POLÍTICAS DE ASISTENCIA

Más de 14.200 niños dejarán de recibir asignaciones familiares

La medida busca que los padres vuelvan a mandar a sus hijos a clase.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Los afectados por la medida dispondrán de instancias para recuperar el beneficio. Foto: Archivo

El Banco de Previsión Social (BPS) dejará de pagar las partidas de asignaciones familiares a 14.235 niños y adolescentes que dejaron de concurrir a la escuela o al liceo. La medida se ampara en un decreto firmado por el presidente Tabaré Vázquez que busca obligar a los padres a que envíen a sus hijos a los centros educativos.

"Realizado el cruce de información con la enseñanza pública y privada, formal y no formal, de todo el país, y la participación del Sistema Integral de Información de Asistencia Social (Siias), resultó que 14.235 beneficiarios de entre cinco y 17 años no están registrados", informó el BPS a través de un comunicado a los medios de comunicación.

A partir del lunes los padres o tutores de los menores podrán consultar en la página web oficial del BPS, o a través de las oficinas del organismo para conocer si los menores a su cargo están incluidos entre los no registrados en los centros de enseñanza.

Según la información oficial, más de un tercio de los beneficiarios tienen edad para concurrir a enseñanza primaria y casi dos tercios tienen edad de asistir a estudios de nivel medio. La mitad de las situaciones se concentra en edades que van de 15 a 17 años.

Estos beneficiarios representan el 4% del total de los mismos de entre 5 y 17 años que son unos 343.000. Los 14.235 menores que dejarán de recibir el beneficio económico —si no logran comprobar su asistencia a algún centro educativo— integran unos 13.000 hogares, de los cuales 40% dejarían de percibir totalmente el beneficio en caso de suspensión.

El restante 60% continuaría cobrando, ya que incluye a otros beneficiarios que están en situación regular; ese porcentaje baja a 27% en el caso de los hogares que cobran asignaciones familiares por la Ley 18.227.

El decreto firmado por el jefe de Estado establece dos instancias de regularización. Una en julio para los jóvenes que ni siquiera se matricularon, y otra en noviembre para los que se anotaron en alguna institución educativa, pero desertaron en el camino o nunca fueron a clase.

En febrero de este año el BPS no pudo suspender las asignaciones familiares a los niños y adolescentes que desertaron del sistema educativo en 2016 porque la ANEP no envió a tiempo la información sobre los jóvenes que abandonaron sus estudios.

Este plan de cruzamiento de información entre la ANEP, el BPS y el Mides, para cortar las asignaciones a los que no estudian, comenzó a implementarse en 2013.

En 2014 se hizo solo el primero y en 2015 no se hizo ninguno, debido a que la ministra de Desarrollo Social, Marina Arismendi, se negó advirtiendo que "la educación no es una contrapartida de la asignación". La posición de la ministra no fue respaldada por el presidente Vázquez quien tomó la decisión de fijar por decreto los dos cortes anuales.

El BPS aplicó las suspensiones en julio del año pasado a 15.994 asignaciones familiares. Sin embargo la medida recién pudo ser implementada en septiembre por la demora burocrática para recoger información.

Según comentó en febrero de este año, el presidente del Consejo Directivo Central (Codicen), Wilson Netto, esa medida permitió que unos 4.000 niños y adolescentes retomasen su carrera educativa. El presidente Vázquez dijo en uno de los últimos Consejos de Ministros que hay que "redoblar los esfuerzos" para reingresar a los estudiantes al sistema.

¿Cuánto se recibe por concepto de asignación?

Las partidas que se reciben por concepto de "asignación familiar" varía dependiendo de los ingresos del hogar. Si estos van hasta los $ 26.132, reciben $ 693; si van hasta $ 43.562, son $ 346. Los topes se mueven en caso de que se tenga más de dos hijos beneficiarios, a razón de 4,651 UR por beneficiario adicional. Eso es $ 47.919 para tres hijos, $ 52.275 para cuatro y $ 56.631 para cinco. En estos casos el monto a percibir será el de la segunda franja, $ 346 por mes por beneficiario, según datos actualizados al 1° de enero de 2016. En 2013 se cancelaron 32.000 asignaciones. En 2014 fueron 51.000. Un año después en 2015 no se hizo el corte. En 2016 el BPS suspendió las asignaciones para 16.000 jóvenes. Algunas familias, luego de que les fue cortado el beneficio, volvieron a enviar a sus hijos a estudiar.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)