APORTES AL BPS

Murro reconoció que hay informalidad estatal

Opinó que caso de secretaria de Orrico removerá el tablero.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Murro recibirá informa del BPS sobre formalización de empleados. Foto: archivo El País

El ministro de Trabajo y Seguridad Social (MTSS), Ernesto Murro, estima que el episodio de la secretaria del exdiputado Jorge Orrico, "va a remover el tablero" y generará una mayor formalización en partidos políticos y Estado donde siempre se presumió de la inexistencia de funcionarios en la informalidad aunque en la práctica se han encontrado miles de casos en falta con las disposiciones.

La próxima semana Murro espera tener un informe del Banco de Previsión Social (BPS) sobre la formalización dentro de los partidos políticos.

Hoy el ministro no tiene información de cuán extendida pueda estar la situación, aunque ha dejado en claro que bajo su Presidencia en el BPS se dieron casos que fueron regularizados.

Por lo pronto, además del episodio de la secretaria del exdiputado, el viernes se conoció que no es la única empleada en negro dentro de Asamblea Uruguay. Mercedes De Toro, encargada de actualizar la página web del sector del ministro de Economía Danilo Astori dijo a El País que estuvo tres años sin que le hicieran aportes (desde 1995 a 1998), y por tal motivo debió esperar un año y medio para que el BPS le otorgara la jubilación.

Dentro del Estado también existe la presunción de que la informalidad es cero. El informe "Estudios sobre Trabajo y Seguridad Social" de agosto del MTSS sostiene que "como era de esperar, todos los ocupados que trabajan en el sector público lo hacen en condición de formalidad" y señala que el dato "resulta relevante, más aun teniendo en cuenta que el 14,6% de los ocupados durante el año 2015 se encontraba empleado en el sector público".

En el relevamiento se plantea que los cuentapropistas (ya sea con o sin local o inversión) así como los miembros del hogar no remunerado "presentan tasas de desprotección social muy elevadas" entre un 60% y más de un 90% y que entre los asalariados privados el 15% está en la irregularidad.

Sin embargo, Murro admite que la presunción de cero irregularidad en la práctica ha demostrado no ser así. "Mientras yo fui presidente del BPS tuve planteos del sector público o municipal sobre irregularidades. En mi época formalizamos 2.000 cocineros y auxiliares de servicio de las escuelas en acuerdo con Primaria y en ASSE otro tanto en las comisiones de apoyo", recordó Murro.

A tal punto fue la formalización que se realizó que "una de las causas más importantes del aumento de los funcionarios públicos en los últimos años es su regularización".

El exsubdirector de la OPP, Conrado Ramos, —quien renunció en 2010 por discrepancias en la línea de conducción— había expresado a El País el año pasado que durante su gestión se regularizaron varios contratos de vínculos con el Estado que se mantenían desde hace más de 15 años en la informalidad. El secretario general de la Confederación de Funcionarios del Estado, José Lorenzo López dijo a El País que no les han llegado denuncias ni tienen datos sobre la existencia de irregularidades dentro del Estado, aunque reconoció que "no podemos estar seguros de lo que ocurre en las empresas tercerizadas de limpieza, mantenimiento, que si bien son privadas trabajan para el Estado".

El ministro dijo que la clave es que "hay que tratar a todos por igual, desde la gran empresa al almacenero y al Estado", por lo que las sanciones deberían ser iguales.

"Esto va a remover el tablero, espero que se use en muchos casos para regularizar la situación".

Este año Trabajo recibió 1.677 denuncias de trabajadores.

"La difusión de este caso (por la secretaria del exdiputado Jorge Orrico) hace que el trabajador sienta que si denuncia, el Estado lo protege", dijo el inspector de Trabajo Gerardo Rey.

En el primer semestre del año el Ministerio de Trabajo y Seguridad Social recibió 1.677 denuncias de trabajadores del sector público y privado por falta varios motivos. El volumen es similar al del año pasado, según Rey, si se toma en cuenta que en todo 2015 se recibieron 3.462 denuncias.

Rey explicó que el 47% de las denuncias está relacionada con salarios impagos, pago fuera de fecha, suba porte o informalidad. Estos aspectos no son inspeccionados a nivel público, aclaró Rey, quien dijo que otros organismos como BES y la Oficina de Servicio Civil se encargan al respecto.

Por otra parte "viene lentamente registrándose un poco menos de denuncias en salud y seguridad en el trabajo por la baja en accidentes donde pesa mucho la construcción que es el sector que motiva entre seis y siete de las actuaciones", dijo Rey. Por otro lado, agregó, "crecen un poco las denuncias por represión sindical, acoso sexual, acoso laboral". De estas en el primer semestre hubo 287 y en todo 2015, 544 denuncias.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Edinson Cavani festejando su gol número 151 con la camiseta del PSG

Cavani no quiere hablar del récord de Zlatan

Max caracteres: 600 (pendientes: 600)