Cumplía prisión domiciliaria desde agosto del año pasado

Murió Blasi, el empresario que mató a su propio hijo

El empresario Omar Blasi, de 84 años de edad, procesado por el homicidio de su hijo Alejandro, de 48, falleció en la mañana de ayer en el sanatorio Mautone de Maldonado donde había sido internado días atrás por el grave estado de salud que lo aquejaba.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
La defensa sostiene que "la conmoción pública" del caso generó "una distorsionada visión de la realidad".

Blasi cumplía arresto domiciliario desde el 27 de agosto del año pasado cuando la Justicia accedió al pedido de su abogado, Edison Vilizzio.

El empresario había sido procesado por la jueza Patricia Borges por un delito de “homicidio muy especialmente agravado”, el 29 de marzo del 2014. Luego de un breve pasaje por una dependencia policial fernandina fue alojado en el Comcar. Su hijo Alejandro murió en las primeras horas de la noche del 25 de marzo asesinado de tres balazos efectuados a muy corta distancia, cuando se encontraba en su camioneta acompañado de su padre Omar.

El homicidio ocurrió en los depósitos que ambos tenían en la zona de El Pantanal al norte de la capital departamental.

Su abogado defensor presentó un recurso de reposición y apelación en subsidio contra el auto de procesamiento de su cliente, alegando la inocencia del empresario. “Debe apreciarse que no hay prueba alguna de la existencia de elementos ni tangenciales que incriminen a Blasi, porque no existen”, dijo Vilizzio.

Blasi tenía varios antecedentes criminales, entre ellos el robo a mediados de los años sesenta de la institución bancaria donde trabajaba.

Luego estuvo involucrado en el caso de los tres asaltantes argentinos abatidos por la policía en el edificio Liberaij.

Los tres delincuentes estuvieron horas antes en la casa de Blasi, quien los ayudó a encontrar un escondite cuando toda la policía de Montevideo estaba en su búsqueda por la muerte de un policía. Como agradecimiento, uno de los ladrones colocó un fajo de billetes en la cuna de su hijo. Era Alejandro.

Se cree que Blasi envió a los tres argentinos al edificio donde la policía había tendido una trampa. En los años 90, Blasi fue enviado otra vez a la cárcel por delitos económicos. 

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)