LA SUCESIÓN: MIRANDA CUESTIONADO

La oposición cree que Vázquez utilizó un tono inapropiado

Interpretó que en su intervención reivindicó a Sendic.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Crítica: la oposición cuestiona que aún se hable de "bullying". Foto: Ariel Colmegna

A la oposición no le gustó nada el tono que utilizó el presidente Tabaré Vázquez en su comparecencia ante la prensa ayer de mañana porque la interpretó casi como una reivindicación de la figura del renunciante vicepresidente Raúl Sendic.

El Partido Nacional emitió un comunicado en cuyo tercer punto señala que "resultan preocupantes las expresiones del señor Presidente de la República, formuladas en las últimas horas, en tanto pretenden minimizar o bien disimular la gravedad de los hechos". El Partido Nacional agrega que "espera que la renuncia del vicepresidente de la República permita superar la crisis de gobierno, que afectaba su normal desempeño, y amenazaba con debilitar la institucionalidad del país".

El senador Jorge Larrañaga dijo a El País con ironía que "según el presidente la renuncia de Sendic fue en vano, porque si Sendic hizo todo lo que el presidente dice que hi-zo: ¿por qué renunció?". "Después de la intervención del presidente nos dimos cuenta que la renuncia de Sendic fue inútil. Aparentemente no hay sospechas de mala administración de US$ 900 millones en Ancap. Aparentemente Sendic no invocó un título que después no tenía. Y aparentemente los gastos de las tarjetas corporativas no se produjeron. Todo eso emerge de la alocución del presidente de la República. Uno no puede quedar satisfecho con las declaraciones del presidente, con toda franqueza. Hubiese esperado un tono de reconocimiento de una crisis política importante, una crisis que se generó por acciones u omisiones del vicepresidente renunciante. Yo no hablé de crisis institucional porque las previsiones constitucionales están. Lo que es inocultable es la crisis del gobierno", señaló. El presidente debió además reconocer en su intervención que la dimisión era un hecho inédito, consideró.

"El país necesita estabilidad, responsabilidad y estamos para aportar en esos caminos para responder a los problemas de la gente", dijo.

El senador Luis Lacalle Pou no hará más comentarios sobre el tema de la renuncia de Sendic, dijeron a El País fuentes de su entorno.

Pablo Mieres, senador del Partido Independiente, opinó que "el presidente no reacciona bien ante este hecho y lo interpreta mal" porque "acá lo que hay es una renuncia producto de la propia conducta del vicepresidente y como consecuencia directa de sus actos, ni más ni menos".

"Lo que se ha demostrado es que hay un país que tiene reflejos institucionales fuertes y que marca, cuestiona y condena las malas conductas. No hay ninguna crisis institucional. Hay sí una crisis política de magnitud en el gobierno. El vicepresidente fue designado por el señor presidente de la república, como su compañero de fórmula y por lo tanto él es también responsable de este episodio, en forma indirecta porque eligieron mal", consideró. "Hubiese esperado un tono más realista sobre lo que está ocurriendo y no insistir en una realidad virtual que no se compadece con los hechos", agregó.

Para el senador colorado, José Amorín, fue "patético" el tenor de los dichos de Váz-quez. "Que siga hablando de "bullying" el presidente cuando dijo todas las veces que quiso que si el Tribunal de Conducta Política del Frente Amplio le dijera algo él renunciaba... El presidente le anunció a Sendic que tenía que renunciar, es obvio. Decir ahora que está horrorizado, me parece patético, poco feliz y poco creíble", dijo el senador. Para Amorín hubiese hecho falta un tono "conciliador" de parte del presidente. "Va en contra de todo lo que actuó él porque él dijo que una renuncia es una renuncia y porque él dijo que renunciaría" si hubiese estado en el lugar de Sendic, sostuvo Amorín.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te puede interesar
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)