TESTIGO REVELÓ DATOS CLAVES DEL CASO

El "Oreja" se jactaba de haber cobrado $ 300.000 como sicario

La gran incógnita: ¿Quién ordenó y pagó por el crimen de los paraguayos?

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Acribillados. La Toyota Land Cruiser con los impactos de bala que recibió el 6 de febrero. Foto: Fernando Ponzetto.

Es probable que nunca antes tuviera en sus manos tanta cantidad de plata junta, porque Javier Chagas León, conocido como "el Oreja Donato" comentaba "por toda cuadra" que le habían pagado "cerca de $ 300.000 a cada uno", por matar a los paraguayos.

El dato surge del auto de procesamiento dictado por el juez de Paz Departamental de Ciudad de la Costa, Benjamín Raimondo, quien investigó el asesinato por encargo del matrimonio paraguayo en la avenida Giannattasio, el pasado 6 de febrero.

El magistrado procesó con prisión a dos indagados, uno de ellos —el "Tulita"— que ya se encontraba en prisión por otros dos homicidios, y un segundo hombre que fue identificado por las iniciales E. R. F., quien ofició de chofer de los sicarios y carece de antecedentes.

Por la misma causa, el juez Raimondo libró orden de captura "a nivel nacional e internacional" del "Oreja Donato", quien se encuentra recluido en una cárcel brasileña desde mediados de abril, por tenencia y comercialización de drogas.

Cuando cayó, en la ciudad fronteriza de Quaraí, portaba una pistola Glock color negra, que se presume podría estar vinculada a los asesinatos.

Encargo.

De acuerdo a lo que indica el auto de procesamiento, publicado ayer en el sitio web del Poder Judicial, declaraciones de testigos —entre ellos una "testigo encubierta"— y el testimonio de los indagados permitieron al juez establecer algunos hechos.

Un testigo declaró en la sede que había escuchado de boca del "Oreja Donato" y del "Tulita" que tenían que hacer un trabajo que consistía en matar a los paraguayos, "y que había buena plata".

Una persona —que aún no ha sido identificada— iba a pagar US$ 30.000 (unos 900.000 pesos) por matar a Ramón Quevedo Arce, un hombre oriundo de Ciudad del Este vinculado con el tráfico de drogas.

El "Oreja" y el "Tulita" combinaron con E.R.F. para que éste condujera el vehículo, un Peugeot 306 de color gris cuatro puertas, con vidrios oscuros, que se utilizó en el crimen.

La camioneta Toyota Land Cruiser de matrícula paraguaya se desplazaba el 6 de febrero de noche por Giannattasio. Junto a Quevedo Arce, que iba al volante, estaba su esposa, Claudia Rosana Guerrero, y en el asiento trasero viajaba el hijo de la pareja, de 7 años de edad.

"Al llegar a la esquina de Uruguay (km 23,100), frente a la estación de servicio donde se encuentran los semáforos, detuvo su marcha". En ese momento del lado izquierdo, se situó el Peugeot, desde el cual descendieron "el Tulita" y "el Oreja Donato" con una Glock 9 mm, efectuando varios disparos hacia la camioneta.

Arce recibió varios impactos y murió en el vehículo; su esposa recibió dos proyectiles, falleciendo en la ambulancia. El menor no recibió heridas y quedó al cuidado de policía femenina hasta que fue entregado al Cónsul de Paraguay.

La camioneta paraguaya, luego de ser acribillada, prosiguió su marcha durante 832 metros y embistió a la adolescente Marcela Artagaveytia. que caminaba con amigos por el lateral de Giannattasio, causándole la muerte.

Pericias.

Efectivos de Policía Científica recogieron en el pavimento once vainas percutidas, calibre 9x19 mm marca "R-P", dos encamisados y un núcleo de proyectil de arma de fuego, recuperados del interior de la camioneta Toyota.

Del análisis de esas vainas, se comprobó que la misma pistola había sido utilizada una semana antes, el 31 de enero, cuando acribillaron a tiros a un tío y su sobrino de apenas un año, en la puerta de su casa en el barrio Casabó. "El Tulita", el "Manolo" y otro delincuente apodado "el Gárgola" fueron procesados con prisión a mediados de febrero por ese crimen.

Con las procesamientos dictados por el magistrado quedó sustancialmente aclarado el crimen de la pareja paraguaya, aunque todavía sigue sin ser despejada la gran incógnita que rodea al caso: ¿quién ordenó y pagó por los asesinatos?

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Edinson Cavani festejando su gol número 151 con la camiseta del PSG

Cavani no quiere hablar del récord de Zlatan

Max caracteres: 600 (pendientes: 600)