Socialistas ortodoxos piden reforma tributaria de “segunda generación”

Con Olesker a la cabeza, reclaman impuestos a las grandes ganancias

Con el exministro Daniel Olesker a la cabeza como candidato a secretario general del Partido Socialista, el ala ortodoxa del sector presentó un documento (de cara al Congreso de diciembre) que plantea la necesidad de una reforma tributaria de "segunda generación" con énfasis en los gravámenes sobre las grandes ganancias y el capital.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Fernández, en primer plano, y Olesker, atrás, en reunión socialista. Foto: D. Borrelli.

Los socialistas ortodoxos liderados por el secretario general de la departamental de Montevideo y diputado Gonzalo Civila proponen en el documento —al que accedió El País— instalar la redistribución de la riqueza como tema central de debate a la interna de la coalición, frente a la segunda discusión presupuestal de 2017.

En ese marco se quiere rediscutir la relación salario-ganancia, la regulación de los precios de la canasta básica, la dotación presupuestal en términos de gasto público y social y la "necesidad de una reforma tributaria de segunda generación" con énfasis en los gravámenes sobre las grandes ganancias y el capital.

Como política complementaria piden revisar el llamado "gasto tributario" en exoneraciones impositivas que se brindan por medio de la ley de inversiones, los subsidios a la enseñanza privada y los regímenes de zona franca.

Para los socialistas, es una prioridad resolver los problemas "aún existentes" en materia de bajas remuneraciones, en particular ligadas al salario mínimo y a los bajos ingresos "a través de pautas de acción en la negociación colectiva". Como ejemplo, citan las jubilaciones y "pensiones bajas y muy bajas".

Por otra parte, como eje de debate para el 2016-2018 se plantea mejorar el acceso y calidad de los bienes públicos sociales, mediante el llamado "fonasamiento" de ASSE y la ampliación de niveles de cobertura en el área rural, así como en las prestaciones de salud mental y bucal. En materia de vivienda se proponen subsidios para sectores con problemas (menores ingresos, jóvenes, jefas de hogar, entre otros).

En el plano laboral se entiende necesaria la reformulación de las relaciones laborales "impuestas en los años 90" y el estímulo a la sindicalización y los proyectos autogestionados. Además, se plantea realizar inversiones importantes de empresas públicas "apostando a su crecimiento y desarrollo como componente del crecimiento y el desarrollo social".

Los cambios propuestos están orientados al pasaje de un sistema capitalista a uno de tipo socialista. "Debemos impulsar en el seno del Frente Amplio, ejes de debate político que deriven en líneas de acción tendientes a avanzar en los desafíos planteados, dando lugar a una hoja de ruta adecuada para profundizar el proyecto de liberación nacional y ruptura de la dependencia, que produzca las condiciones para el tránsito hacia una sociedad socialista", indican los garganistas en el documento firmado por 200 afiliados al partido.

En la misma línea, se plantean la construcción de un poder "alternativo al dominante" y lo resumen en una frase: "Estamos en el gobierno, pero también debemos estar contra el sistema". Según afirman, esto implica ser "críticos y autocríticos con la perspectiva electoralista que ha ganado terreno en la izquierda".

Los ortodoxos reivindican la participación de los ciudadanos en la política "no solo para ganar elecciones, algo que es sin dudas muy importante, pero no suficiente para transformar la sociedad", concluyen.

Elecciones: Xavier podría ser candidata.

El exministro de Desarrollo Social Daniel Olesker ya está en carrera por la secretaría general del Partido Socialista. Comenzó con recorridas en el interior del país y se postula por el ala ortodoxa a las elecciones de marzo de 2016, pero su competidor del ala renovadora no está definido. Como firmes candidatos aparecen la expresidenta del Frente Amplio y senadora Mónica Xavier y el exsecretario general Eduardo "Lalo" Fernández, aunque no han aceptado.

En un documento de cara al Congreso del sector, los garganistas plantean la necesidad de un "cambio" en la conducción del Partido. Creen que se debería profundizar "el compromiso con las causas populares" y proclaman la "solidaridad, rebeldía, el espíritu de lucha y la fraternidad" como valores necesarios para la militancia socialista.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)