Gobierno y medio ambiente

OPP: hay "signos claros de pérdida de calidad de agua"

Informe muestra niveles elevados de fósforo en cuenca.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Se admite que los niveles de contaminación están por encima de lo aceptable. Foto: F. Ponzetto

Los niveles de concentración de fósforo total en los ríos de la cuenca del Santa Lucía están a más del doble del valor considerado como aceptable por la Dirección Nacional de Medio Ambiente.

Según un informe que presentará la Oficina de Planeamiento y Presupuesto (OPP) hoy sobre el 2015, el nivel sugerido como aceptable es de 0,07 miligramos por litro de agua, pero en el Santa Lucía la medición más que duplica ese valor. Lo mismo ocurre en el Santa Lucía Chico donde están entorno al 0,20. En San José la situación es más preocupante porque los valores superan los 0,30 miligramos por litro y se acercan al 0,40. En el arroyo Canelones, en tanto, la concentración de fósforo llega a los 0,80 miligramos por litro de agua.

"Existen signos claros de pérdida de calidad del agua en los principales cursos empleados para abastecimiento a la población, en buena medida debido a la presión generada por la actividad ganadera y agrícola", señala el informe de la OPP. Y agrega: "Uruguay no escapa a la tendencia mundial de aumento de la presión sobre los sistemas naturales generada por el crecimiento de la actividad económica, que incide negativamente en la calidad del aire, el agua, los suelos y la biodiversidad. Esa presión exige nuevas y más efectivas respuestas como regulación de actividades productivas, conservación y recuperación de espacios naturales, entre otras".

Si bien en el caso del arroyo Canelones los niveles de fósforo vienen en descenso, después de niveles de más de 2 miligramos por litro de agua en 2011, en San José también se ha producido un descenso respecto de ese mismo año en que superaba el 0,80, pero la baja se estancó en 2014.

En el caso del Santa Lucía y Santa Lucía Chico, los datos de OPP muestran que en 2006 estaban, si bien por arriba, casi cerca del límite aceptable, pero desde entonces han crecido.

Lo llamativo es que la primera alarma sobre la situación del Santa Lucía sonó en 2013 debido al olor y sabor desagradable en el agua de OSE. Pero si se analizan los datos de Dinama, ese no era el peor año en términos de fósforo en el agua sino 2011. El Santa Lucía abastece a casi 2.000.000 de personas y aporta el 95% del agua que utiliza OSE.

El Ministerio de Vivienda, Ordenamiento Territorial y Medio Ambiente sostiene que se han tomado medidas y que se trabaja en la reducción de los efectos contaminantes del agua.

De hecho, cuando el presidente Tabaré Vázquez asumió la presidencia anunció que el tema sería prioritario y encomendó elaborar informes cada dos meses. Sin embargo recién a fin de octubre la Intendencia de Canelones y el Ministerio de Vivienda anunciaron que concretarán un protocolo común de monitoreo del río.

El ingeniero agrónomo, profesor Grado 5 de la Facultad de Ciencias, director del Instituto de Ecología y Ciencias Ambientales y Coordinador de la Maestría en Ciencias Ambientales, Daniel Panario ha advertido que en estos últimos dos años, pese a las alertas "no se ha hecho nada" por cambiar la situación de la cuenca Santa Lucía, y que pese a que se ha hablado de importantes inversiones estas no llegan a materializarse.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te puede interesar
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)