SICARIATO EN EL CHUY

Un nuevo crimen en la frontera con Brasil

El Chuy uruguayo y el Chuí brasileño están al rojo vivo. Ayer fue asesinado Julio Aparicio, un ciudadano uruguayo, de 34 años de edad, sin antecedentes penales. Este caso se suma a una lista de homicidios sin resolver en la frontera con Brasil.

Desde la última Navidad se produjeron cinco homicidios. Cuatro de los crímenes fueron del lado brasileño y uno en territorio uruguayo. Ninguna de las muertes fue aclarada por los investigadores de ambos países.

Aparicio murió tras recibir una lluvia de disparos en el barrio Isolina Gómez, situado a unas 10 cuadras de la avenida Internacional, el límite territorial entre ambos países.

Las fuentes policiales indicaron que fueron ocho los disparos de calibre nueve milímetros que recibió el hombre.

Todos los crímenes tuvieron el mismo patrón. Dos hombres se acercan montados en una moto, disparan y huyen rápidamente. En algunos casos llegaron a preguntar por determinada persona, en otros simplemente dispararon y huyeron.

Fuentes policiales brasileñas y uruguayas manejan que detrás de estas prácticas de sicariato hay bandas vinculadas a las drogas y el contrabando organizado.

A esta serie de crímenes se suma el ataque que sufrió un joven frente a un comercio del lado uruguayo. Le tiraron doce disparos desde una motocicleta y salió vivo de casualidad.

En la tarde de ayer, El País intentó contactarse con las nuevas autoridades policiales de Rocha, de quien depende la seccional del Chuy, pero no hubo respuesta.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te puede interesar
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)