CÁRCELES VIOLENTAS

En ocho meses se alcanzó récord de presos muertos

Fueron asesinados 31 internos y más de 70 sufrieron heridas.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Según el Ministerio del Interior, en el Comcar bajó el hacinamiento por redistribución de presos. Foto: Inés Guimaraens

Treinta y un presos fueron asesinados en lo que va de 2016 en las cárceles uruguayas, y más de 70 resultaron con heridas de entidad por armas blancas y quemaduras de colchones de polifón.

En los últimos cuatro días, fueron ultimadas tres personas, dos resultaron con heridas y quemaduras graves y otras cinco sufrieron heridas leves en incidentes ocurridos en los penales Las Rosas (Maldonado), Comcar y el Centro de Ingreso y Derivación (ex Cárcel Central).

"El enfrentamiento en el Comcar es una gran señal de alarma que se suma a las que ya estaban sonando. Muestra la debilidad de la intervención técnica del sistema. Los módulos 8, 10 y 11 del Comcar siguen siendo críticos", señaló a El País el comisionado parlamentario, Juan Miguel Petit.

El promedio de muertos en cárceles oscilaba de 20 a 24 internos, según relevamientos del ex comisionado parlamentario, Álvaro Garcé.

El período de más muertes en cárceles ocurrió en el bienio 2009-2010. El 24 de agosto de 2009, cinco personas fallecieron quemadas en el Comcar tras prenderle fuego a colchones con el objetivo de llamar la atención de la guardia. Cuatro meses más tarde, otros dos presos fallecieron en el Penal de Libertad en forma similar.

La peor tragedia en cárceles uruguayas sucedió el 8 de julio de 2010, cuando 12 internos perdieron la vida al prenderse fuego una frazada que oficiaba de carpa dentro de un módulo en Rocha. "Cuando las cosas van mal en el sistema carcelario, la violencia es sintomática y los episodios se vinculan unos a otros", dijo a El País.

Ataque.

A las 10:30 horas de ayer, un recluso falleció ahorcado en el Centro de Ingreso y Derivación del Instituto de Rehabilitación (INR). El interno, que iba a ser trasladado a otro destino y había sido encarcelado por atentado violento al pudor, no tenía cordones en los zapatos ni cinto como medida preventiva. Sin embargo, falleció ahorcado con una bolsa de nailon, según indicó a El País una fuente de la investigación. Es muy probable que se trate de un homicidio, ya que los acusados de delitos sexuales corren riesgo de vida en las cárceles.

Otro incidente grave ocurrió a las 2:00 horas del miércoles en el Módulo 8 del Comcar. Un grupo de presos rompió el candado de su celda (la 6). También lograron romper el candado de la celda 8 y atacaron con "cortes" carcelarios y golpes de puño a los internos allí alojados. Uno de los reclusos de la celda 8, Miguel Ángel Rey, de 34 años, sufrió heridas de arma blanca. Luego lo rodearon con un colchón y le prendieron fuego, una práctica muy común en las cárceles mexicanas. Miguel Ángel Rey falleció. Otros dos presos sufrieron heridas y quemaduras graves.

El juez de 14° Turno, Ricardo Miguez y el fiscal Gustavo Zubía se constituyeron en el Comcar durante más de dos horas. A las 8:00 horas de hoy, el Comando del Instituto Nacional de Rehabilitación, Petit y 14 reclusos declararán en la sede por la reyerta.

El sábado 3, un preso de 19 años murió ahorcado en una celda de Las Rosas. Había sido procesado con prisión por intento de rapiña.

A la hora 1:00 de ayer, presos alojados en las celdas 14 y 19 de Las Rosas prendieron fuego colchones de polifón. Tres resultaron con heridas.

Viejo problema.

Petit consideró que el Instituto de Rehabilitación "está tomando medidas correctas", pero estas deben ser "más rápidas" e involucrar a otros organismos estatales como Codicen, IMM y Ministerio de Desarrollo. "La situación carcelaria es un problema de décadas y no de la actual administración", advirtió.

Una venganza a "la mexicana": matar con fuego.

El ataque contra el recluso Miguel Rey, efectuado en la madrugada del miércoles 7, fue liderado por un preso como venganza porque un familiar directo y otros dos reclusos fueron asesinados por Rey, utilizando colchones de polifón. Hoy el Comcar "es tierra de nadie", según fuentes judiciales. Cada módulo de 800 presos tiene solo cuatro guardias. Por las noches, los policías no ingresan porque está oscuro y la posibilidad de ser emboscados es elevada. "Hay una situación de emergencia en el Comcar", dijo la fuente.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)