porque “es difícil de resolver”

Oddone: el principal desafío es “evitar estanflación”

El sector privado tiene un rol clave para no desalentarse, seguir tomando riesgos, seguir invirtiendo pero siendo muy cuidadosos y prudentes porque el escenario no es el mismo que hemos visto hasta ahora”. Ese fue el mensaje que les dejó el economista Gabriel Oddone, de CPA Ferrere, a los empresarios del retail ayer en un seminario organizado por el sector en el hotel Radisson.

Según Oddone, la economía uruguaya “está recibiendo un shock externo importante” y el escenario “muy favorable” que tuvo el país desde 2008 “llegó a su fin”. La buena noticia es que “hay un tejido empresarial sólido” y Uruguay “está preparado”, lo que nos permite “despejar la idea del golpe”, les afirmó.

De todas formas, según el economista, el principal desafío que tiene Uruguay es “evitar la estanflación”, o sea, el estancamiento económico con alta inflación, porque, dijo, “es difícil de resolver” y puso como ejemplo el caso uruguayo de los años ’60 “del que llevó 10 años salir”.

La “rigidez” de precios y la situación fiscal “son los dos principales talones de Aquiles para enfrentar este problema, pero tenemos la revisión presupuestal y los Consejos de Salarios y es en esos dos escenarios donde se puede resolver esto”, afirmó Oddone quien anticipó que el 31 de agosto comenzará una “batalla” en el Parlamento por los recursos.

El economista destacó que esto debe tenerse en cuenta en un contexto internacional más adverso porque si bien Uruguay “está en condiciones de resistir un shock externo, no podemos evitar sufrir consecuencias” de lo que ocurra en el mundo.

En las últimas cuatro semanas el contexto internacional se deterioró para Uruguay “de forma aguda”, según Oddone, ya que la devaluación de China su sumó a la desaceleración económica y la crisis política que atraviesa Brasil, y ambos integran la lista de los principales socios comerciales.

De hecho, la presión de la región a la desaceleración, dijo Oddone, hará que CPA corrija sus proyecciones de crecimiento de 2,5% para este año y 2% el próximo una vez que se conozca el dato del Producto Interno Bruto (PIB) en el primer semestre que se divulgará en septiembre.

A estos hechos se suma la perspectiva de un aumento de tasas de interés en Estados Unidos que, según Oddone, será “más moderado al previsto” y que impactará en la suba del dólar. Uruguay “se está abaratando en dólares pero menos y más lento que los destinos y competidores” por lo que la devaluación del peso “debería ser más intensa, pero eso afectaría la inflación”, dijo.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)