COMISIÓN DE ASUNTOS INTERNACIONALES

La "orquesta desafina" y "va de un lado para otro"

La oposición criticó postura de Uruguay sobre Brasil y su “injerencia” en la crisis.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Debate por la política exterior en el Frente Amplio. Foto: Ariel Colmegna

La oposición teme un deterioro de las relaciones con Brasil, considera que la declaración de la Cancillería del jueves fue una "injerencia" en los asuntos internos de ese país, y que en materia de política exterior el gobierno del Frente Amplio es una orquesta que "desafina profundamente".

Así se expresaron legisladores de la oposición en las comisiones de Asuntos Internacionales del Senado y de Diputados cuando el jueves recibieron al canciller Rodolfo Nin Novoa y aprovecharon para pedirle explicaciones por el comunicado oficial sobre la destitución de Dilma Rousseff.

El que abrió el debate fue el diputado del Partido Nacional Daniel Peña. Dijo que sintió un "profundo desconcierto" por la declaración de la Cancillería, y que el gobierno estaba cometiendo una "injerencia en los asuntos internos" de Brasil.

El senador del Partido Independiente, Pablo Mieres, también marcó su "honda preocupación" por la posición de Uruguay, la que "no parece ser una postura razonable". Mieres criticó que la Cancillería considerara "injusta" la destitución de Rousseff. "Tememos que, a partir de esto, haya una situación de sensible deterioro en el vínculo bilateral. La pregunta es si eso se ha calibrado por parte del gobierno", planteó. Mieres también preguntó a Nin Novoa sobre la posición del ministro del Interior, Eduardo Bonomi, que calificó de "golpe de Estado" la destitución de Rousseff. "El gobierno habla por sus ministro", dijo el senador. "La sensación que uno tiene es que la orquesta desafina, señor canciller; desafina profundamente y nada menos que con el vecino con el que tenemos los mayores intereses comerciales del mundo", señaló Mieres.

La senadora del Partido Nacional Verónica Alonso también criticó que el gobierno considerara injusta la destitución de Rousseff. "Eso sí es inmiscuirse en los asuntos internos, señor canciller", dijo Alonso. "Si es justo o no, no corresponde al gobierno uruguayo determinarlo", agregó. Alonso la emprendió contra el gobierno porque no se pronunció sobre el caso de Venezuela. "Muy extraño que por un lado se hable de esta manera de lo que pasa en Brasil, y de Venezuela, ¡silencio!", afirmó.

"Entonces —agregó—, realmente dejo constancia de mi preocupación porque no entendemos las posturas. Cuando las revoluciones son de derecha, son golpes de Estado, y cuando son de izquierda …".

El senador del Partido Colorado Pedro Bordaberry dijo que le cuesta entender el comunicado de la Cancillería. "Por momentos, parece ir por un lado y, por momentos, parecer ir para otro", señaló. "¿Considera que la señora Dilma Rousseff continúa siendo presidenta de la República Federativa de Brasil? ¿Considera que el presidente Temer es el presidente actual y constitucional de Brasil?", le preguntó Bordaberry a Nin Novoa. Y más tarde la emprendió contra el senador y expresidente José Mujica y el ministro Bonomi, que calificaron de "golpe de Estado" la destitución de Rousseff. "Lo que estamos esperando es que, en lugar de anunciarlo, vayan y le apliquen a Brasil la cláusula democrática y lo expulsen del Mercosur, porque si hay golpe de Estado se debe actuar en ese sentido, cosa que estoy seguro que no van a hacer, porque uno puede hablar en la pulpería, pero cuando llega a la comisaría, no dice nada", sostuvo Bordaberry.

Desde el Frente Amplio, el senador socialista Yerú Pardiñas salió en defensa de la declaración de la Cancillería. "¿Qué es la justicia? El hecho de que una presidenta electa por la inmensa mayoría de la ciudadanía, ratificada en una segunda vuelta y que hoy mediante un mecanismo legal, legítimo, es sacada del cargo para el que fue electa por más de 50 millones de ciudadanas y ciudadanos, para mí es una injusticia. Sin embargo, eso no quiere decir que se vaya a hacer fuerza para que vuelva a gobernar Dilma Rousseff. Eso no lo podemos ni lo vamos a hacer", dijo Pardiñas, que está ocupando la banca de la socialista Mónica Xavier.

Su compañero de bancada Carlos Baráibar (Asamblea Uruguay), admitió que es "notorio" que hubo una "relación especialmente privilegiada" con los gobiernos de Luiz Ignácio Lula Da Silva y Rousseff. "Esta declaración busca un punto de equilibrio que no solo contempla la posición del gobierno uruguayo, que legítimamente puede pronunciarse, sino de todo el espectro político. (…) Por lo que dice o por lo que omite decir, es una declaración que señala un equilibrio", argumentó Baráibar.

El canciller Nin Novoa cerró la sesión de la comisión reconociendo al gobierno de Temer. "Quiero dejar expresa constancia de que el gobierno uruguayo considera que el presidente de Brasil es el señor Michel Temer; quiero dejar expresa constancia de que el calificativo de presidenta para la señora Dilma Rousseff es de estilo protocolar y no consideramos ninguna otra vinculación; y también quiero dejar constancia (…) de que muchas veces el derecho no hace justicia", sostuvo Nin Novoa.

Luego agregó que aspiran a "seguir teniendo la misma relación porque aquí hay que poner en la balanza los intereses que Uruguay tiene con nuestra gran vecino, Brasil".

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)