La Intendencia advierte a los dueños que infringen normas

Las multas por perros podrían ir al Clearing

Hasta la tarde de ayer la Intendencia de Montevideo aplicó 30 multas por faltas cometidas por propietarios de perros: 22 por no utilizar correa, 6 por llevar canes "peligrosos" sin bozal y 2 —las primeras de su tipo— por no tener la bolsita para recoger las heces de los animales. Además, por primera vez una persona fue detenida por la Policía que actúa en los operativos.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Escena: el perro, sin correa, pasea por una zona donde personas hacen ejercicio. Foto: A. Colmegna.

"Llevaba dos perros que cumplían con la característica de ser amenazantes. Estaban sin correa y el dueño no tenía bolsa, no cumplía con ningún requisito. Le habló mal a los inspectores y se lo acompañó hasta la casa. En la casa pasó lo mismo y le habló de forma agresiva a la Policía. En función de eso, los policías le pidieron que los acompañara a la Seccional", explicó a El País el director de Comunicaciones de la Intendencia, Santiago Brum.

Como diera cuenta El País, los inspectores que aplican las sanciones no pueden solicitar documentos a los peatones. Esta tarea queda a cargo de la Policía, la que puede acompañar a la persona a su domicilio en caso que no tenga la documentación consigo.

Si el amonestado se niega a proporcionar su documento, la Policía puede detenerlo, informó Brum.

"La Intendencia está adherida al Clearing de Informes. Tenés 10 días por Puerta de Entrada para hacer los descargos o pagar la multa. Si la persona no paga, se la puede enviar al Clearing", agregó el director de Comunicaciones de la IMM.

Para el ingreso de un incumplimiento en la base de datos de Equifax-Clearing de informes el mismo debe corresponder a un monto superior a $ 250. La multa para quienes no recogen las heces de sus perros se paga después en la IMM y es de dos Unidades Reajustables ($ 1.670). En tanto, por llevar perros sin collar en la vía pública o para quienes adiestren sus animales en plazas, parques, playas y cualquier otro lugar de uso público no habilitado, el monto es de tres UR ($ 2.500). Por ingresar con perros a lugares previstos para juegos infantiles en parques, la sanción es de cuatro UR ($ 3.336).

Por último, en caso de la presencia de un perro peligroso sin bozal en un espacio destinado para niños, la multa asciende a cinco UR ($ 4.170).

Reacciones.

La fiscalización ha generado reacciones en la sociedad y también en el ámbito político. El edil nacionalista Diego Rodríguez Salomón dijo a El País que está "a favor" de que se controle la tenencia responsable de mascotas, aunque advirtió: "Hay decenas de policías recorriendo la ciudad para ver si los perros hacen caca, con la inseguridad que todos padecemos. ¿Por qué no se los destina a la vigilancia y a la protección de la integridad de las personas? ¿Cuánto puede durar esto que está haciendo la Intendencia? Esto es una cortina de humo para tapar los verdaderos problema que tienen los montevideanos".

A nivel social, en el boca a boca, redes sociales y medios de comunicación, la fiscalización ha tenido importantes repercusiones. La nota publicada por El País sobre la facultad que tiene la Policía de detener a los dueños de los canes fue ayer la más comentada en el portal.

Una mujer dueña de dos perros que acostumbraba a llevarlos a la rambla de Punta Carretas para que corrieran en el pasto cerca de la costa, optó ayer por cambiar de destino, luego de toparse con los inspectores municipales el día martes. "Fui a Villa Biarritz y también estaban allí. Me acerqué a hablar con ellos y les pregunté a dónde podía llevar a los perros para que corran, porque no los puedo tener todo el tiempo atados y encerrados en mi apartamento. No supieron qué decirme y vi que los inspectores tienen criterios diferentes", indicó la vecina a El País.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te puede interesar
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)