EL DISCURSO SEGÚN PASAN LOS AÑOS

Museo del Tiempo está cada vez más distante y reducido

Proyecto portuario de Buquebus achica propuesta del gobierno de Mujica.

El 8 de abril de 2013, la Presidencia de la República publicó en su página web que el Museo del Tiempo sería inaugurado "en un plazo no mayor a dos años", en la Rambla Sur, junto al dique Mauá.

"Incluye el Museo del Historia Natural, los espacios exteriores y la posible creación de una torre observatorio. Este año se conformará la fundación que administrará sus actividades, integrada por los ministerios de Educación, Industria, Economía, IMM y Universidad de la República", agregaba la comunicación de Presidencia.

Pero en 2015, la ministra de Educación y Cultura, María Julia Muñoz, fue contundente al señalar que el proyecto no forma parte de las urgencias del gobierno de Tabaré Vázquez: "Se va a hacer si se consigue financiamiento, no se va a hacer con presupuesto y tampoco hay apuro. No está entre las prioridades para nada", señaló la secretaria de Estado.

En abril de este año surgió una alternativa. El Poder Ejecutivo declaró "de interés" la propuesta del empresario Juan Carlos López Mena para construir allí la nueva terminal de Buquebus, una iniciativa incluye un moderno hotel, una construcción vidriada con forma de pirámide, numerosos estacionamientos y también el rezagado Museo del Tiempo.


Si no puede ver la imagen haga click aquí

Aunque el proyecto cuenta con el visto bueno tanto del Ministerio de Transporte y Obras Públicas como de la Intendencia de Montevideo, a fines de julio el cruce de fuerzas en el oficialismo le puso un primer palo en la rueda.

El gobierno introdujo un artículo en la Rendición de Cuentas que autorizaba al Ejecutivo a enajenar el "predio Mauá", en la rambla a la altura de la calle Andes, el cual finalmente tuvo que ser retirado de la discusión parlamentaria por la falta de acuerdos en la interna del Frente Amplio. La inversión privada propuesta por Buquebus, de unos US$ 200 millones, sería la más importante para Montevideo en lo que va del siglo XXI.

Recortado.

La propuesta original para la Rambla Sur incluía la instalación del Museo Nacional de Historia Natural en el antiguo "edificio del reloj", el cual carece de local desde hace 17 años.

El Museo del Tiempo propiamente dicho se instalaría en las antiguas carboneras, frente a las cuales, en un espacio junto al río, se construiría un paseo abierto al público. El proyecto global también incorporaba una "torre observatorio".

Salvo el "edificio del reloj", la iniciativa de Buquebus descarta las otras construcciones planificadas por los arquitectos y proyectistas que trabajaron para el gobierno. Y elimina las carboneras, pese a que gana un considerable espacio al río.

El arquitecto Daniel Giménez fue una de las personas que asesoró en la parte de obras y en las bases para las licitaciones. El profesional explicó a El País que la torre no se encontraba en el proyecto original.

"Estaba la idea en la propuesta museística de generar una torre observatorio, que no llegó a formar parte de ningún plano porque se iba a desarrollar en un futuro. Había un tema de viabilidad económica, porque una torre que tiene como destino ser únicamente un observatorio, hay que pensarla muy bien. Hay que ver cuánto la gente puede llegar a pagar por hacerla y lo que se puede cobrar por subir", indicó.

Giménez dijo que el Museo Nacional de Historia Natural tampoco formaba parte del "paquete básico" del proyecto. "Eran cosas a desarrollar", precisó. La iniciativa definía por sobre todas las cosas las bases del Museo del Tiempo y del paseo público. "La inversión rondaba los 12 o 14 millones de dólares", recordó el arquitecto.

Preguntas.

A nivel político, el proyecto de Buquebus no solo molestó a algunos sectores del Frente Amplio. En lo que respecta al Museo del Tiempo, también preocupa a legisladores de la oposición. El edil Daniel Martínez, del Partido Nacional, es uno de ellos.

"¿Cuál es la opinión de la Intendencia respecto al nuevo proyecto de Buquebus y a la relación de esta inversión privada con el proyecto original del Museo del Tiempo? ¿Se han hecho consultas con la Comisión Nacional de Patrimonio sobre los cambios?", se preguntó el edil.

Martínez también considera que la Junta Departamental debería formar parte del proceso de discusión, "en tanto supone decisiones importantes sobre gestión de políticas públicas departamentales, con alcances e impactos de importancia".

EN UN CAJÓN.

Patrimonio edilicio, cultura e hipocrecía.

En una columna titulada "La hipocresía", el arquitecto Alfredo Ghierra manifestó a través de su página de Facebook su molestia porque el proyecto del Museo del Tiempo haya terminado en un cajón de escritorio.

"Luego de un nuevo fin de semana del Patrimonio me encuentro con la noticia de que el Museo del Tiempo, proyecto de arte y ciencia a realizarse en la antigua Compañía del Gas en la Rambla Sur, no solo aplaza su realización sino que probablemente la hipoteca para siempre. Es que el Ministerio de Cultura, el mismo que organiza el fin de semana del Patrimonio, junto al Ministerio de Obras Públicas, está gestionando la entrega de este predio a la empresa Buquebus para la instalación de su nueva terminal marítima", escribió el arquitecto.

Durante la última elección municipal, Ghierra fue "candidato a intendente" en una falsa campaña electoral que reunió a un equipo de arquitectos, diseñadores y artistas que pretenden mejorar la ciudad de Montevideo. Este movimiento creativo hizo que algunos medios difundieran sus ideas de cambio para la capital.

"¡Qué maravilla sería llegar a Montevideo por Buquebus y tener en la puerta de entrada a la ciudad un museo de arte y ciencias aplicadas, con oceanário incluido, en lugar del obvio centro comercial con free shop!", agregó Ghierra.

Según su concepción original, el objetivo general del Museo del Tiempo es "proveer estímulos a favor del conocimiento científico, la metodología científica y la opinión científica en torno a la realidad natural y cultural de Uruguay, en un espacio de entretenimiento y recreación".

Como complemento de este proyecto, el año pasado se instalaron en la rambla una serie de mojones que configuran la llamada "Tira del Tiempo y de la Vida", una línea a través de la cual se expone la evolución del Universo. Estas placas al aire libre representan sucesos que marcaron un antes y un después en la evolución de la vida a través de 4.000 millones de años.

A lo largo de 20 kilómetros de rambla, cada paso implica 100.000 años de historia, llegando hasta el homo sapiens, que se pensaba implantar a la entrada del predio donde se prevé construir el Museo del Tiempo.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)