INDUSTRIA EN PROBLEMAS

Murro gestiona el pago de sueldos en Molino Dolores

Sostuvo que Fanapel resiste ideas del Ejecutivo para reabrir.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Murro se muestra más optimista respecto al Molino Dolores que a Fanapel. Foto: Valeria Gil

El ministro de Trabajo y Seguridad Social, Ernesto Murro, se reunió ayer en Colonia con los sindicatos de Fanapel y Molino Dolores por la difícil situación que enfrentan los trabajadores de ambas empresas que podrían perder su fuente laboral. Murro se comprometió a hacer gestiones para que se paguen los salarios a los trabajadores del molino y evitar su cierre porque considera la empresa que puede tener buenas perspectivas

En enero el Molino Dolores anunció el envío de toda su plantilla de trabajadores al seguro de paro. "El motivo que nos da la empresa para enviar a los trabajadores al seguro es que todas las cuentas quedarían embargadas por los acreedores, y uno de ellos es el Banco República", dijo a El País el coordinador de la Federación de Obreros y Empleados Molineros y Afines, Federico Barrios. La empresa conformada por los socios Molino Dolores y Cereoil —principal exportadora de cereales en el país— entró en concurso judicial hace unos meses. En total entre los dos socios emplean a más de 300 trabajadores en Dolores. La segunda localidad de Soriano está enclavada en una zona fuertemente agrícola. La fábrica elaboraba distintos tipos de harinas y había realizado exportaciones a Brasil para elaboradoras de pastas y empresas panificadoras. Según el sindicalista, Nelson Mas, la banca privada acreedora del molino "no quiere negociar" y sostuvo que "el empresario no quiere solucionar". La actitud del Banco República es más abierta al diálogo, señaló. Si bien la empresa prometió pagar los salarios de enero (algo que gestiona Murro), Mas señaló que "hay rumores no muy alentadores"

En cuanto a Fanapel, ubicada en Juan Lacaze, donde trabajaban unas 300 personas de manera directa e indirecta, esta semana comunicó a su personal que no están dadas las condiciones para que reabra en el mediano plazo. Sus exportaciones a Argentina venían declinando y sus pérdidas rondaban los US$ 400.000 mensuales. Una comisión con representantes del gobierno, de Fanapel y sindicales se ha reunido para buscar soluciones y lo volverá a hacerlo esta semana, pero la empresa sostiene que los elevados costos le impiden retomar la producción que suspendió en diciembre. Murro sostuvo que la empresa ha puesto "algunas resistencias a algunas iniciativas que ha hecho el Poder Ejecutivo" (el gobierno ofreció una rebaja del 25% en la tarifa eléctrica para Fanapel y mejorar los reintegros a las exportaciones que recibe). "Es un tema muy complicado. Ahora nosotros esperamos que juegue la empresa", señaló Murro.

"Emergencia social" lacazina

El presidente del sindicato de Fanapel, Marcelo Olaverry, auguró "una emergencia social muy grave" en Juan Lacaze si cierra Fanapel. "Creemos que la empresa no quiere arrancar. Tenemos que mirar hacia adelante", dijo Olaverry. Recordó que en pocas semanas terminará la cobertura del seguro de paro para los obreros.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)