Galimberti dijo que decisión de Lima causa impacto social

El obispo de Salto pide cuidar a las familias de cesados

Con relación al cese de 249 funcionarios de la comuna de este departamento que comenzará a efectivizarse hoy por decisión del intendente Andrés Lima, el obispo de Salto monseñor Pablo Galimberti declaró al diario Cambio su preocupación por el impacto que causará la pérdida de fuentes laborales, y expresó que seguirá de cerca el desarrollo de los acontecimientos sosteniendo que lo sucedido "no es una buena señal para la convivencia saludable del pueblo salteño".

Luego de que el intendente frenteamplista de Salto, Andrés Lima, cesara a 249 funcionarios que habían ingresado a la comuna por designación directa durante la administración del colorado Germán Coutinho, Vamos Salto salió al cruce de esta decisión advirtiendo que "una administración que elige un rumbo de gestión de revancha, de opresión y de cortar por el hilo más fino".

Fue así que el referente de la Iglesia católica en Salto indicó que su preocupación es "por la gente que fue cesada, que tiene familia y que seguramente no está pasando un buen momento al enterarse de esta noticia. No quisiera hacer juicios precipitados, vamos a esperar como se desarrollan las cosas en los próximos días", dijo.

Para el obispo no existen dudas que el cese de 249 trabajadores generará un impacto social negativo para el departamento. "Son familias que pierden su trabajo y que nos preocupa, toda decisión de estas características impacta directamente a la familia del trabajador, en su barrio y en el departamento", acotó.

Prioridad.

Galimberti dijo al matutino que cuando una fuente de empleo peligra o la remuneración baja sensiblemente, siempre está afectando la tranquilidad de los ciudadanos.

"Solucionar estos aspectos debe ser una prioridad para los que hoy gobiernan la Intendencia o el gobierno nacional, más allá de las banderas políticas que cada uno prefiera. Yo creo que la división o el revanchismo ocurren en momentos candentes como han sido el período bastante largo de cambio de gobierno, a medida que se encauce el gobierno, más allá de este episodio, que veremos qué heridas deja. Ese espíritu revanchista hay que tratar de superarlo y construir entre todos el departamento. Todos tenemos en la familia un integrante que va a quedar afectado con esta situación, ya que estamos hablando de un número bastante importante de trabajadores cesados", expresó.

El obispo de la Diócesis salteña acotó que esta decisión del intendente Lima "no es una buena señal para la convivencia saludable del pueblo salteño. Esta división nos hace muchísimo mal como sociedad".

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te puede interesar
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)