TENSA EXPECTATIVA

Mucho nerviosismo de uruguayos en EEUU por medidas de Trump

El consulado en Nueva York organiza una charla con expertos para la colonia uruguaya.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Foto: EFE

El nerviosismo se instaló entre la colectividad uruguaya en Estados Unidos por el endurecimiento de la política migratoria en ese país. Los rumores se extienden, se habla de redadas y deportaciones. Por ese motivo, este sábado se realizará una charla en el emblemático "Club Social y Cultural Uruguayos Unidos" de Elizabeth, en el estado de Nueva Jersey, bajo el título "Conoce tus derechos", con la organización del Consulado General de Uruguay en Nueva York. En la reunión se evacuarán las dudas sobre el estatus migratorio que puedan tener los integrantes de la colonia. Se calcula que en Estados Unidos viven unos 70.000 uruguayos.

Elizabeth concentra la que quizás sea la principal colonia uruguaya en Estados Unidos, con unos 3.000 integrantes. Incluso se ha realizado allí durante varios años un desfile de la colectividad. A diferencia de lo que ocurre en Nueva York, muchos de los uruguayos en Nueva Jersey están indocumentados.

Leonardo Suescun, propietario de la panadería "ROU" que funciona en Elizabeth desde hace 35 años, dijo a El País que la situación "es un caos" porque "la gente está asustada y no quiere salir" y "se tiran muchos bolazos". Suescun contó que "los sábados y los domingos los uruguayos se juntan en la panadería y el común denominador de las conversaciones es el problema de la migración; los uruguayos se sienten igualmente vulnerables" que otras colectividades, señaló.

En la charla del sábado disertarán tres expertos en migración; Jorge Moreira, abogado uruguayo que tiene un bufete especializado con actividad desde hace muchos años y director de la publicación "Banda Oriental", la abogada Andrea Mazzula y Favio Ramírez, otro uruguayo que es director ejecutivo del "Centro del Inmigrante" en Staten Island, Nueva York.

Ramírez explicó a El País que la realidad varía mucho de estado a estado porque, por ejemplo, el alcalde de la ciudad de Nueva York, Bill de Blasio, le aseguró personalmente que la ciudad no negará servicios sociales a nadie, con independencia de su estatus migratorio. La policía de esa ciudad no cruzará información con las autoridades federales de migración. Las mismas seguridades con respecto al estado de Nueva York las dio Andrew Cuomo, su gobernador.

Pero en Nueva Jersey el gobernador es el republicano Chris Christie y la situación es distinta, explicó Ramírez. "Existe la directiva "287 G" del Departamento de Seguridad Interna que habilita a la Policía de las ciudades y del estado a cruzar datos con las autoridades de inmigración que son federales. Te pasaste una luz en rojo y la Policía sospecha que sos indocumentado y puede referirte al Inmigration and Customs Enforcement y todo terminar en un proceso de deportación", explicó Ramírez. En esos casos, el centro que dirige el jurista asesora al indocumentado y le enfatiza que tiene derecho a un abogado, a permanecer en silencio, a llamar a su Consulado si no tiene antecedentes penales y a tener un juicio de migración. "Independientemente de su estatus migratorio la gente está protegida por la Constitución. Mucha gente no lo sabe. Le decimos a quienes no tengan papeles que procuren tener su pasaporte válido porque en el caso de tener que enfrentar un proceso de deportación es bueno que tengan todo listo para hacer trámites que pueden ser complicados para ellos y para la familia que pueda quedar acá. Muchos son indocumentados, pero sus hijos por haber nacido acá son ciudadanos estadounidenses. No hay familias en las que sean todos indocumentados Todas las familias son mezcladas", señaló Ramírez. "Hay una preocupación grande en la comunidad", aseguró Ramírez que ha capacitado en charlas al staff del Consulado uruguayo en Nueva York y de otros países latinoamericanos.

De acuerdo al último relevamiento de la Dirección General para Asuntos Consulares y Vinculación de la Cancillería los uruguayos que residen en Estados Unidos son aproximadamente unos 70.000. Del total de los uruguayos que viven en el extranjero (529.620), esta cifra representa aproximadamente el 13%. Estados Unidos, es el tercer país extranjero donde hay más uruguayos. Argentina con 212.800 y España con 80.000, ocupan el primer y segundo lugar. Estados Unidos recibió tres grandes "olas" de uruguayos. La primera se produjo entre 1960 y 1975 y los emigrantes se radicaron mayoritariamente en Nueva Jersey y Nueva York. Otro flujo ocurrió entre 1982 y 1984 y un tercer grupo partió entre 1999 y 2003. Según Suescun, muchos uruguayos que emigraron tras la crisis de 2002 ya dejaron ese país.

En Nueva Jersey hay muchos indocumentados. En Nueva York los residentes uruguayos en Manhattan, en general son residentes legales y en muchos casos profesionales. Pero en la zona también neoyorquina de Queens hay muchos indocumentados, según Ramírez.

También hay una colectividad uruguaya importante en Florida, en torno a Miami y en Houston (Texas) donde la vida es más barata que en Nueva York o California. Los uruguayos residentes en Estados Unidos son asistidos a través de cinco consulados generales: Washington, Nueva York, Los Angeles, Chicago y Miami. En 2016 volvieron de Estados Unidos al país 186 uruguayos que se presentaron ante la Oficina del Retorno de la Cancillería.

Algunos uruguayos no están atemorizados. Alfredo Filpi, que emigró en 1969 y tiene un negocio gastronómico en Long Island (estado de Nueva York) dijo a El País que "hay un poco de temor pero no es para tanto, en la prensa están asustando a la gente, están haciendo redadas solamente a personas acusadas de abusos sexuales o de manejar borrachos".

Un enclave.

En Elizabeth hay varios locales gastronómicos uruguayos. Está la pizzería “Montevideo” cuyos dueños abrirán pronto el restaurante “El Leño”. También está la panadería “Rou”, “Ruben Empanadas” y el restaurante “La Nona”. En el club “Uruguayos Unidos”, fundado en 2009, se realizan espectáculos de murga, candombe y folklore.

EFECTOS COLATERALES.

Trámites en embajada no han cambiado.

El nerviosismo y la confusión en torno a la nueva política de migraciones del gobierno de Estados Unidos encabezado por Donald Trump se vive también a nivel local, lo que ha multiplicado las consultas de ciudadanos uruguayos radicados en el país ante la Embajada estadounidense en Montevideo.

El aumento de las consultas obligó a la representación diplomática a emitir un comunicado la semana pasada en el que sostenía que "en vista de la información que ha circulado en la prensa local y en algunos medios digitales, informamos que por el momento el proceso de solicitud de visas en el consulado de Estados Unidos en Montevideo, para quienes viajan con pasaporte de Uruguay no ha sufrido cambios" y agregaba que "sigue siendo necesario solicitar una visa de no inmigrante para ingresar como turista a Estados Unidos con pasaporte de Uruguay".

Según pudo saber El País la Embajada se vio obligada a emitir el comunicado después del aluvión de consultas recibidas a raíz de una noticia falsa aparecida en varios portales de noticias apócrifos que sostenía: "El presidente Trump aprueba ley que exime a Uruguay de visa".

La noticia falsa de propagó a través de la red social Facebook e hizo estallar los teléfonos de la sede de la representación en el montevideano barrio Palermo.

Funcionarios de la Embajada iniciaron una pesquisa para conocer el origen del titular ficticio y terminaron comprobando que el mismo se repetía en nueve ocasiones siempre con nombres de países latinoamericanos distintos.

Otro origen de la confusión es que varias páginas digitales o mensajes a través de las redes sociales proponiendo intermediar en los trámites a realizar ante la Embajada para la solicitud de la visa de turista, exigían pagos o datos personales de los interesados.

Fuerte arremetida contra los inmigrantes ilegales.

El gobierno de Estados Unidos anunció el martes nuevas directrices que anticipan una arremetida indiscriminada contra la inmigración ilegal y que dejarían expuestos a la deportación a casi todos los 11 millones de indocumentados que viven en el país. En dos circulares internas, el secretario de Seguridad Interna (DHS), John Kelly, ordenó la contratación de 15.000 nuevos empleados para la patrulla fronteriza (CBP) y la agencia de control migratorio (ICE), y abandonó de manera explícita la política de los pasados dos gobiernos de buscar maneras con el Congreso para retener en el país al grueso de los 11 millones de inmigrantes que viven clandestinamente en Estados Unidos. "Todos aquellos en violación de las leyes de migración pueden ser sujetos a procedimientos de aplicación de la norma, incluyendo la remoción de Estados Unidos", indicó el DHS.

Las ordenes generaron pánico entre la comunidad inmigrante de Estados Unidos, donde millones de personas —la mayoría de ellos provenientes de México y América Central—, vislumbran su posible deportación por primera vez en décadas. Asociaciones de derechos humanos denunciaron una "cacería de brujas" y advirtieron que una "deportación masiva" rompería familias con arraigo en Estados Unidos y perjudicaría la economía.

Pero Kelly dijo que las órdenes eran necesarias para atacar un problema que ha "agobiado" los recursos públicos.

"El alza de la inmigración ilegal en la frontera sur ha agobiado las agencias federales y los recursos y ha creado una importante vulnerabilidad a la seguridad nacional de Estados Unidos", dijo en uno de los memorandos, que citó retrasos "récord" en las cortes inmigratorias.

Estados como California y Nueva York han anunciado que tendrán un política más benigna hacia los migrantes.

Las nuevas reglas facilitan a los agentes fronterizos y de inmigración la rápida deportación de cualquier indocumentado que encuentren, con pocas excepciones.

Aquellas personas sin antecedentes criminales también podrán ser deportadas. El gobierno anterior de Estados Unidos no daba prioridad a su expulsión. ( AFP )

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)