Implante subdérmico dejó de ser plan piloto y será ofrecido en hospitales

MSP incorporó nuevo método a la canasta anticonceptiva

El implante subdérmico ya no es un plan piloto: el Ministerio de Salud Pública (MSP) lo incorporó a la canasta de métodos anticonceptivos disponibles en Uruguay. Las mutualistas también podrán ofrecer este contraceptivo si los laboratorios deciden importarlos.

Después de haberse aplicado en su fase piloto —durante el 2014— en más de 3.000 mujeres en 14 policlínicas de la Administración de los Servicios de Salud del Estado (ASSE), el nuevo método anticonceptivo estará disponible (en un plazo de un mes y medio) en 25 centros en todo el país y en los hospitales Policial, Militar y Clínicas. Para cubrir estas necesidades el MSP ya adquirió en el exterior 8.000 implantes y en breve hará una nueva compra.

"Hoy por hoy ya no es un plan piloto, es un método más de anticoncepción de los que ofrece ASSE a sus usuarios. Como esto requiere que el personal que los coloca sepa hacerlo, no se hace en todos los lugares, sino donde está el médico capacitado para la colocación y la consejería", dijo a El País el responsable del Programa de Salud Integral de la Mujer del MSP, Rafael Aguirre.

En los 14 centros donde se instrumentó el plan piloto: Artigas, Rivera, Florida, dos en Canelones, Río Negro, Paysandú y siete en Montevideo se observó que entre los anticonceptivos ofrecidos las mujeres optaban por el implante. "Hasta se generaban listas de espera porque no teníamos la capacidad en horas de profesionales para colocar todos los implantes que las mujeres solicitaban", contó Aguirre, quien calificó al programa como "exitoso".

"Lo que hicimos fue un estudio para ver la aceptabilidad del método por parte de la población. Los métodos anticonceptivos van más allá de tener ventajas o desventajas y son siempre algo que está influido por lo cultural, entonces lo que quisimos ver era si la población lo sentía como una necesidad", explicó.

El subdérmico es un método anticonceptivo hormonal compuesto por dos varillas que se colocan debajo de la piel de uno de los brazos de la mujer y su protección dura cinco años. Al no tener estrógenos, no tiene las mismas contraindicaciones que las pastillas anticonceptivas, por esto su uso no está dirigido a una población específica. La colocación del anticonceptivo debe ser realizada por un médico debidamente capacitado.

Las mutualistas pueden ofrecer este implante que hoy se encuentra disponible solo en la salud pública. Sin embargo, el problema que tienen para hacerlo es que "no tienen de dónde abastecerse", comentó Aguirre. En Uruguay, todavía no hay ningún laboratorio que actualmente importe los implantes. El MSP pagó alrededor de US$ 10 por cada uno y la compra se hizo con el apoyo del fondo de población de Naciones Unidas.

En caso de que los laboratorios nacionales importen el implante, y existan mutualistas interesadas en colocarlos, deberán capacitar a su personal. "Sería muy importante e interesante para la salud de la población de que esto pudiera ser un método al que pudieran acceder todas las mujeres", opinó Aguirre.

Según el registro del Sistema Nacional de Información (Sinadi) del Ministerio de Salud Pública (MSP), en el año 2014 se produjeron 8.500 interrupciones voluntarias de embarazo y el 18% de los mismas fueron realizados por menores de 20 años.

Existe casi una paridad entre el porcentaje de adolescentes que culminan su embarazo (alrededor del 2o%) y las que deciden interrumpirlo (18%).

La profesora adjunta de la Clínica Ginecotocológica A, Verónica Fiol, dijo a El País que "las adolescentes que llegan a interrumpir su embarazo son menos de las que deciden tener a su hijo".

Lo que más preocupa a los ginecólogos es la cifra de embarazos adolescentes que se mantiene desde hace años en el 25% del total de embarazos (7.500) que se registran en el Pereira. "Lo que se intenta en las mujeres con embarazo adolescente es fortalecer la anticoncepción, por supuesto previa al embarazo, pero también para evitar lo que llamamos el segundo embarazo", indicó Fiol.

El uso del implante subdérmico es una nueva herramienta disponible para abatir las cifras de embarazo adolescente, opinó el responsable del Programa de Salud Integral de la Mujer. "El gran problema que tenemos en la adolescencia con los métodos anticonceptivos es que la falla dependiente del usuario es mayor, se olvidan de tomar la pastilla. El uso de un método como este hace a la eficacia", aseguró Aguirre.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te puede interesar
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)