es demasiados tarde, los familiares de ellas reclaman el cambio para que lo que le pasó a ella no le suceda a nadie más.

Indignados.

Familiares de Victoria y vecinos en generar hicieron en la noche de viernes una marcha en la ciudad de Mercedes y se concentraron frente al hospital. Había cientos de personas. Algunos llevaban una foto de la joven; otros sostenían una enorme pancarta que reclamaba "verdad y justicia". Además, lanzaron en una proclama un reclamo a las autoridades del Ministerio de Salud Pública (MSP) para que se cambie el sistema por el cual las ambulancias no van a las casas de los pacientes a buscarlos sin importar la gravedad de estos.

Verdad y Justicia.

"Era una chica completamente sana que nunca tuvo problema de salud. Lamentablemente nunca derivaron la ambulancia y cuando ingresó al hospital gracias a la Policía, aparentemente estaba con un paro (cardiorrespiratorio) pero con vida" declaró su hermano Martín a El País en la marcha que se hizo antes de ayer.

"Necesitamos saber la verdad y no sé por qué se esconden" reclamó el familiar al ver las puertas del centro totalmente cerradas al tiempo que agradecía por el apoyo de la gente.

Los manifestantes, entre los que había muchas mujeres acompañadas de sus hijos, reclamaron por un mejor servicio público. Portando velas y pancartas, la marcha se fue haciendo cada vez más grande desde su partida en plaza Artigas y a lo largo del recorrido hasta el hospital, donde no menos de doscientas personas esperaban para sumarse a la protesta. En total eran unos 500.

Indignados, se quejaron de que las puertas del centro de atención estaban cerradas y de que nadie salió a recibirlos. "¡Justicia!, ¡justicia!", gritaban en medio de aplausos. La escena era lúgubre. Mientras, familiares y amigos colocaban velas encendidas y fotos de la fallecida en la puerta del nosocomio mercedario.

"¿Dónde estuvo el fallo?" se preguntó la familia de la víctima en una carta pública cargada de impotencia, precisando que la joven estuvo consciente durante más de veinte minutos esperando la ambulancia.

Su hermano Martín prometió que volvería al hospital las veces que sea necesario. "El protocolo de Salud Pública falla y por la maldita burocracia perdimos a mi hermana. Hasta ahora no hemos tenido respuesta alguna de parte del hospital ni de nadie y queremos saber qué es lo que pasó. Esta marcha es solo el principio y vamos a volver las veces que sea necesario", advirtió.

El juez Damián Battó ordenó una autopsia y solicitó una serie de estudios al Instituto Técnico Forense; en tanto, la directora Regional de ASSE, Gabriela García, anunció que el servicio jurídico de la Administración lleva adelante una investigación administrativa para esclarecer la muerte de Victoria.

Traslados, un trabajo más de la policía.

El trabajo de la Policía en el interior del país se ve sobrecargado por aquellas tareas que no debería hacer. Las ambulancias de los hospitales públicos no van a buscar a pacientes a sus casas, pero tampoco van en caso de que haya un accidente en una ruta. Salvo excepciones, en que las autoridades de los centros de salud hacen más de lo que marcan las reglas, estos traslados los hace la Policía. El 5% de las emergencias que se reportan desde los hogares, son de gravedad.

Impotencia y dolor frente a un hospital cerrado.

En Mercedes hay dos empresas de emergencia móvil, si un paciente no está afiliado a ninguna de estas dos y le pasa algo en su casa, su destino queda librado a la suerte que corra cuando llame al hospital. Así son las reglas que plantean ASSE y el MSP.Lo que más indignó a los cientos de personas que se manifestaron el viernes pidiendo "verdad y justicia" por la muerte de Victoria Sartori, fue que el Hospital de Mercedes se mantuvo cerrado durante la protesta y se negaron a recibir a los familiares.

Hospitales no responden a llamados de usuarios.

En el Hospital de Paysandú el año pasado se dieron tres casos de pacientes que debieron ser trasladados por patrulleros, porque desde el hospital no les enviaban una ambulancia. El último de ellos se dio en el mes de setiembre, cuando una madre de 22 años llamó para pedir un médico para su bebé de meses. Como vio que no iban, terminó llamando al 911. Desde la Policía telefonearon al Hospital de Paysandú, donde le dijeron que no tenían móviles para ir a buscar al niño. Un auto de Radio Patrulla, con la sirena prendida, fue hasta la casa de la joven. Cuando llegaron el bebé no respiraba. Lo trasladaron hasta el hospital, allí le practicaron técnicas de reanimación y el niño volvió en sí, según contó el diario El Telégrafo.

En ese mismo mes, una mujer que sufrió un ataque de epilepsia en su casa también debió ser trasladada en un móvil policial en medio de fuertes convulsiones y con una herida en la cabeza, dado que la crisis ocurrió cuando estaba parada y se cayó.

En agosto del año pasado, en tanto, se dio el caso más trágico, cuando una mujer estuvo media hora tendida en el patio de su casa, tras sufrir una hemorragia subaracnoidea y no recibir asistencia. La Policía, que llegó al lugar enseguida, pidió ayuda al hospital, que luego de un largo rato envió una ambulancia, pero sin un médico. Los Policías volvieron a insistir, hasta que llegó un médico que comprobó que la mujer estaba en estado de coma. Terminó siendo internada en el CTI del hospital de Tacuarembó.

Desde la Administración de Servicios de Salud del Estado (ASSE), la entonces gerenta general, Alicia Ferreira, advirtió que en ninguno de estos casos hubo un problema de falta de ambulancias, sino que los hospitales públicos no tienen entre sus obligaciones asistir a pacientes que tengan un problema de salud, sin importar la gravedad de este, en sus casas. Ferreira señaló que el trabajo de las ambulancias es trasladar pacientes desde las emergencias hasta otros centros.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)