fue crítica con la actual dirigencia sindical; “las bases les cuesta más trabajo”

Muñoz pide apoyar a Vázquez; "no se busca derrotar a sindicatos"

Para la ministra de Educación, María Julia Muñoz, del enfrentamiento del gobierno con los sindicatos de la educación pública por el presupuesto "vamos a salir todos amigos", y aseguró que "la esencialidad todavía no está reglamentada como para que existan sanciones por incumplimiento, todavía pueden reflexionar" y levantar los paros.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
La ministra de Educación se hizo presente en la base Atahualpa. Foto: F. Ponzetto

Muñoz hizo referencia ayer en un comité de base del barrio Prado a la ríspida relación que atraviesa el gobierno de Tabaré Vázquez con las diferentes ramas sindicales de la educación pública. La ministra, que llegó sobre las 16 horas al comité Atahualpa, se encontró en el lugar con Juan Andrés Roballo, (prosecretario de Presidencia y exdirector de la Inspección de Trabajo en el gobierno de José Mujica), con el alcalde del Municipio C, Rodrigo Arcamón, y con Álvaro Vázquez, hijo del presidente.

La ministra no anduvo con muchos rodeos para hablar del decreto de esencialidad que impuso Vázquez a los docentes, que no van a dar clase como medida de protesta ante la discusión del presupuesto quinquenal. En este sentido, Muñoz remarcó que "el Frente Amplio y el presidente no quieren derrotar al movimiento sindical, no quieren estar en contra del movimiento obrero, eso es de cajón; a Tabaré todos lo conocemos y es por segunda vez gobierno".

Los sindicatos.

Muñoz envió un mensaje directo a quienes a diario la abuchean y le dedican cánticos en las manifestaciones. "Muchos de los que hoy están acá no vivieron la represión que nosotros vivimos y por eso cuando se habla de represión o de pachecato, los viejos decimos que no saben de lo que hablan estos gurises; igualmente me parece bien que estén en las calles porque en la calle es donde se toma conciencia de que el pueblo lucha por mejorar", sentenció. Y siguió explicando que "momento complejo es el Presupuesto, de más está decir que cada vez que se discute el Presupuesto es complejo, hoy tenemos la gratitud de poder estar en la calle, antes nos baleaban".

Muñoz indicó que no le preocupan las críticas que le hacen respecto a que no puede ser ministra de Educación "porque no sé nada del tema". "No creo que se deba saber de todo, ni siquiera para ser presidente, menos para ser ministra, porque uno en definitiva es un secretario nomás y hay compañeros conmigo que sí saben, no me preocupa demasiado la crítica", dijo.

En la misma línea, Muñoz se refirió a algunos jóvenes que estaban presentes en la reunión y señaló que son los que tienen que "involucrarse para que los cambios se sucedan, por eso de todas las canciones del momento la que más me ha gustado es la de poropopó poropopó María Julita jubilación. Si la cantan donde esté yo me prendo con ellos, por mi no tengo problema", indicó la jerarca que despertó la risa de los presentes. Entre los militantes se podía observar cómo les llamaba la atención la gesticulación espontánea de la ministra mientras esperaban su turno para hablar.

El decreto de esencialidad que rige para la educación desde el lunes 24 era motivo de diálogo continuo en el comité de base. Los militantes charlaban entre ellos del tema e incluso le plantearon su disconformidad con la resolución a la ministra.

Una mujer, que dijo ser agrónoma especializada en economía le recriminó a Muñoz el camino que tomó el gobierno ante la paralización de las clases en Primaria, Secundaria y UTU. "La medida de la esencialidad fue un error, te lo digo como frenteamplista, fue un error", le remarcó.

"Lo peor es no haberlo discutido, fue como una cosa que nos cayó a todos de arriba. Con los servicios de recolección de basura en el anterior gobierno, una medida de este tipo se discutió entre todos durante una semana porque había que medir todas las consecuencias que podía tener esto", dijo la mujer.

"Esta medida fue equivocada porque fue tomada muy rápido y sin haber analizado mucho. Yo pienso que la autocrítica es la herramienta fundamental para una posición de izquierda, la participación y la discusión son la base", determinó mientras tomaba mate, y fue más allá aludiendo a la campaña electoral: "los compañeros del Frente Amplio se necesitan no solamente para salir a juntar votos sino para estas instancias también; tenemos que tener la capacidad de decir me equivoqué, eso es una herramienta de izquierda que nos diferencia".

Por su parte, Muñoz no se apartó de la resolución tomada y dijo que "ahora tenemos un problema importante y todos tenemos la voluntad de salir de la mejor manera posible. Ayer (por el viernes) Ernesto Murro (ministro de Trabajo) hizo una reunión con todos los gremios de la enseñanza y se escribió dejar de lado la esencialidad y que se levanten los paros. Más allá de todo tenemos que decir que el Ejecutivo tiene cinco días para reglamentarla, por lo cual aún no está reglamentada; pero además si se retira todo no habrá ninguna sanción, eso lo ofreció el presidente por el incumplimiento de la esencialidad, entonces estamos a la espera de alguna mejora para instalar una mesa de diálogo", señaló Muñoz.

Apoyo al presidente.

La ministra también hizo un análisis político de la situación asegurando que "no se puede demostrar ante la oposición que dejamos solo al presidente, tenemos que demostrar más allá de todo que lo apoyamos y todos lo defendemos por la institucionalidad del país".

Muñoz también cargó dardos contra el senador nacionalista Luis Lacalle Pou. "Salimos de la situación en donde los niños comían pasto y cuando uno ve que el facilongo discurso del Cuquito que ahora está observando lo que hacemos, bueno… si hay algo bueno que tenemos es que somos entre todos nosotros oposición y gobierno, entonces están totalmente desorientados; yo no sé si eso es bueno pero es la realidad que tenemos".

Sindicalistas.

Muñoz remató su oratoria hablando de los actuales sindicalistas y comparándolos con los de antes: "no se tuvo claro todo, lo hemos hablado mucho con Murro, de que hoy a la dirigencia gremial le cuesta más el trabajo con las bases que lo que era antes; cuando tenías en una asamblea a un Richard Read (dirigente de la bebida) o un Negro Castillo (Juan Castillo, director nacional de Trabajo), daban vuelta a la gente con sus discursos. Hay compañeros de hoy que les cuesta más y eso es un dato de la realidad", aseguró la ministra de Educación.

SABER MÁS

Murro ve señal de sindicatos para acuerdo.


La resolución que ayer adoptó la asamblea de la Federación Uruguaya de Magisterio (FUM) fue recibida con beneplácito por el gobierno, que vio por allí un camino para solucionar el conflicto de la educación y levantar la resolución de esencialidad.

La FUM resolvió tres puntos: el primero insta al Poder Ejecutivo a levantar el decreto de esencialidad para "restablecer los ámbitos de negociación". El segundo indica que si eso ocurre, los sindicatos de la enseñanza "trasmitirán esta resolución comprometiéndose a considerar en sus asambleas el restablecimiento de los servicios". Finalmente plantea que el Poder Ejecutivo debe comprometerse a considerar un mensaje complementario del Presupuesto que contenga un "posible" convenio.

Para el gobierno, la ausencia de medidas de fuerza en la resolución abona el camino hacia un acuerdo. Hoy se reunirá la Federación Nacional de Profesores de Secundaria, que ya fijó paro para mañana.

Ese día también se reunirán los docentes de UTU y la Asociación de Docentes de Enseñanza Secundaria. El ministro de Trabajo, Ernesto Murro, dijo a El País que en la medida en que no se fijen nuevos paros se puede analizar el levantamiento de la esencialidad dado que las clases volverán a la normalidad.

Murro consideró a El País que la resolución de la FUM tomada ayer "es un paso en el camino de la solución" y destacó que "el gobierno sigue dispuesto al diálogo y la negociación". Dijo que el gobierno aguarda con expectativa las resoluciones que adopten el resto de los sindicatos de la enseñanza. "Ojalá den pasos que conduzcan a una solución", dijo. El jueves, Murro había señalado que el decreto de esencialidad no se cumplirá hasta el lunes, y que si persisten las medidas de fuerza el gobierno deberá analizar cómo hace para cumplirlo. La condición para levantar la esencialidad consistía en que los sindicatos, simultáneamente, dejaran sin efecto los paros. En la medida que no se fijan más medidas el gobierno entiende que se crea el clima para acordar, aunque la propuesta salarial es la misma.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)