vea la fotogalería

Naturaleza en riesgo fue estampada en la piel

A fines de abril, se desarrolló en La Plata, Argentina, el Primer Festival Internacional de Body Painting que convocó a diez artistas preseleccionados, procedentes del país anfitrión, Chile, Brasil, Colombia, Venezuela, Estados Unidos, España e Inglaterra.

Concurso de Body Painting. Foto: gentileza Mariela Gotuzzo
Concurso de Body Painting. Foto: gentileza Mariela Gotuzzo
Concurso de Body Painting. Foto: gentileza Mariela Gotuzzo
Concurso de Body Painting. Foto: gentileza Mariela Gotuzzo
Concurso de Body Painting. Foto: gentileza Mariela Gotuzzo
Concurso de Body Painting. Foto: gentileza Mariela Gotuzzo
Concurso de Body Painting. Foto: gentileza Mariela Gotuzzo
Concurso de Body Painting. Foto: gentileza Mariela Gotuzzo
Concurso de Body Painting. Foto: gentileza Mariela Gotuzzo
Concurso de Body Painting. Foto: gentileza Mariela Gotuzzo
Concurso de Body Painting. Foto: gentileza Mariela Gotuzzo
Concurso de Body Painting. Foto: gentileza Mariela Gotuzzo

En el Hall Central del Pasaje Dardo Rocha, la artista plástica uruguaya Mariela Gotuzzo presentó un trabajo que la distinguió con el segundo premio. El año pasado, como antesala, ya había concursado en el certamen que organizó la AMRA (Asociación de Maquilladores de la República Argentina) y ganó el primer premio con su ayudante Lorena Villegas.

Medio ambiente.

Para la última presentación, Gotuzzo debió entregar una muestra de sus obras anteriores y un boceto de la propuesta en relación al tema planteado como prioridad: concientización ambiental y conservación del agua.

"Había que elaborar un diseño sobre cómo el hombre va destruyendo el planeta y hacer también una defensa de lo propuesto", dijo a El País la artista Mariela Gotuzzo.

Como se ve en las fotos de esta página, la presencia del agua está presente en el frente y el dorso del cuerpo pintado, pero en dos zonas celestes reducidas, no en toda la superficie. Gotuzzo elaboró alrededor elementos simbólicos, como la calavera en el frente y un ave del paraíso cuya cabeza es otra calavera en la espalda. El recurso, si bien ya usado desde la Edad Media y el Renacimiento, se retoma como un recordatorio del mal rumbo de la producción humana que revela vanidad, poco arrepentimiento, y agudiza el maltrato a la naturaleza en general, desconociendo el poder reinante de ésta.

En la composición de brazos y piernas de la modelo se observa una tierra reseca y resquebrajada, que mantiene el tono apocalíptico del discurso de la artista.

"Si hay algo natural, como la destrucción del planeta por sí mismo, el hombre acelera ese proceso y debería volver atrás, reconciliarse con la naturaleza, que lo puede destruir a él. De hecho, ahí está esa suma de fenómenos que se están dando en todo el mundo: la erupción de volcanes, los terremotos y maremotos. La naturaleza está poniendo sus fuerzas en la puja; en mi interior siento que gana la naturaleza, va a terminar destruyendo al hombre".

La técnica.

Para hacer la pintura fundida en el cuerpo humano, Gotuzzo empleó 12 horas, repartiendo tareas con su ayudante Lorena Villegas.

"El boceto era muy complejo en cuanto a técnicas, colores y dibujo. Utilizamos setenta pinceles, esponjas y dos aerógrafos; con técnicas mixtas. Todo lo que se pusiera sobre el cuerpo debía ser reciclado. No estaba autorizado ni las pestañas postizas. En el pelo usé ramas de sauce eléctrico entreveradas entre la tiara y un nylon quemado que se ve dorado, (eran bolsas de supermercado). Para las pestañas trabajé con cartón de cajas de remedios y sorbitos. Para las uñas usé las ramitas más finitas del sauce eléctrico".

En julio, Mariela Gotuzzo intervendrá en otro certamen de body painting en Austria, país en donde ha tomado varios cursos. El desafío allí será aún mayor, según lo confiesa.

"Ahí está la meca, gente que vive de este arte. Acá no se puede, no hay sponsoreo ni tampoco la posibilidad de trabajar habitualmente. Está la zafra de Carnaval, que es un poco abrumadora, y la mayor parte de la veces es solo self painting, el maquillaje de los rostros y no body painting, la pintura de todo el cuerpo, que hice por ejemplo con la murga La Gran Siete, aquello fue tan transgresor que creo que no lo volveré a hacer; estuve tres meses para convencerlos ... (risas)".

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)