LA CAMPAÑA 2019 YA LLEGÓ

Novick sigue creciendo y sacude la interna blanca

Peña dejó Alianza y se oficializó la integración de Javier de Haedo al sector.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Novick consiguió cerrar la incorporación del diputado Daniel Peña. Foto: M. Bonjour

Tras "pescar" en el Partido Colorado al senador Daniel Bianchi y al diputado Guillermo Facello, el empresario Edgardo Novick sacudió la interna del Partido Nacional con dos nuevas incorporaciones, el diputado de Alianza Nacional Daniel Peña y el economista Javier De Haedo, con lo que queda expuesta una gran inestabilidad en algunos sectores políticos de la oposición desde ya, a tres años de las elecciones nacionales.

Los colorados y los independientes, además, buscan tejer alianzas suprapartidarias para variar la oferta electoral para los comicios de 2019.

Pero Novick, que ayer formalizó la incorporación de Peña y De Haedo a su movimiento nacional en gestación, el que evolucionará a un partido político en los próximos meses, parece sacar una ventaja sumando legisladores.

Peña es diputado por Canelones, tiene 44 años de edad, y militó en el Partido Nacional desde los 13 años cuando comenzó junto a Wilson Ferreira Aldunate.

A las 13.45 de ayer, solo dos horas antes del anuncio, llegaron cartas de Peña a la bancada de diputados, al presidente del Directorio blanco Luis A. Heber, y a su líder Jorge Larrañaga anunciando el abandono del partido.

También dejó la presidencia de la convención departamental blanca de Canelones.

Larrañaga no quiere hablar, pero fuentes de Alianza se limitaron a señalar que "cada uno asumirá sus responsabilidades con los valores con los que ejerce la política".

El País supo por allegados al líder aliancista que Peña no se comunicó previamente con Larrañaga para trasmitirle su decisión de abandonar el partido.

"Dejo el confort".

"No me voy peleado con nadie", afirmó Peña, aunque su relación con Larrañaga y el resto de Alianza mostraba un distanciamiento importante desde hacía meses. "Voy a dejar una posición de confort para salir a trabajar por la gente", reconoció el legislador, cuya agrupación "En Pro" fuera la más votada en Canelones en la elección pasada.

De Haedo, exdirector de la Oficina de Planeamiento y Presupuesto (OPP) entre 1993 y 1995, con el gobierno nacionalista de Luis Alberto Lacalle, desde 2009 trabajó en política con Larrañaga y un año más tarde fue candidato a la intendencia de Montevideo por Alianza Nacional. Si bien hace un tiempo es el referente de Novick en economía, ayer se sentó a la derecha del empresario y sostuvo que la importancia de sumar a Peña supone poner un pie en el departamento que junto con Montevideo reúne al 70% del electorado nacional.

El alejamiento de Peña deja al Partido Nacional en Canelones, el segundo departamento con mayor cantidad de electores, unos 290.000, en posición incómoda. A Alianza Nacional le queda solo el diputado Alberto Perdomo y al movimiento Todos, de Luis Lacalle Pou, le queda el representante Amín Niffouri. El cuarto diputado blanco, Sebastián Andújar, fue desvinculado del grupo de Lacalle Pou hace un año y hoy es independiente.

Peña llevó consigo toda su estructura de "En Pro": el alcalde de Soca Roberto Rodríguez, sus suplentes en la banca nacionalista, y otros ediles de la Junta canaria. No devolverá la banca al Partido Nacional y seguramente se cambiará de lugar en el plenario de Diputados.

La cáscara.

En el correr de la tarde, algunos diputados de Alianza hicieron conocer su sorpresa por la noticia. Jorge Gandini escribió en Twitter que "por encima de todo está la gente que votó un partido y dentro de él a cada uno de sus representantes. Por encima de todo están los valores".

Pablo Abdala, también diputado aliancista apuntó en la misma red que "la cáscara es lo que se va. El cerno queda", citando a Aparicio Saravia.

En el entorno de Larrañaga se recordó a El País que cuando inició las conversaciones para alinear un frente opositor, Novick fue de los primeros convocados por el líder aliancista.

Tras ese encuentro Larrañaga y Novick convinieron en "el desarrollo de un espacio común, cultivando cercanías, para gestar un hilo conductor común sobre los principales temas que le importan a la gente", explicó entonces Larrañaga.

En el Palacio Legislativo ya se empezó a conversar sobre el futuro. Peña, al dejar el Partido Nacional, deberá entregar sus cargos en las comisiones de Asuntos Internacionales, Defensa y Ciencia y Tecnología.

Por el Frente.

Peña declaró sentirse "inspirado" por "las ganas de Novick de cambiar la política". Novick le devolvió la gentileza recordando que "ambos venimos de orígenes humildes, los dos la peleamos de abajo, yo en la feria y él vendiendo diarios".

Hasta ahora quien ha eludido los embates de Novick con su nueva agrupación es el sector de Lacalle Pou, que en estos tiempos de convulsiones políticas se mantiene unido.

Novick, que en un tiempo más fundará un nuevo partido de la oposición, va ahora por incorporar dirigentes frenteamplistas. De hecho, allegados al empresario reconocieron a El País que han tirado "algunas líneas" pero no lo quieren oficializar para no estropear las conversaciones.

El empresario, apasionado del deporte, planteó un cierre futbolero: "ayer fueron colorados, hoy son blancos, mañana serán frenteamplistas, todos mantienen la camiseta pero se ponen encima la de Uruguay".

Un "botín" político que obsesiona a opositores.

Casi todos los partidos de la oposición están a la búsqueda de aliados políticos. El senador Pablo MIeres (PI) trabaja en un espacio socialdemócrata, lo mismo que el diputado colorado Tabaré Viera. Y hasta el propio Jorge Larrañaga con los contactos para definir una agenda de gobierno para 2020. Lo común a todos es el perfil de personas a que apuntan: el sindicalista Richard Read, el ex director de Educación Juan Pedro Mir, el ex subsecretario Fernando Filgueira y el diputado frenteamplista Gonzalo Mujica.

Reagrupamientos y críticas internas entre los colorados.

Los problemas internos que vive el Partido Colorado también son evidentes. No despega en las encuestas y por eso se cuestionan los liderazgos a un punto tal que hay una serie de movimientos y reagrupamientos internos. Hace una semana se lanzó el grupo Batllistas Orejanos (Bo) por parte del diputado Fernando Amado, con una serie de cuestionamientos a los expresidentes Jorge Batlle y Julio María Sanguinetti y también al líder de Vamos Uruguay Pedro Bordaberry, antiguo referente de Amado. La diputada ex Vamos Uruguay Valentina Rapela se separó del sector y ahora se declaró independiente. Los ex Propuesta Batllista (Proba) Tabaré Viera y Conrado Rodríguez dejaron al senador José Amorín y articulan un nuevo ámbito con el diputado Ope Pasquet, que también dejó a Bordaberry. Ahora, las diferencias afloran también en la actuación de la bancada de diputados. En la última edición digital del semanario Opinar, el dirigente César García Acosta, allegado a Pasquet, escribió que en el Partido Colorado existen grandes diferencias por el proyecto sobre el nuevo Código del Proceso Penal (CPP). Recordó que Viera se había retirado del diálogo con el gobierno, y que el secretario general colorado Germán Cardoso acordó con el Poder Ejecutivo el texto enviado al Parlamento. Pero cuando el CPP se iba a sancionar Cardoso decidió irse de sala. "Nadie sabía qué hacer ni qué decir. Los frentistas observaban atónitos como uno de sus socios inesperadamente se salía del escenario de las decisiones y no estaría al momento de votar", recordó el editorial de Opinar, para agregar que "esta nueva debacle de Cardoso sucedió por no aceptar que Ope Pasquet argumentara en contra del proyecto por considerarlo en varios aspectos inconstitucional". En la sesión aludida, Pasquet argumentó fuertemente en contra del proyecto de CPP, señalando varias inconstitucionalidades a su juicio, y eso partió a la bancada en dos.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)