IGLESIA CATÓLICA

Los obispos se reunirán con el Papa

Cónclave será en noviembre en Roma para hablar de la Iglesia y de la situación social.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Los obispos uruguayos informarán al Papa el estado de la Iglesia local. Foto: AFP

Noviembre no será un mes común para los obispos uruguayos. Por primera vez se reunirán todos juntos con el papa Francisco en Roma para darle un informe sobre la realidad de la Iglesia católica en el país así como una síntesis de lo político y social.

Parte del informe que prevén presentarle sobre el estado de situación de la iglesia uruguaya —y que se está elaborando— contempla "una situación esperanzadora aunque también con preocupaciones puntuales en cuanto al bajo alcance de la pastoral juvenil y la catequesis de niños", dijo a El País el portavoz de la Conferencia Episcopal del Uruguay y obispo auxiliar de Montevideo, monseñor Milton Tróccoli.

Esa realidad no es nueva. Uruguay es el país más agnóstico de América Latina, con el menor porcentaje de católicos en su población y que tiende a la secularización. En ese sentido, las cifras que maneja la iglesia muestran que en 24 años (de 1989 a 2013), según las últimos datos publicados, el número de fieles que asistió a misa en Montevideo pasó de 58.732 a 28.866 (-51%). Además, se redujeron los bautismos (-56%), comuniones (-42%) y casamientos (-75%). Esto impactó en parte también en que a 2015 de 83 parroquias que había en Montevideo, 60 mostraran déficit, lo que impulsó una campaña de recaudación de fondos denominada "Iglesia de todos" que llevó a "sanear" las cuentas de la Arquidiócesis, según se anunció posteriormente.

Pero más allá del informe sobre la realidad religiosa del país, los obispos presentarán el contexto en el que se dan estas cifras. Los obispos analizaron semanas atrás la coyuntura e indicaron que existe una "creciente fragmentación" social. "La fragmentación está creando subculturas, etnias urbanas que van encerrándose en sí mismas y generan espacios de división o falta de diálogo", había dicho Tróccoli días atrás. El domingo pasado, el cardenal y arzobispo de Montevideo, Daniel Sturla, sumó que en la sociedad hay "algunas enfermedades que atender como la violencia en el deporte, problemas de bandas, cosas que nos llaman la atención, el ajuste de cuentas filmado en Propios y Avenida Italia", lo que "habla que hay una situación de violencia que se expande y es un síntoma de una realidad más profunda, que hay una enfermedad social que hay que atender".

Sturla dijo en una entrevista con El País en diciembre que su mayor preocupación ya la ha hablado con el Papa y es "cómo la iglesia uruguaya evangeliza en esta sociedad plural y laica con alegría".

Reunión.

La reunión con el Papa no es a pedido de Francisco, sino que está previsto que los obispos de un país viajen una vez cada cinco años a reunirse con el Pontífice y los distintos representante de las oficinas del Vaticano. El fin es hacerle presente la realidad de todas las diócesis de cada país. El encuentro estaba previsto para 2006, pero al fallecer Juan Pablo II el mismo fue postergado. La última vez que todos los obispos de Uruguay se reunieron con el Papa fue en 2008 con Benedicto XVI. En esa oportunidad los obispos informaron al Papa sobre los avances en materia de derechos humanos y de inclusión social que había instrumentado el primer gobierno de Tabaré Vázquez. La delegación estuvo compuesta por el arzobispo de Montevideo, monseñor Nicolás Cotugno y los obispos de las diócesis de Canelones, Maldonado, Melo, Mercedes, Minas, Salto, San José y Tacuarembó-Rivera, y algunos obispos auxiliares.

Ahora la visita también llega retrasada porque se tendría que haber dado en 2013 justo cuando Benedicto XVI dio un paso al costado y fue nombrado Francisco como el nuevo Papa.

En el otro sentido, la visita del papa Francisco a Uruguay recién se podría concretar el próximo año. El secretario encargado de la vicepresidencia de la Pontificia Comisión para América Latina, el uruguayo Guzmán Carriquiry, dijo a fines del año pasado que el Papa tenía intención de visitar Argentina, Chile y Uruguay, pero advirtió que "quizás tengamos que esperar al 2018 para que se realice esa visita apostólica".

PANORAMA MUNDIAL.

17,7% de la población es católica.

Días atrás el Vaticano publicó el Anuario Pontificio 2017 y el Anuario de Estadísticas de la Iglesia 2015, en donde presenta una lista con los diez países con más católicos. Uruguay está lejos de entrar en el ranking. Brasil (172,2 millones), México (110,9 millones), Filipinas (83,6 millones), Estados Unidos (72,3 millones), Italia (58 millones), Francia (48,3 millones), Colombia (45,3 millones), España (43,3 millones), República Democrática del Congo (43,2 millones) y Argentina (40,8 millones) son los países con más católicos. En total, el Vaticano sostiene que en el mundo hay 1.285 millones de católicos lo que representa el 17,7% de la población total.

Cada 100 bautizados, 49 son de América, 22 de Europa, 17,3 de África, 11 de Asia y 0,7 de Oceanía. El informe reflejó un aumento en la cantidad de católicos en el mundo, pero aclara que el mayor aumento en la cantidad de católicos en los últimos años se ha dado en África mientras que en el resto de los continentes osciló en función de los movimientos poblacionales. Asimismo el informe planteó que hay 5.304 obispos, 415.656 sacerdotes, 670.320 religiosas y 45.255 diáconos.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)