SITUACIÓN CARCELARIA EN URUGUAY

47 niños recluidos en la cárcel con sus mamás

Pasan hasta siete años presos, casi el doble de lo permitido.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Bonomi aboga para que menores estén menos tiempo en la cárcel con sus madres. Foto: F. Ponzetto

En Uruguay, 39 mujeres que están presas viven recluidas con 47 menores de edad. En algunos casos, superan los cuatro años de edad, el máximo permitido para residir en la cárcel para un menor con su referente privado de libertad.

Para atacar este problema, el ministro del Interior, Eduardo Bonomi, instó al Parlamento a legislar para reducir a dos años la edad máxima para que los niños permanezcan con sus madres presas.

"En las cárceles uruguayos llegan a estar hasta los siete años. Esto no corresponde", indicó el secretario de Estado en una conferencia de prensa.

Bonomi comentó que en algunos países el máximo permitido son los dos años de edad, un límite que Uruguay "debe aplicar".

En este sentido, anunció que van a trabajar en conjunto con la Suprema Corte de Justicia y no descarta generar una iniciativa desde el Ministerio para que se inicie un trámite legislativo en la materia y atacar este fenómeno que podría crecer, ya que hoy hay 17 reclusas embarazadas.

"El niño, junto a la madre, está preso en esa situación. Tiene que irse como máximo a los dos años", insistió.

Menores infractores.

Bonomi también se refirió al problema de los mayores de edad que permanecen internados en el INAU, cumpliendo penas por delitos que cometieron siendo menores.

Puso como ejemplo el de un adolescente que en algún momento se fugó del hogar donde estaba internado y volvió a delinquir después de los 18 años. Como todavía le resta cumplir su condena como menor, primero se lo remite a una cárcel de mayores y cuando sale en libertad debe volver al INAU a cumplir la pena pendiente.

"Ese mayor muchas veces se transforma en un líder y transmite prácticas de adultos a los internos adolescentes y eso es perjudicial para todo el sistema de rehabilitación", indicó.

Por eso, aclaró, se deben establecer tres niveles de privación de libertad: uno para menores de 18 años, otro para mayores y uno intermedio.

Nuevo sistema.

"Protocolo de actuación para la atención a niños, niñas y adolescentes con responsables que están presos". Así se llama el procedimiento elaborado por la Suprema Corte de Justicia, y los ministerios del Interior y de Desarrollo Social que fue presentado ayer.

"Este nuevo sistema apunta a mejorar la actuación policial en cuanto a qué sucede con los menores en el momento en que son detenidos su padre o su madre", explicó el ministro Bonomi en la presentación.

El protocolo prevé un seguimiento periódico de las condiciones de alojamientos de los niños y niñas con sus madres. Para ello, se creó una comisión interinstitucional de carácter nacional que trabajará en el tema. De hecho, fueron capacitados 160 personas de las instituciones firmantes.

Rosario Burghi, asesora del Ministerio del Interior, contó que el protocolo contempla cómo detener a los padres que hayan cometido un delito y cómo generar el contacto de la primera visita del niño con la persona presa.

El presidente de la Suprema Corte, Jorge Chediak, destacó que con este protocolo "se evitará la revictimización y vulneración de los derechos" del niño.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)