ESTADO DEL TIEMPO

Una ola de calor impactará en todo el país

Hasta el del próximo miércoles, una gran ola de calor afectará a todo el territorio nacional, lo que motivó una extensa advertencia “naranja” de Meteorología.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Foto: Archivo Agencias.

Según el pronóstico oficial, hoy y mañana las temperaturas máximas superarían los 39° C en los departamentos de Artigas, Salto, Paysandú, Río Negro, Soriano, Tacuarembó, Durazno, Flores y Florida.

Una masa de aire muy cálido provocará también muy altas sensaciones térmicas.

Para los departamentos de Rivera, Cerro Largo, Treinta y Tres, Lavalleja, Rocha, Maldonado, Colonia, San José, Canelones y Montevideo la advertencia es de color amarillo.

En estas zonas del país, la temperatura máxima ascenderá a 36° C aunque mañana y el martes podrían registrarse marcas superiores. Las temperaturas mínimas en todo Uruguay oscilarán entre los 20° y 22° C. En la tarde de ayer la temperatura máxima se registró en Salto: 33.4° C. La mínima se dio en Punta del Este: 23° C, donde en cambio se midió el mayor índice de humedad: 83%.

La probabilidad de que estos pronósticos del tiempo se cumplan es de un 75%.

Tiempo y clima.

Si bien los trabajos de proyección climatológica no pueden realizar advertencias tan puntuales como los informes del tiempo, ya en la perspectiva planteada a fines de 2014 por el Instituto Uruguayo de Meteorología (Inumet) se advertía que en los meses de enero y febrero de 2015, resultaba muy probable la ocurrencia de olas de calor.
Como informó El País, durante el XXXVII Foro Regional para el sudeste de Sudamérica, el experto uruguayo Mario Bidegain, director de Climatología del Inumet, adelantó anomalías positivas del clima para esta estación estival, con un incremento de las lluvias y también con temperaturas superiores a las habituales.

Sobre todo en el norte del país, tanto las lluvias copiosas como el incremento de temperaturas máximas se vincula al fenómeno de El Niño.

Pero en el sur y el litoral atlántico inciden otros factores. En esta última región, en el período anterior analizado (septiembre-octubre-noviembre) la temperatura ascendió hasta + 4° C respecto a otros años.

Al observar los mapas del Índice de Riesgo de Incendio (Nesterov), publicados en la web del Instituto Uruguayo de Meteorología, es ostensible que en los últimos diez días se ha ido extendiendo a varias zonas del país la advertencia acerca de posibles siniestros.

El informe de ayer presentaba un alerta naranja en casi la totalidad de Uruguay, y el peligro crecía en parte de la región costera de Rocha.

Si la ola de calor se concretase, con la vegetación muerta, puede volverse un gran contribuyente de incendios.

El encargado de Relaciones Públicas de Bomberos, Leandro Palomeque, confirmó a El País que el riesgo es alto.

“Hasta ahora veníamos con predominancia a un riesgo medio, salvo en las zonas centrosur del país que en los últimos días ya se mantenían en un riesgo alto. No llegamos a un riesgo extremo pero es importante. Y si se da la ola de calor entonces se volverá altísimo el riesgo de incendio forestal”, anunció Palomeque.

No necesariamente durante el primer día de altas temperaturas previstas, es decir mañana, pero sí después, cuando los vegetales vayan perdiendo la humedad, la actuación de Bomberos será muy probablemente imprescindible.

Aun en las regiones del litoral oeste que recién vuelven a la normalidad luego de las inundaciones por abundantes lluvias, no se descartan las intervenciones ya que al transcurrir 48 o 72 horas con altas temperaturas, quedarán dadas las condiciones para que campos y montes ardan.

En el mundo.

Como consecuencia del cambio climático global, los flujos de aire se ven alterados, según una publicación de la revista PNAS, citada en el periódico The Guardian.

Por derivación aparecen las olas de calor extremo, acompañadas de periodos de sequía, tanto en el continente americano como en el europeo, de acuerdo a la opinión de investigadores del Institute for Climate Impact Research de Potsdam, de Alemania.

Según los técnicos, la diferencia de temperaturas entre el Ártico y las áreas situadas al sur suele ser el principal motor de los flujos circulatorios de aire atmosférico, que pueden extenderse de 2.500 a 4.000 kilómetros.

Al modificarse la temperatura del Ártico, también varían la temperatura atmosférica, los flujos de circulación y los ciclos térmicos, fenómeno que conduce a cambios ambientales.

Como se recuerda en el sitio de divulgación científica de internet www.madrimasd.org, “el episodio en el que este fenómeno se ha observado con mayor claridad corresponde a la ola de calor que padeció Estados Unidos en el año 2011, con registro de temperaturas inusualmente altas y una sequía que se extendió durante mucho más tiempo de lo habitual”.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te puede interesar
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)