POLÉMICA

Murciélagos rabiosos dan lugar a quejas y denuncias

Piden una campaña sanitaria nacional contra la rabia y la vacunación obligatoria para los perros y gatos.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Foto: AFP

Más de una denuncia sobre carencias sanitarias se han presentado a raíz de la aparición en Pocitos de un murciélago insectívoro portador de rabia.

El resultado del examen del animal, que estuvo a cargo de la Comisión Nacional Honoraria de Zoonosis, se conoció públicamente por información que circuló primero entre veterinarios y después en la prensa. Pero no hubo un pronto reporte oficial.

Ante esa situación, el diputado nacionalista Gastón Cossia afirmó en sesión parlamentaria que en Uruguay no hay un mecanismo de alerta o de respuesta.

"El Instituto Antirrábico ya no existe. El Centro de Atención al Mordido no existe más porque ha sido desmantelado por el Ministerio de Salud Pública. No hay una campaña sanitaria contra la rabia. Existía una Comisión Honoraria de Lucha contra la Rabia, pero no se ha vuelto a reunir".

Entre otros factores alarmantes, Cossia sostuvo que mientras hay 1.700.000 perros en el país, no se cuenta "con la infraestructura necesaria para combatir la eventual aparición del virus rábico, que puede ser una catástrofe para las vidas humanas".

Vacunación.

El último relevamiento que hizo la Cátedra de Inmunología de la Facultad de Veterinaria sobre anticuerpos en la población de perros vacunados en el Uruguay estableció que solo el 36% de los vacunados tenía los anticuerpos necesarios para defenderse del virus rábico.

Para Cossia, la vacunación antirrábica de perros y de gatos debería ser obligatoria. Expertos de la Academia Nacional de Medicina y de la Academia Nacional de Veterinaria han advertido también que la única barrera para la rabia es la vacunación de al menos un 70% de la población de perros y de gatos de todo el país.

Desde 2001 no se ha realizado sin embargo una campaña de vacunación antirrábica de alcance nacional. Cossia indica que aunque el último caso en seres humanos se reportó en 1964, Uruguay no está libre de la enfermedad. Por otro lado, en los últimos diez años se reportaron más de 98 focos, con más de 300 animales afectados, la mayoría bovinos y equinos. Fue clave en la diseminación de la enfermedad el rol del murciélago hematófago o chupador de sangre.

Enrique González, a cargo de la sección Mamíferos del Museo de Historia Natural, dijo a El País que en condiciones naturales 1 de cada 1.000 murciélagos tiene rabia. Cuando un ejemplar demuestra un comportamiento no habitual, como aparecer volando de día o caminando por el piso, es posible que tenga la enfermedad declarada, pero no siempre. Solo entre 1 y 10 de cada 100 de esos animales que se salen de la rutina padecen rabia.

Transmisión.

El contagio entre murciélagos o a otros animales siempre se da a través de la saliva; apenas el murciélago muerde, el virus no correrá por la sangre sino por los nervios, para acumularse en el cerebro.

En Uruguay, dijo González, no hay registros de muertes de personas a raíz de la rabia transmitida tanto por murciélagos insectívoros como hematófogos.

Prevenciones cara a cara con vampiros

Enrique González, que preside el Programa de Conservación de los Murciélagos en Uruguay, dijo a El País que la presencia de ejemplares con rabia no es preocupante, aunque recomienda que no se los toque con las manos porque se defenderán mordiendo. En tal caso habrá que darse la vacuna antirrábica. Para perros y gatos se recomienda la vacuna como forma de prevención.

Humedad y veranillo despiertan murciélagos.

Hay murciélagos que se refugian en árboles, colgando del follaje o en rendijas debajo de las cortezas, o en huecos. Muchos otros se introducen en viviendas, por ejemplo en la doble pared de los cajones de las cortinas de enrollar o entre el quincho y la chapa.

Esto puede darse en cualquier época del año; lo que cambia con el frío es que los murciélagos hibernan, o sea que bajan su actividad y se mantienen más tiempo dentro de los refugios.

Eduardo Caviglia, a cargo desde hace dos décadas de la empresa de fumigaciones y exterminaciones ACO, dijo a El País que en los últimos días han debido realizar trabajos ante llamados por la presencia de murciélagos.

"En esta época no deberían tener actividad, porque los murciélagos insectívoros se alimentan justamente de mosquitos, cascarudos o mariposas, pero como hubo días con temperaturas un poco más altas de lo habitual y también más humedad se ven moscas o mosquitos y hubo llamados por murciélagos pero no con rabia. Se da un poco de pánico en la gente", contó a El País Eduardo Caviglia.

Después que se eliminan los murciélagos con venenos el paso siguiente es efectuar la oclusión de ventanas o de los huecos por donde pueden ingresar otros.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te puede interesar
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)