LAS MADRES-NIÑAS EN URUGUAY

MSP: cifras de embarazos en niñas son "impresentables"

Hubo 123 niños nacidos y 74 abortos en la franja de los 10 a los 14 años.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
La menor dijo a la jueza que quiere tener a su hijo. Foto: Archivo El País

Las cifras de embarazo en niñas en Uruguay son "impresentables", sostuvo a El País la subsecretaria del Ministerio de Salud Pública (MSP), Cristina Lustemberg. La jerarca reconoció que es uno de los principales problemas a resolver por parte de la cartera.

En Uruguay hubo el año pasado 123 nacimientos de madres que tienen de 10 a 14 años. En 2015 fueron 122. En 2014 fueron 169. Lustemberg dijo que "hay que seguir observando" lo que pasa en los próximos años, para identificar si esta baja implica una tendencia.

De todos modos señaló que la cifra es alta y que en el 100% de los casos se trata de situaciones de "abuso y explotación sexual".

"Hay que tener claro que una relación con una niña de 10 u 11 años no puede ser consentida, entre otras cosas porque en todos estos casos los padres casi duplican en edad a las gurisas. Eso nunca es una relación igualitaria", explicó la subsecretaria.

A estos 123 embarazos hay que sumarles los casos de aborto. En 2016 hubo 74 abortos de niñas de 10 a 14 años. O sea que 197 menores de esas edades quedaron embarazadas. Lustemberg aclaró que el MSP estudió los datos y que "los casos de interrupción voluntaria del embarazo no explican el descenso observado" desde 2014 en la cantidad de nacimientos correspondientes a madres-niñas.

Los embarazos en niñas tienen un alto porcentaje de mortalidad en el parto y mayores grados de prematurez y bajo peso al nacer.

En el año 2016 hubo 105 nacimientos de madres de 14 años, 17 de madres de 13 y una madre de 12 años. De acuerdo al sistema informático perinatal de la cartera, de estas 123 madres, la mayoría "ignora el estado conyugal", 17 son solteras y 27 están en unión libre.

"En 2015 tuvimos dos nacimientos en niñas de 10 años. Este año, en 2016, a partir de los 12. Y el grueso está concentrado en los 14. La tasa de embarazo precoz en el sector público fue de 1,69 cada 1.000 usuarias, mientras que en el sector privado fue de 0,38 cada 1.000. Dicho de otro modo: el riesgo relativo a la incidencia del embarazo precoz es tres veces y media más en el sector público que en el privado", alertó Lustemberg.

"En el gobierno estamos de acuerdo en que este es uno de los problemas más graves a resolver. Estamos trabajando en un plan nacional intersectorial para ir hacia una reducción del embarazo no intencional en las adolescentes. Estamos trabajando en salud, pero también con cada subsistema del sector educativo y con el Ministerio de Desarrollo Social".

Adolescentes.

Uruguay logro sí un importante avance en cuanto al embarazo de 15 a 19 años. En 2016 hubo 6.575 casos, contra 7.371 de 2015. Un año antes habían sido 7.779.

En el grupo etario de 15 a 19, la cantidad de abortos en 2016 fueron 1.589, que representan un 16,4% del total. Es decir que 8.164 jóvenes de estas edades quedaron embarazadas.

"En Uruguay tuvimos en general 1.877 nacimientos menos en 2016 en comparación con 2015. Algo bueno en esto es que hubo 800 menos en el grupo etario que va de los 15 a los 19 años", contó Lustemberg. De esta manera el descenso de los nacimientos en madres adolescentes representa un 42% del total del descenso de nacimientos durante el año pasado.

Otra buena noticia, según Lustemberg, es que de esos 1.877 nacimientos menos que hubo en 2016, 1.500 corresponden al sector público, que es donde más madres niñas y adolescentes dan a luz. El 27% de los nacimientos en los hospitales de la Administración de Servicios de Salud del Estado (ASSE) estuvo concentrado en la franja etaria de 10 a 19 años, en el sector mutual el 10% y en los seguros el 0,1% de los nacimientos, según los datos brindados por la jerarca del MSP. La mayoría de los nacimientos en Uruguay están concentrados en los sectores más pobres. El quintil 1 concentra el 49% de los partos. "Las mujeres de las clases más pobres son las que tienen más hijos y sienten que tienen más de los que quieren o pueden tener; en tanto, las mujeres de los sectores más favorecidos, de los quintiles 3, 4 y 5 tienen menos hijos de los que quieren y pueden tener, porque no hay políticas de cuidado que garanticen la inserción laboral con el cuidado de los hijos", dijo Lustemberg.

Tres de cada cuatro adolescentes que quedaron embarazas se desvincularon un año antes del sistema educativo.

Mientras que el 57% de las adolescentes entre 15 y 24 años que son madres no tienen empleo y no estudian, en el grupo de la misma edad que no son madres solo el 9% no estudia. "Y el 71% de las madres luego del nacimiento de sus hijos refirió que hubiera deseado postergar la maternidad. No quiere decir que no quieran a sus hijos, pero les hubiera gustado ser madres más grandes", dijo la jerarca.

Expertos.

Muchos de los datos que maneja el MSP sobre embarazos en niñas y adolescentes provienen de estudios de la socióloga Carmen Varela. Consultada por El País, la especialista sostuvo que "la cifra en términos de porcentaje de 10 a 14 años quizá no sea muy elevada en términos numéricos, pero lo es en cuanto a lo que implica".

"Hay que prestarle atención a la relevancia que tiene, caso a caso, porque generalmente un embarazo en esta etapa de la vida está vinculado a un abuso sexual".

En el mismo sentido, el economista especializado en demografía de la Universidad de la República, Juan José Calvo, comentó que si bien en la brecha que va de 10 a 14 años "hay un descenso", hay que mirar "la parte mala que es que estamos hablando de niñas muy chicas; o sea estamos en situaciones de abuso, y de no ejercicio de los derechos sexuales de esas niñas".

Varela también se refirió a los embarazos en la franja que va de 15 a 19 años. En este sentido precisó que "si bien se registra una disminución, en 2016 hay que esperar para ver si se mantiene antes de decir si es una tendencia, o depende de algo coyuntural".

En cuanto a esta franja etaria Calvo sí advirtió que se trata de "un avance correcto, porque Uruguay tiene una tasa de maternidad adolescente muy alta, más cercana a los países no desarrollados que a los desarrollados". La propia Lustemberg reconoció que en algunos departamentos se llega a las cifras de África. Esto pasa por ejemplo en Artigas, que hay un promedio de 78,5 madres adolescentes cada 1.000.

Casavalle: una cada 5 adolescentes, embarazada.

"La fecundidad en adolescentes muestra una inaceptable segregación territorial en Uruguay. El país cuenta con departamentos que tienen datos similares a los de los países de África. También es crítico lo que se da en algunos barrios de Montevideo", advirtió a El País la subsecretaria Cristina Lustemberg. La jerarca señaló que "mientras en Carrasco no hay hijos de madres adolescentes, en Casavalle hay un hijo cada cinco adolescentes". La cifra de embarazos de jóvenes de 20 a 24 años es 21 veces superior en Casavalle que en barrios de la costa este montevideana. En la segregación por departamento, según los datos de 2016 se puede ver que mientras en Montevideo hay 1 embarazo de una niña entre 10 y 14 años cada 1.000, en Artigas —adonde la cifra es la mayor de todo el país— son 2,6. En el caso de las adolescentes de 15 a 19 años, Montevideo tiene 48,5 casos cada 1.000. Los países de África rondan entre los 70 y 85 casos por 1.000. En Cerro Largo la cifra es de 70,9. Artigas había llegado a 78,5 en 2015 y ahora bajó a 67,4. El peor caso en estos tres años se dio en Río Negro, que llegó a un 85,6 en 2014, pasó a 68,5 en 2015 y a 55,9 en 2016.

Una situación social que recorre ya cuatro generaciones.

Los datos que maneja el Ministerio de Salud Pública (MSP) señalan que el embarazo de adolescentes pasa de una generación a otra desde hace décadas. "Hay casos que son de hasta cuatro generaciones", sostuvo la subsecretaria Cristina Lustemberg.

La jerarca se reunió esta semana con los directores departamentales de Salud, para buscar alternativas que sirvan para combatir el problema. Lustemberg destacó que desde 2012 la Administración de Servicios de Salud del Estado (ASSE) aplica el implante subdérmico gratuito para evitar embarazos en menores. "Este remedia el olvido que pueden tener las jóvenes de tomar anticonceptivos hormonales", sostuvo la subsecretaria.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)