Aunque no llueve, la cifra de desplazados crece y se acerca a récord histórico

Más de 2.000 niños afectados

La crudeza del fenómeno climático de "El Niño" golpeó fuerte en el corazón del país y aún persiste. Se calcula que alrededor de 8.000 personas resultaron afectadas, al contabilizar las 6.279 registradas ante el Comité de Emergencia, de las cuales 2.057 son menores.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Efectivos del Ejército salieron ayer a colaborar con los inundados. Foto: Ejército.

A ellas se suma un número aún no confirmado de personas que abandonaron los hogares por sus propios medios y no han sido registrados por el Comité departamental.

De las 600 manzanas que componen la ciudad de Durazno, más de 200 quedaron a merced del desborde de las aguas del río Yi, que afectó un total de 360 cuadras de una docena de barrios de la ciudad, unos cercanos y otros alejados del cauce principal frente a la playa El Sauzal.

Están afectadas por la creciente 65 manzanas de la capital duraznense en forma total, otras 153 con afectación parcial y 360 cuadras de caminería urbana, según datos del Centro Coordinador de Emergencias de Durazno (Cecoed), suministrados por la agencia adventista Adra, que realiza una evaluación de daños y necesidades de los damnificados.

Decenas de comerciantes pequeños, almaceneros, panaderos, quiosqueros y de otros rubros sintieron los efectos de la inundación, como Luis Mansilla, que tiene un taller de motos en la esquina de Laguna y Larrañaga, en el barrio La Picada, o Antonio Anzola, dueño de una barraca en Ansina y Larrañaga, en el barrio La Amarilla.

"Las pérdidas no fueron casi nada, solo ese banco, una especie de amoladora, lo demás lo pude subir al techo y salvé lo que tenía", comentó Mansilla, quien asegura que la causa de las intempestivas inundaciones que afectan al barrio "tiene que ver con las compuertas de la represa de Palmar", en Soriano. UTE desmintió días atrás ese hecho.

Soldados.

Otros afectados que viven una situación singular —porque han sufrido la inundación pero aun así colaboran en la ayuda— son cuarenta efectivos del Ejército que perdieron sus casas bajo las aguas del río Yi. Se trata de 26 efectivos de Caballería N° 2, trece del Batallón N° 13 y uno de la Brigada N° 5. Otros cuatro están participando en las Misiones de Paz del exterior.

Desde que comenzó la creciente todos los soldados que viven en Durazno están dedicados a colaborar con sus vecinos inundados, incluidos los efectivos que perdieron sus casas.

Muchos trabajan en la cocina preparando los alimentos para 1.100 evacuados; otros están dedicados a trasladar personas y objetos de un lado para otro de la ciudad.

Ayer sacaron los vehículos anfibios para rescatar a varios inundados en zonas de difícil acceso. Movieron los M 113, blindados destinados al transporte de tropas con rodado de orugas, ideal para zonas inexpugnables o con mucha agua.

Mientras tanto, en los cuarteles ya no queda ropa seca para darles a los soldados.

Tampoco tienen botas de goma porque la licitación correspondiente, a cargo del Sistema Nacional de Emergencia (Sinae), quedó paralizada en el Tribunal de Cuentas hasta nuevo aviso, según confirmó a El País un jerarca castrense.

"Ninguno de los soldados manifestó queja alguna, pero la procesión va por dentro. Hace días que están empapados y no hay forma de arreglarlo, estamos en una emergencia y tenemos que responder", dijo un oficial que habló a condición de no ser identificado.

Desplazados.

Según las cifras oficiales difundidas ayer por el Sineae, creció a 6.450 la cantidad de personas desplazadas de sus hogares en todo el país por las intensas lluvias. Además, aumentó el número de departamentos afectados. El martes eran cuatro y ayer eran seis los departamentos en los que hay damnificados.

Durazno es el departamento más afectado, hay 6.279 personas desplazadas. El río Yi, que el martes estaba en 10,99 metros, siguió descendiendo y ayer se encontraba en 9,77 . La cota de seguridad es 8,60 m.

La Prosecretaría de Presidencia dispuso que se realice un relevamiento de campo de forma inmediata en Durazno. El estudio podrá evaluar los daños, perspectivas y riesgos asociados a las lluvias e inundaciones que golpearon en las últimas semanas a ese departamento. Con el relevamiento y los informes solicitados, se resolvió citar posteriormente a una reunión urgente con los delegados de los organismos, para disponer de las medidas que correspondan.

En Treinta y Tres hay 119 desplazados por las crecidas; en Rivera hay 23 personas fuera de sus hogares entre la ciudad capital (12) y Tranqueras (11). En Tacuarembó 22, en Artigas seis y en Soriano son cuatro. Artigas y Rivera son los departamentos que comenzaron a evacuar personas ayer.

En Treinta y Tres hay 53 menores de edad que están fuera de sus casas por la crecida del Olimar.

El coordinador del Centro de Emergencia de Treinta y Tres, Washington Pereira, dijo a El País que varios evacuados fueron a limpiar sus viviendas, pero algunos de ellos volvieron a los alojamientos destinados por el Cecoed debido a que todavía estaban muy húmedos.

Las familias están volviendo a sus casas "posiblemente el viernes ya no haya evacuados en Treinta y Tres", aseguró.

UTE solicita a quienes retornen a sus viviendas se comuniquen con el 0800-1930 o vía celular * 1930, pata pedir el corte de energía eléctrica "por razones de seguridad".

Quedó en islote con sus perros.

"Recordar no dejar mascotas atadas al momento de evacuarse", recomienda el Comité de Emergencia de Durazno. Pese a esto, la protectora de animales rescató con botes a tres perros que quedaron aislados. Don Pedro vive con 40 perros en un islote a la altura del balneario Independencia. Acordó con Prefectura y Bomberos que si el agua avanzaba salía, pero eso no pasó, así que sigue ahí.

En Rocha, polo arrocero bajo agua y ciudad de Lascano casi aislada.

La principal zona arrocera del país, norte de Lavalleja y Rocha y parte de Treinta y Tres, fue otra vez afectada por la creciente, dejando cientos de miles de hectáreas productivas bajo las aguas de los ríos.

Las crecientes se han multiplicado en los últimos años. "Debido al cambio climático se verifica un incremento de las crecientes desde el año 2.000. Antes, ese fenómeno ocurría cada 10 años y en la actualidad se produce prácticamente una vez por año", explicó el gerente de la represa arrocera de India Muerta, Alberto Ruíz.

Entre el 6 y el 14 de agosto llovieron 420 milímetros en la zona de influencia del río Cebollatí provocando una importante inundación. Los productores debieron sacar a caballo el ganado en medio de la creciente, corriendo riesgo.

Mientras los pobladores rurales se autoevacuaron, la inundación anegó unas 300.000 hectáreas, 25.000 de ellas de pradera, y puso en riesgo a 120.000 cabezas de ganado.

El arroz, que es el principal rubro productivo de la zona, todavía no fue sembrado con lo que se evitó un desastre económico mayor.

La ruta 15 entre Lascano y Cebollatí está cortada en varios tramos; la 14 que une Lascano con José Pedro Varela también está cortada. El único acceso a la ciudad de Lascano es por ruta 15.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)