INVESTIGACIÓN

El muerto de La Floresta sería un alemán que vivía en Los Cerrillos

Policía Científica presentará hoy un informe al Juzgado.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
La Floresta se enfrenta a un misterioso asesinato. Foto: Archivo El País

La Policía Científica considera que identificó a la persona que fue encontrada el domingo 28 en la playa de La Floresta con las manos esposadas y un bolsa de nylon en la cabeza. Se trataría de un ciudadano alemán que residía en Los Cerrillos. El informe policial arribará hoy al juzgado penal de 1° Turno, cuyo titular es Marcos Seijas.

Por eso ayer el ministro del Interior, Eduardo Bonomi dejó entrever que la persona asesinada podía haber sido un extranjero. "Se podía pensar que (el crimen) no sucedió en Uruguay. También pudo haber ocurrido en Uruguay. Hasta eso hay que investigar", matizó el jerarca gubernamental.

El homicidio tiene todas las características de estar vinculado al crimen organizado: manos esposadas, las piernas atadas a la altura de los tobillos, cinta plástica tapando la boca, una bolsa en la cabeza y un precinto asegurándola.

El vocero de la Armada Nacional, Gastón Jaunsolo dijo a El País que el Departamento de Investigaciones de la fuerza (Divin) maneja varias hipótesis: el cuerpo pudo ser arrojado de un barco o haber sido asesinado en las costas uruguayas. "Se trabaja en todas las hipótesis. No hay ninguna concreta", advirtió.

Jaunsolo señaló que la autopsia realizada al cuerpo reveló que la víctima falleció por asfixia. "No se pudo saber si la muerte fue provocada por la asfixia causada por la bolsa de nylon o por inmersión" en el agua, agregó Jaunsolo en alusión a que el cadáver estaba en estado de descomposición.

Los investigadores de la Armada buscaban en el banco de datos de personas desaparecidas o de algún tripulante de un barco en un período de una semana hacia atrás.

Según los estudios forenses, la persona fallecida tenía entre 50 y 60 años y habría sido ultimado hace una semana. Estuvo en el agua por lo menos 90 horas.

Ayer, el tema se trató en el Consejo de Ministerios. Bonomi informó que la Justicia Penal de Atlántida solicitó intervención de Policía Científica para ayudar en la investigación y en la identificación de la víctima."La idea que Policía Científica analice qué cosas se podría encontrar con el hallazgo del cuerpo", dijo Bonomi en rueda de prensa.

En el último año, se sucedieron en el país crímenes a "la mexicana": personas con miembros cortados con sierra; restos de cuerpos desaparecidos o calcinados y manos y dedos cortados con machetes. Para los investigadores policiales, este tipo de crímenes están vinculados al tráfico de drogas.

Inmigrantes.

En la zona de Los Cerrillos, cerca de Parador Tajes por la ruta 47, viven familias de alemanes y suizos que se dedican a la cría de ganado o a la agricultura. Es tanta la influencia de europeos en la zona, que una carretera secundaria que une la Ruta 47 con el pueblo canario de Los Cerrillos, se llama "Camino de Los Alemanes".

La mayoría de los "viejos alemanes", como son recordados por los vecinos de Los Cerrillos, arribaron a Uruguay poco después de finalizada la Segunda Guerra Mundial.

"Hoy ninguno de ellos vive. Quedaron sus hijos", dijo un próspero operador inmobiliario de la zona a El País.

Más acá en el tiempo, una segunda oleada de inmigrantes alemanes y suizos se asentaron sobre la ruta 48, en la localidad de Las Brujas. Se trata de medio centenar de empresarios y personas retiradas. Alguno de ellos construyeron hermosas casas en la orilla del Río Santa Lucía y muelles para atracar embarcaciones.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Tags relacionados
Te puede interesar
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)