EL EFECTO DEL "PANAMA PAPERS"

OCDE: Uruguay aún aparece en los escándalos por su pasado

Pascal Saint-Amans sostuvo que Uruguay está “haciendo las cosas bien” para “alejarse de la opacidad”.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
La filtración de documentos de Mossak-Fonseca pone bajo la lupa el negocio de las off-shore. Foto: AFP.

Para la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE), la figuración de Uruguay en el escándalo sobre las sociedades anónimas panameñas deriva del marco legal que existía en el pasado y ya fue superado, al tiempo que destaca los avances logrados en materia de combate al lavado de activos y la defraudación tributaria.

El director del Centro de Política y Administración Tributaria de la OCDE, Pascal Saint-Amans, dijo ayer a El País desde París que "Uruguay está haciendo las cosas bien a nivel legislativo y se ha apartado de la opacidad" en materia financiera.

La divulgación de millones de documentos del estudio panameño Mossack-Fonseca generó un efecto dominó con consecuencias de todo tipo a nivel mundial. Por ejemplo, el primer ministro de Islandia renunció ayer por la presión de la ciudadanía, que no le perdona haber ocultado su fortuna en una sociedad panameña para no pagar impuestos.

La información que maneja un consorcio internacional de medios ubica a Uruguay como uno de los países con intermediarios "más activos" del estudio Mossack-Fonseca. Son más de 5.000 las sociedades anónimas off shore creadas por agentes uruguayos, según la información que recopila datos de los últimos cuarenta años.

En la Dirección General Impositiva y la Secretaría Antilavado se dijo a El País el pasado martes que no se esperan sorpresas de la información que involucre a Uruguay. La enorme mayoría de esas sociedades se crearon con una legislación que las amparaba, por lo que no hay delito. Además, en Uruguay no rige el principio de renta mundial por lo que no se configura el delito de evasión tributaria, extremo que sí se cumple en países como España o Argentina.

Saint-Amans dijo a El País que el denominado "Panama Papers" deja en evidencia que ese país "ha decidido no comprometerse con el cumplimiento de estándares internacionales, y es el único. Por tanto, como resultado, tenemos una concentración de negocios en secreto en Panamá. Esto muestra que Panamá, al no sumarse a los esfuerzos internacionales, ahora tendrá que hacer algún trabajo para solucionar ese daño".

Consultado sobre los perjuicios que se generan sobre la imagen de Uruguay al vincularlo como uno de los países más activos en la creación de sociedades off shore, Saint-Amans afirmó que "Uruguay está haciendo las cosas bien y se ha apartado de la opacidad. Países como Uruguay que han firmado tratados de intercambio de información han avanzado en este sentido. Creo que el hecho de que Uruguay esté en los rankings habla más del pasado que del futuro".

Pascal consideró que el "Panama Papers" deja como lección la necesidad de que los países "internalicen los estándares internacionales de intercambio de información, como lo ha venido haciendo Uruguay, porque esto eliminará la opacidad que existe en las sociedades off shore". Estimó que el escándalo a partir de la filtración de documentación de los clientes del estudio Mossack-Fonseca "no era esperable", pero sostuvo que veían que en Panamá "había un problema".

"Todo esto llevará a que haya mayores exigencias para Panamá, y que los estándares internacionales sean más severos todavía", opinó Saint-Amans. (Producción: LUCÍA BALDOMIR)

Presidente de FIFA saplicado; cae primer ministro de Islandia.

El primer ministro islandés, Sigmundur David Gunnlaugsson, renunció al cargo, dos días después de filtrarse los llamados "Panama Papers" que lo vinculaban a una empresa en un paraíso fiscal. La decisión fue adoptada en una reunión de su Partido Progresista y horas después de que el jefe del Gobierno exigiera la disolución del Parlamento al presidente del país, Àlafur Ragnar Grímsson. La oposición había presentado ayer una moción de censura contra el Ejecutivo y miles de manifestantes se concentraron en las inmediaciones del Parlamento para protestar.

Gunnlaugsson y su mujer, Anna Sigurlaug Palsdottir, tenían una empresa off shore, llamada Wintris, radicada en las Islas Vírgenes británicas.

Dicha empresa es acreedora de una deuda emitida por bancos que quebraron en 2008, cifrada en 3,6 millones de euros.

Mientras, en Londres la oposición laborista levantó la voz y dijo pretender una "investigación independiente" sobre los nombres británicos —entre ellos la familia del premier David Cameron y varios notables conservadores— incluidos en el escándalo de los "Panama Papers".

El sacudón también llegó a París, pues el diario Le Monde reveló que allegados a la jefa de la extrema derecha francesa, Marine Le Pen, crearon empresas offshore en Hong Kong, Singapur, las Islas Vírgenes británicas y Panamá para "sacar dinero" de su país.

Otra que se vio salpicada nuevamente por el escándalo es la FIFA. Su flamante presidente, Gianni Infantino, puede verse involucrado en el caso de los "Panama Papers" por haber firmado contratos con una sociedad offshore para ceder derechos televisados por debajo de los precios del mercado, cuando dirigía el departamento jurídico de la UEFA.

Infantino firmó en 2006 y 2007 contratos por derechos televisados sobre tres temporadas de Liga de Campeones con Hugo y Mariano Jinkis, los empresarios argentinos involucrados en el FIFA-Gate, ahora presos en Estados Unidos.

La sociedad Cross Trading, con base en Niue, una isla del Pacífico Sur, adquirió en 2006 los derechos televisados para las temporadas de 2006 a 2009 a la UEFA por 111.000 dólares. En 2007, también logró los derechos de la Copa de la UEFA y la Supercopa de Europa.

Cross Trading revendió después estos derechos de la Liga de Campeones por más de 311.000 dólares.

Infantino negó todo: "Estoy consternado", dijo.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)