En Cerro Largo

Algo olía mal: traían 2 toneladas de pescado

La policía de Cerro Largo sorprendió a un grupo de brasileños con un cargamento de mil kilos de pescados enteros y otro tanto de tarariras ya faenadas. Los furtivos dijeron que iban a venderlo para consumo humano.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Pescado incautado en Melo. Foto: Néstor Araújo

El jefe de Policía José Olivera afirmó a El País que agentes de la seccional quinta al mando del comisario Danubio Fábrica, hallaron los pescados capturados de forma ilegal en el Río Negro.

Los hechos, según fuentes cercanas al caso, culminaron en la madrugada del martes cuando interceptaron a dos furgonetas que transportaban 900 kilos de pescados enteros, y algo más de una tonelada de tarariras fileteadas. En un solo procedimiento incautaron además armamento, cientos de metros de redes de pesca, trasmallos, dos camionetas, cuatro freezers y dos motores generadores.

Se busca una lancha que estaría escondida en los montes del Río Negro, en la zona conocida como Arriera.

Se trata "de una organización de depredadores" que pescaban indiscriminadamente en ríos de Cerro Largo, para la posterior comercialización ilegal.

Hay cuatro brasileños detenidos. La investigación continuará en el domicilio de uno de los pescadores, en donde los agentes presumen encontrar alguna suerte de frigorífico en el cual puede haber almacenadas más especies. Se estima que los pescados iban a ser transportados a Melo, Treinta y Tres o Brasil.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)