VIOLACIÓN

Niña de 11 años abusada por adulto llevará su embarazo a término

La menor está embarazada de 16 semanas y no corre riesgo de vida, dijo a El País una fuente vinculada al caso. Para el titular de la SCJ, a los once años no existe el consentimiento para la relación sexual ni para culminar un embarazo.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Enfermeros advierten sobre sinfín de irregularidades en los CTI de bebés y niños.

La pequeña de 11 años que quedó embarazada tras ser abusada sexualmente por un hombre de 41 años, ya procesado con prisión, llevará su embarazo a término.

La niña está embarazada de 16 semanas y no corre riesgo de vida, dijo a El País una fuente vinculada al caso. El caso se dio a conocer luego que el Instituto del Niño y el Adolescente del Uruguay (INAU) recibiera una denuncia anónima y aplicara una medida de amparo para la menor, informó hoy La Diaria.

El Juzgado Penal de 1° Turno dispuso una orden de alejamiento del adulto, que luego fue procesado con prisión por no cumplir con la medida cautelar. Luego fue procesado por violación.

La niña quiere seguir con el embarazo, según manifestaron especialistas que la atienden en el Hospital Pereira Rossell, donde está internada desde el 29 de marzo. Por esto le suspendieron la medicación psiquiátrica que estaba tomando antes del ingreso.

Posición de la Suprema Corte de Justicia sobre el caso

A los once años no hay "capacidad para consentir una relación sexual ni para terminar un embarazo", dijo el presidente de la Suprema Corte de Justicia, Jorge Chediak.​

Chediak no se refirió a la polémica puntual de la niña embarazada, aunque aseguró que en estos casos se da "violación de pleno derecho sin que importe si hubo algún tipo de actitud". "Ese consentimiento no es válido", dijo.

El 16 de abril pasado, la madre de la niña dijo en el Juzgado Letrado Especializado de Familia de 5° turno de Montevideo que está de acuerdo con interrumpir el embarazo de su hija porque esta "no está en condiciones de llevarlo adelante y no está en condiciones a su vez de hacerse cargo del cuidado y atención de su hija, entendiendo necesaria la internación de la menor en INAU para que se le brinde el abordaje y contención pertinente".

La resolución del Tribunal de Familia recuerda que tanto los informes médicos remitidos por el Pereira Rossell como la evaluación del equipo del proyecto Calle del INAU señalan que la niña "no tiene capacidad para entender las consecuencias del embarazo, la maternidad y la relación con un hombre que triplica su edad, además de ser ella portadora de un retardo al menos leve".

La jueza Raquel Gini resolvió que no le corresponde decidir la progresión o interrupción del embarazo, sino que los médicos tratantes deben "adoptar la decisión pertinente en concurrencia con la madre de la niña en atención de la edad", llegar a "un acuerdo a nivel médico con la niña y su madre". A la vez dispone que una vez dada de alta sea derivada a un hogar de amparo del INAU "adecuado a su patología y que se le brinde asistencia psicológica y psiquiátrica".

De una reunión del 29 de abril entre equipos que participaron en la atención de la niña surgió que si bien la menor de edad "tiene historia de trastorno de conducta y funcionamiento intelectual descendido, estos trastornos no ameritan que sea declarada incapaz".

En esa reunión participaron, según La Diaria, la coordinadora del Área de Salud Sexual y Reproductiva del Ministerio de Salud, Ana Visconti, especialistas de la cátedra de Psiquiatría Infantil de la Facultad de Medicina de la Universidad de la República, integrantes de la División de Salud, de Jurídica y de los proyectos Calle y Tribal del INAU y médicos del Pereira Rossell.

La directora de la División Salud del INAU Mónica Silva afirmó a La Diaria que "se discutió muchísimo porque no es una situación fácil", pero añadió que " no existe riesgo de vida para la niña ni para el bebé, no podemos obligarla a que aborte".

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)