“Hemos cumplido los compromisos”, afirmó la jefa comunal

Olivera defendió su gestión al despedirse de la Junta

Ana Olivera compareció por última vez ante la Junta Departamental. En un discurso de 55 minutos, hizo un largo racconto de obras realizadas, defendió su gestión y reconoció algunos errores. "Hemos dejado todo en la cancha y hemos cumplido nuestros compromisos", afirmó.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
La intendenta estuvo acompañada de su equipo de gobierno, escuchó las declaraciones de ediles.

Desde la oposición se expresó disconformidad con su gestión, pero también se le reconoció el esfuerzo que puso en su tarea. Al final de la sesión retomó la palabra y se emocionó.

No hizo mención a las encuestas que la ubican entre los intendentes con menor porcentaje de aceptación de su gestión y la que en ese sentido termina peor de los cuatro intendentes de Montevideo que tuvo el Frente Amplio, fuerza que a pesar de esa percepción de la administración de Olivera ganó con holgura la elección municipal en la capital.

"El más responsable es el más responsable", dijo Olivera en más de una ocasión, aunque destacó que el trabajo en estos años de gobierno fue en equipo, y no una sucesión de obras improvisadas sino un plan de gobierno y una continuidad de lo actuado en los últimos 25 años. Afirmó que se dejó "todo en la cancha", que Montevideo estuvo "en obra permanente", se crearon nuevos barrios y hubo un récord histórico en materia de inversión.

Corredor.

Olivera dedicó varios minutos de su discurso ante los ediles a hacer un repaso de obras concretadas en su gestión. Sostuvo que hubo avances en cuanto a la recolección de basura, aunque la ciudad "no está tan limpia como la queremos". Consideró que la discusión que hubo respecto al Corredor Garzón y sus errores, "colaboró a empañar" la "propuesta global de mejora de sistema propuesto por el plan de movilidad". Esto también "opacó" las obras en el Corredor Oeste del que es parte el Corredor Garzón, que incluyó intervenciones sobre Agraciada, el reacondicionamiento sobre el viaducto y obras en las calles Llupes y Santa Lucía.

Afirmó que "a las dificultades naturales de un sistema novedoso y de difícil aceptación", se le sumaron inconvenientes técnicos que transformaron al Corredor Garzón "en el centro de debate sobre la movilidad urbana en Montevideo", pero expresó que problemas iniciales pudieron eliminarse o mitigarse. También afirmó que hay temas que ya no son conflictivos, entre ellos el arbolado de Montevideo y los casinos municipales.

Dijo que la IMM queda con unos US$ 120 millones de déficit, que es "manejable" y que hay un "mito urbano" sobre el peso de los salarios, que es menor al 50%. "Dejamos la capital mejor de lo que la recibimos", concluyó.

Durante parte de la sesión estuvo presente el intendente electo Daniel Martínez, actuales y futuros directores municipales, quienes ocuparon un palco dedicado a la prensa. Luego de la rendición de cuentas de Olivera y del discurso del edil colorado Mario Barbato —el más duro en cuanto a las críticas a la gestión municipal— hubo preocupación en ese palco y algunas dudas sobre la conveniencia de que Olivera haya concurrido a la sesión.

La oposición remarcó problemas en gestión.

El edil del Partido Nacional Edison Casulo consideró "un acto de valentía" la presencia de la intendenta en la Junta, y que su gestión tuvo aspectos positivos y negativos. Entre los debes marcó problemas en el sistema de inspecciones, la movilidad, la limpieza, el bienestar animal y los museos. En tanto, el edil colorado Mario Barbato opinó que "estos cinco años no solamente han sido perdidos en algunas áreas prioritarias, sino que se han sufrido deterioros de la gestión que hoy significan algunos retrocesos, con impactos muy onerosos de revertir en la ciudad". Agregó que "las encuestas de desempeño han sido elocuentes en cuanto al nivel de satisfacción de los montevideanos con esta gestión".

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)