REVITALIZACIÓN DEL CASCO HISTÓRICO

Hacia la nueva Ciudad Vieja

La Intendencia de Montevideo presentó un plan de obras para revitalizar el barrio histórico.

La Intendencia de Montevideo presentó un nuevo proyecto para revitalizar la Ciudad Vieja, en donde residen 12.000 personas, cuando antes hubo 30.000. Ese descenso de la cantidad de habitantes no guarda relación, sin embargo, con el incremento de la movilidad urbana, que comprende a unas 40.000 personas en cada jornada, ya sea circulando en vehículos o a pie.

En cien manzanas, con el paso del tiempo los espacios viales fueron quedando limitados, las calles pasaron a congestionarse por el tránsito de autos y las veredas resultan muy angostas, por lo menos en ciertas horas del día, porque desde el atardecer el movimiento pierde intensidad.

Allí se conservan construcciones colosales que conformaron el casco histórico, hay una plaza financiera, museos nacionales y departamentales, comercios, plazas de comidas, un hospital-escuela (el Maciel) y el puerto.

Como se advirtió y explica en el proyecto comunal, por la naturaleza de los servicios, varios lugares son de paso y no de convivencia. Con diversas obras se aspira justamente a brindar más opciones para los traslados de peatones, las actividades urbanas y el fomento de la vida vecinal.

Alrededor de la Plaza Zabala, en donde predomina un circuito vehicular y zonas de estacionamiento, será ampliado el espacio peatonal.

La Plaza Gradín, ubicada hacia la Rambla Francia, muy cerca del abandonado y gigantesco edificio en donde funcionaran desde la antigua Facultad de Matemáticas hasta la de Humanides, se realizará una intervención completa a nivel de infraestructura y luminaria para recalificar el sitio.

Además de la renovación total de las veredas, el plan propone otro proyecto puntual: revertir la degradación de más predios que también enfrentan a la Escollera Sarandí.

La estación del Bus Turístico de la rambla portuaria será reciclada, integrando la parada de taxis y un local comercial. Muy cerca, la Plaza Larocca lucirá jardines, juegos integradores, una fotogalería, bancos y una iluminación especial.

En ese sector de la Ciudad Vieja se encuentra la Plaza N° 1, que la Dirección Nacional de Deportes traspasó en 2015 a la IMM para que ésta la gestione; también está la cancha del Guruyú, (un terreno en donde habrían entrenado los jugadores de las selecciones campeonas olímpicas de fútbol de 1924 y 28), más dos manzanas con padrones en propiedad comunal o de la Administración Nacional de Puertos.

Para esa faja comprendida por las calles Piedras, Rambla Monteverde y Rambla Francia hasta Lindolfo Cuestas, el plan procura revertir la degradación campeante promoviendo la construcción de viviendas, oficinas y estacionamientos.

Para eso tendrá que desaparecer la ex terminal de ómnibus, que solo funciona como "dormitorio" de los coches del transporte público de pasajeros. En cuanto a la Plaza N° 1 y los linderos, la aspiración es concretar un gran polideportivo. Con la comisión de vecinos comenzó a dialogarse, como asimismo hubo reuniones con representantes de la fundación María Tsakos.

Éstos desean reflotar el reciclaje del mencionado edificio de la vieja Facultad de Humanidades, diseñado en su origen para el Hotel Nacional.

La obra tiene 11.000 metros cuadrados construidos, cuatro pisos y un gran patio central, sobre una manzana frente a la playa de contenedores del puerto. De no recuperarse, lo que se haga alrededor no brillará tanto, por supuesto.

Veredas y calles.

En los sectores en donde las veredas se hicieron con baldosas de granito rosado, éstas serán mantenidas después de trabajos de nivelación, como ya es posible apreciar en más de una calle. En total serán reparados 30.000 metros cuadrados de veredas de hormigón y 5.000 de granito.

Entre las calles Piedras, Reconquista, Juan Lindolfo Cuestas, Bartolomé Mitre y Juncal se arreglará todas las veredas de 85 manzanas, colocando pavimento liso de hormigón.

En el afán de eliminar obstáculos, las señales de tránsito pasarán a amurarse sobre fachadas. Y en cada esquina habrá rampas para favorecer las caminatas de personas con motricidad reducida, lo cual implicó un estudio caso a caso antes de definir cuál era la mejor orientación.

"Es esencial que todo el mundo pueda transitar. Tuvimos una discusión al principio, pero tenía que haber rampa en todas las esquinas, porque no se puede definir solo un circuito que sea accesible. Le fuimos buscando la vuelta", explicó a El País la arquitecta Patricia Roland, directora de Espacios Públicos y Edificaciones de la Intendencia de Montevideo y gerenta del programa de revitalización de la Ciudad Vieja. (Ver página 3).

Ómnibus y luces.

Otras labores vinculadas a veredas y calles tienen que ver con el circuito único de transporte público. Quedarán reparadas las calles por donde pasarán los ómnibus, como se está ejecutando en Cerrito, y aumentarán su ancho en medio metro las veredas para dar mayor seguridad a los peatones.

Por la calle 25 de Mayo no circulará más ningún ómnibus, considerando el valor patrimonial muy denso de las edificaciones que a ella dan.

En las paradas procederá a instalarse tótems informativos y en todos los casos las papeleras tendrán un diseño que no entorpezca la movilización de los peatones.

Gran parte del alumbrado merecerá una renovación basada en tecnología LED, incrementando la iluminación con dos objetivos: que la gente avance en la apropiación de los espacios públicos y para colaborar con el sistema de cámaras de videovigilancia. Las primeras instalaciones se están haciendo en la calle Piedras.

Algunos construcciones emblemáticas como el Cabildo, la Iglesia Matriz, la Puerta de la Ciudadela o la icónica Chimenea de ventilación del colector Arteaga, contra el mar, también resultarán iluminadas de manera especial.

Las peatonales Sarandí y Pérez Castellano y las plazas Independencia y Zabala dispondrán de conexión wifi gratuita.

Se procura revertir la degradación que han sufrido varias zonas. Foto: G. Pérez
Se procura revertir la degradación que han sufrido varias zonas. Foto: G. Pérez

Las veredas costarán la mitad del presupuesto.

A nivel presupuestal, el arreglo de las veredas, que está avanzado y alcanzará a 85 manzanas, con pavimento liso de hormigón, exige la mitad del presupuesto del Programa de Revitalización de la Ciudad Vieja. En total, las obras costarán 30 millones de pesos, y estarían terminadas a mediados o fines de 2018. En 2016 habrá licitaciones por algunas de ellas. Además de efectuar intervenciones en plazas, se colocará nuevo equipamiento urbano, alumbrado con tecnología LED y serán reparadas las calles del circuito único de los ómnibus.

Complejo deportivo frente a la escollera.

Por convenio a firmar con el Ministerio de Obras Públicas, dentro del Cabildo se realizarán obras de albañilería y de electricidad que han quedado pendientes.

Está decidido que en el histórico edificio, cuya fachada ha sido recuperada totalmente, será instalado un “laboratorio” para debates abiertos en torno a la innovación ciudadana y las políticas públicas en la materia.

También pronto se pondrá en exhibición una maqueta de toda la Ciudad Vieja, de 2 por 3 metros, que está a punto de terminarse en la Facultad de Arquitectura, después de un acuerdo con la Intendencia de Montevideo. “Esta impronta fuerte en relación a la movilidad en el espacio público implica una gestión y abordaje desde distintas miradas”, dijo a El País la directora de Espacios Públicos, Patrcia Roland.

“Está bien recuperar un edificio pero después, en toda la Ciudad Vieja, que es lo que ahora nos ocupa, hay que ver qué pasa en la cultura, en los museos privados, los públicos del Ministerio de Educación y los de la Intendencia, cómo podemos generar sinergia, o qué pasa con el turismo, que de un tiempo a esta parte es muy importante y aquí tiene la puerta de entrada”, concluyó Roland.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)