El mapeo de la delincuencia

Norte y oeste, zonas violentas

El Cerro, Casabó y Casavalle siguen siendo los barrios donde hay más homicidios y rapiñas.

Hacer un mapa del delito en Montevideo es sencillo. La mayor cantidad de homicidios, hurtos y rapiñas confluye en los barrios del norte y el oeste del departamento, que constituye la llamada "zona roja" montevideana. La tendencia marcada en 2014 en esa área se mantuvo en 2015, según cifras oficiales.

El mayor número de muertes por acciones delictivas se produjo el año pasado en jurisdicción de las Seccionales 24 (Zona 4) que abarca los barrios Cerro, Casabó, Cerro Norte y Santa Catalina, donde vive el 22% de la población de Montevideo, y 17 (Zona 3) que concentra a los barrios Casavalle y Piedras Blancas, donde reside el 29% de los montevideanos.

En un segundo escalón se cuentas las seccionales 18 (Zona 3) con barrios como Punta de Rieles y Villa García, y 19 (Zona 4) que reúne a La Teja y Belvedere.


Si no puede ver el contenido, haga click aquí

La zona de Cerro, Casabó, Cerro Norte y Santa Catalina, que tiene 290.998 habitantes, y la zona de los barrios Casavalle y Piedras Blancas, con 387.018 habitantes, registraron en 2015 entre 25 y 31 homicidios en cada una, de acuerdo con la información elaborada por la División de Estadísticas y Análisis Estratégico del Ministerio del Interior cuyo titular, Eduardo Bonomi, presentara el jueves 4 en la Comisión Permanente durante un llamado a sala promovido por el diputado nacionalista Pablo Abdala.

Si no puede ver el mapa haga click aquí

Pero, ¿se puede hablar de una guerra de bandas de narcos en las zonas rojas de Montevideo? Bonomi le puso condimento al debate en la Comisión Permanente al sostener que no se puede hablar de homicidios entre narcotraficantes sino entre delincuentes. Una sutileza, para los legisladores, que recordaron las informaciones de prensa donde se habla de la guerra de las bandas de narcos en varios barrios de Montevideo. Y los recientes operativos policiales en lugares como Villa Española y Maroñas, ambos comprendidos por la Zona 3.


Si no puede ver el contenido, haga click aquí

Desde la oposición se le precisó que los homicidios, sean de personas que delinquen o ciudadanos comunes, deben ser atendidos con el mismo interés por las autoridades policiales. Ese fue el punto central de la comparecencia y el porqué de la coincidencia en la oposición, desde hace un buen tiempo, de que la gestión de Bonomi "está agotada" y "ha fracasado".


Si no puede ver el mapa haga click aquí

En cuanto a las rapiñas y hurtos, también los barrios de las zonas mencionadas tienen los niveles más elevados. De acuerdo con las cifras del ministerio, entre 2005 y 2015 en la zona de los barrios Casavalle y Piedras Blancas aumentó un 10%, y en los barrios Cerro, Casabó, Cerro Norte, Santa Catalina un 19%.

Si se analizan los delitos contra la propiedad según la zona geográfica, en 2015 el 81,2% de las rapiñas y el 42,9% de los hurtos se cometieron en Montevideo. En el total nacional Montevideo registra el 49,2% de los delitos contra la propiedad.

En Canelones se cometió el 13,2% de las rapiñas y el 15,8% de los hurtos, aportando ese departamento el 15,4% del to-tal de esos delitos. En el resto del país se cometió el 5,6% de las rapiñas y el 41,2% de los hurtos, siendo el 35,4% del total nacional.

En el caso de los delitos contra las personas, como lesiones graves y leves, delitos sexuales y homicidios, surge que entre los años 1995 y 2004, previo a la llegada del Frente Amplio al gobierno, en términos generales estos delitos aumentaron un 57,9%. A partir de entonces y hasta 2014, esos delitos bajaron un 7,5%.

Aumentaron notablemente entre 2005 y 2014 los delitos de violencia doméstica. En 2005 se presentaron 6.853 y a fines de 2014 llegaron a 29.122.

En cuanto a los homicidios, en 2015 se cometieron 289, un 7,8% más que en 2014 que fueron 268. El año recién finalizado hubo 170 homicidios en Montevideo y 119 cometidos en el interior.

La mayor cantidad de homicidios se produjo en 2015 en jurisdicción de las Seccionales 24 (Cerro, Cerro Norte, Santa Catalina) y 17 (Casavalle, Piedras Blancas). En un segundo escalón se cuentan las Seccionales 18 (Punta de Rieles, Villa García) y 19 (La Teja, Belvedere).

Entre 2014 y 2015, los homicidios en todo el país por armas de fuego bajaron del 38% al 33%, pero las muertes por otros medios subieron de 62% a 67%.

Si se analizan las cifras sobre la evolución de la cantidad promedio de homicidios por período de gobierno, en comparación con el período anterior, entre 1985 y 2014, se observa que del primer gobierno del presidente colorado Julio María Sanguinetti (1985-1990) los homicidios subieron un 25% respecto a los últimos cinco años de la dictadura.

En el gobierno del nacionalista Luis Alberto Lacalle (1990-1995) hubo un nuevo crecimiento respecto del período anterior del 27%.

En los siguientes cinco años (1995-2000) volvió a gobernar Sanguinetti. En ese período aumentó un 10% el número de homicidios respecto de la época de Lacalle.

Entre 2000 y 2005, bajo el gobierno del presidente colorado Jorge Batlle, los homicidios bajaron un 4% comparando con los cinco años previos.

En 2005 comenzó a gobernar el Frente Amplio con la primera gestión del presidente Tabaré Vázquez. Los homicidios entre ese año y 2010 nuevamente bajaron, esta vez un 2% respeto al período de Batlle.

En 2010 asumió el presidente frenteamplista José Mujica durante cuya administración hu-bo un salto. La tasa de homicidios absorbió los números negativos que había dejado Váz-quez y los proyectó en un aumento del 12%.

Del análisis de los homicidios por causas precipitantes, entre 2012 y 2015, surge que la causa con mayor regularidad, siempre al alza, es el conflicto entre criminales o ajuste de cuentas como le llaman las autoridades.

En 2012 los ajustes de cuentas fueron el 29% de los homicidios. Un año después esa tasa subió al 31%. En el año 2014 el ajuste de cuentas fue el 35% de los homicidios y en 2015 aumentó aún más, al 36% del porcentaje total del país.

Sobre el esclarecimiento de los delitos, los datos del ministerio indican que en 2015 se aclararon 59% de los delitos, más que el 57,8% de 2014.

Bonomi ubicó a la policía uruguaya al nivel del FBI de Estados Unidos y de la policía de Inglaterra. Eso provocó uno de los momentos más picados de la sesión cuando desde la oposición se volvió a cargar contra las autoridades.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)