LAS AUTORIDADES DECIDEN

Oposición apoya el pedido empresarial de rebajar tarifas

En el gobierno hay silencio: aún no analizó la postura de las gremiales.

La inflación acumulada habría sido de 9,2% sin el ajuste de tarifas. Foto. F. Ponzetto.
Referentes aseguran que es clave entender el pedido para no perder competitividad. Foto: Archivo

Mientras que desde el gobierno hay silencio sobre el pedido de la Confederación de Cámaras Empresariales (CCE) de rebajar costos energéticos y de combustible, la oposición se manifestó a favor del reclamo empresarial.

José Amorín Batlle, senador del Partido Colorado, dijo "estar de acuerdo" con el pedido que la gremial hizo al presidente Tabaré Vázquez, a través de una carta con fecha del 29 de noviembre, donde se solicita una reducción de un 10% de las tarifas empresariales de electricidad y un 30% de los precios del gasoil y del fueloil.

Amorín calificó el pedido de "justo y necesario", principalmente para aquellos empresarios que compiten con los importadores. "Es un aspecto que afecta a los empresarios locales sobre todo a aquellos donde la energía es muy importante en su matriz de costo".

A su entender, Uruguay "tiene tarifas carísimas", entre otras cosas, para cubrir el déficit fiscal de Astori, y que este aspecto puede llegar a ser "clave" a la hora de atraer otros inversores.

Por su parte, Iván Posada, diputado del Partido Independiente, se mostró a favor del pedido empresarial e indicó que hay diversos indicadores que "están mostrando que los costos internos son los que hacen que las empresas no puedan competir".

A modo de ejemplo, el senador recordó el caso de la empresa Fanapel. "Se hace la ecuación de costo-beneficio y, precisamente, fueron los altos costos internos los que terminaron incidiendo en que la empresa dejara de producir en Uruguay y pasara a importar el papel desde Argentina", indicó. "Al final las empresas terminan pagando el costo de la ineficiencia del gobierno", fustigó.

Puntualmente en el tema combustible, el diputado del Partido Independiente dijo que el país "debe poner el tema de la importación de combustible arriba de la mesa" porque es una "decisión de carácter económico si sirve refinar en Uruguay o importarlo".

Para Luis Alberto Heber, senador del Partido Nacional, los actuales costos energéticos hacen que las empresas pierdan competitividad frente a empresas del exterior y "pierden clientes". "Tienen un costo fijo que le impone el Estado en Uruguay y deben salir a competir con empresas en el mundo que tienen combustible más barato. Le ponemos una carga al sector empresarial que no está dispuesto a absorber", reflexionó.

Heber comparó la situación de los empresarios con el pedido de UPM de que se la declare zona franca como condición para instalar su segunda planta en el país. "Además de exoneraciones fiscales, es para que puedan traer combustible y energía desde el exterior", argumentó. "Pero acá no piden exoneraciones sino rebajas de tarifas, que no significan más dádivas para el empresario sino que pueda servir para reducir la tasa de desempleo en el país".

Silencio.

El Poder Ejecutivo no analizó formalmente aún el reclamo de las cámaras empresariales, pero no descarta que el tema pueda ser abordado hoy en la sesión del Consejo de Ministros. El prosecretario de Presidencia Juan Andrés Roballo, dijo a El País que no conocía el pedido de las cámaras.

Roballo agregó que tampoco le consta que el tema haya sido abordado el viernes entre el presidente Tabaré Vázquez y la ministra de Industria, Energía y Minería, Carolina Cosse, en el marco del encuentro empresarial China-Lac.

"No creo que se haya tratado el tema, ya que cuando surgen estas cosas hay un trabajo previo con los ministros", dijo el prosecretario Roballo.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)