expresidente dijo que Constanza Moreira salió senadora de “garrón” 

Mujica: Vázquez "se la cree" y Astori no tiene "sex appeal"

Como ya pasó en 2009 con el libro Pepe Coloquios que levantó gran polvareda en medio de la campaña electoral de ese año, el ahora expresidente José Mujica va por el mismo camino en el libro Una Oveja negra al poder, de los periodistas Andrés Danza y Ernesto Tulbovitz que se presentó el domingo en Buenos Aires.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Dice que a sus sucesor lo ve "viejo" y que marca distancia porque "se cree eso de presidente" Foto: AFP

En el libro, de 303 páginas, editado por Sudamericana, Mujica es lapidario con su exvicepresidente Danilo Astori. "Pobre Danilo. Le falta sex appeal. Siempre está por ser presidente y va a seguir ahí porque no tiene picardía, le falta maldad. Danilo no tiene eso, es meramente racional y no llega al corazón de la gente. La gente piensa con el bobo también. Él es un profesor que da cátedra pero no te conmueve, no te roba una lágrima. Puede ser admirado, no querido. Pone distancia y la gente lo intuye. Otro problema que tiene es que habla en un lenguaje que la gente no entiende un carajo. Ese es un pecado capital para juntar votos. (…) Las masas no se comunican por power point, se comunican a la antigua", dice Mujica en el libro. "Danilo sufrió como loco en la campaña electoral conmigo. Una vez lo quise llevar a mear en medio de una multitud, a escondidas, y no pudo. Es muy formal. (…) Te pone la barrera y ahí es donde vos sentís la distancia de clase", señala Mujica, hoy senador por el MPP.

También desliza conceptos críticos hacia su sucesor, Tabaré Vázquez. "El otro día lo vi en su campamento cerca de Anchorena, cuando no hay maquillaje. Tabaré es de los que se producen. Pero lo vi sin nada, en la mitad del campo y está viejo. Psicológicamente, él y Astori están más viejos que yo. Ser joven es ser un poco loco y Tabaré no va a cometer ninguna locura", valoró Mujica. Y sobre Vázquez agregó que "él marca distancia porque se cree todo eso de presidente y acá nadie es más que nadie".

Quizás los mayores dardos estén dirigidos contra la senadora frenteamplista Constanza Moreira, en otro momento aliada de Mujica y que ahora respalda la candidatura a intendente de Montevideo del socialista Daniel Martínez y no la de Lucía Topolansky, esposa del exmandatario. "En el Movimiento de Participación Popular hay un fondo para los compañeros cuando están enfermos y después está el fondo Raúl Sendic. Constanza no puso un peso. Me dicen que es de izquierda pero su corazón es más capitalista que la puta madre. Salió senadora de garrón, igual que (Alberto) Couriel. No ha puesto ni un peso en la vida", disparó.

Del expresidente Julio María Sanguinetti, Mujica sostiene que "es un capo, un encantador de serpientes". "Conmigo se porta bárbaro. Trata de no chocar nunca. Es muy amable. Terminó su partido y ya está de vuelta en una cantidad de cosas", opinó. Del expresidente Luis Alberto Lacalle, opina que es un "aristócrata" y "un tipo oscuro y retorcido pero un gran político".

Sobre el funcionamiento del Estado confiesa que "estoy con las bolas por el piso de firmar viáticos". "Es una joda terrible. Les dije a todos los directores generales de los ministros que se dejen de joder con los viajes. La mayoría no sirven para nada", aseguró.

Mujica casi no usa computadoras. "Ahora, para las boludeces que dicen, se pueden meter todas las computadoras en el orto. Estoy podrido de leer boludeces", se queja.

Sobre el presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, dice que "no calza las botas" de Hugo Chávez, y sobre el papa Francisco que "va a ser un señor papa". Mujica dice que en su casa tiene "más de un fierro" y a veces sale "calzado".

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)