DISCUSIÓN POLÍTICA

MPP insta a que la Rendición no sea "carta a los Reyes"

Desde el sector del expresidente Mujica plantean discutir “con la gente” el proyecto presupuestal.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Sanchez señaló que la discusión presupuestal "no se puede dar en cuatro paredes". Foto: F. Ponzetto

Esta Rendición de Cuentas no puede ser la carta a los Reyes Magos". Tal fue el mensaje que dio el diputado del Movimiento de Participación Popular (MPP) Alejandro Sánchez a la bancada de legisladores, en medio del debate presupuestal.

"Puede haber una tentación de querer ir por todo, pero eso no es responsable. Tenemos que tener responsabilidad para que el gobierno funcione", alertó Sánchez, según contaron a El País fuentes que participaron del encuentro. El legislador explicó que esto no puede significar, tampoco, que se rebajen todas las propuestas o "ir a negociar derrotado".

Para Sánchez, "hay que construir una propuesta que el país pueda afrontar y que, a la vez, se puedan atender los problemas de la gente". El planteo se hace en momentos en que desde el MPP y el Frente Líber Seregni (Asamblea Uruguay, Nuevo Espacio y Alianza Progresista) se pide no dramatizar en esta Rendición de Cuentas si no se logra el voto 50 tras el alejamiento del diputado disidente Gonzalo Mujica.

Desde el MPP se entiende que si bien se debe abrir un diálogo con todos los partidos políticos para negociar el respaldo a la Rendición, no se puede cerrar un "acuerdo de partidocracia entre cuatro paredes". El sector del expresidente José Mujica planteó "salir a hablar con la gente" para plantear la discusión de la Rendición de Cuentas.

"Hay que hacer política, salir a hablar con la sociedad, no se puede pensar que esto es un acuerdo de élites políticas", afirmó Sánchez durante el encuentro de la bancada de senadores y diputados.

La movilización que se propone incluye charlas en comités de base y recorridas por ferias vecinales. En consonancia con esto, el MPP entiende que la agenda parlamentaria debe ser "acotada", pero a su vez estar vinculada a reclamos de la sociedad.

Sánchez entiende que el voto 50 se tiene que negociar "con todos" y no solo con Gonzalo Mujica. Además sostienen que no hay una sola oposición, sino "diferentes oposiciones", ya que no es lo mismo —dicen— negociar con Eduardo Rubio (Unidad Popular) que con el senador Luis Lacalle Pou (Todos) que con Jorge Larrañaga (Alianza Nacional) o con Pedro Bordaberry (Vamos Uruguay).

En el marco de la Comisión de Programa, el Frente analiza la expansión del gasto en esta Rendición de Cuentas por medio del incremento de impuestos al capital. Una de las ideas que está sobre la mesa es el cobro de un impuesto a las herencias, el aumento del Impuesto al Patrimonio o el cobro de IVA a los premios que se entreguen por juegos de azar.

Los sectores están trabajando —a pedido del presidente Tabaré Vázquez— en propuestas impositivas para obtener más ingresos que permitan cumplir con la meta de destinar el 6% del Producto Interno Bruto (PIB) a la educación, algo a lo que se comprometió el Frente en la campaña electoral.

Socialistas.

En un documento, al que accedió El País, entregado a la Comisión de Programa, los socialistas plantean de cara a la Rendición de Cuentas la necesidad de asegurar la disponibilidad de recursos para cumplir con los acuerdos salariales alcanzados en la administración central y todos los organismos públicos, incluidos la Administración Nacional de Educación Pública (ANEP) y el INAU. Asimismo, reclaman los recursos para el funcionamiento del Sistema Nacional de Cuidados, buque insignia del gobierno de Vázquez.

Como fuentes de financiamiento, los socialistas proponen aumentar las tasas del impuesto al Patrimonio, al estimar que cada 10% de incremento en dichas tasas supone una recaudación de US$ 55 millones. Lo que se complementaría con la aplicación del Impuesto a la Transferencia Patrimonial (ITP) a las herencias, por lo que se obtendrían US$ 60 millones. Además se plantea la no devolución del Fonasa, lo que implica US$ 100 millones más.

Los socialistas pretenden unificar las tasas del Impuesto a la Renta de las Personas Físicas (IRPF) a las rentas del capital. En tanto, piden la creación de un impuesto especial a los cargos políticos y la extensión del tope salarial a todas las entidades que tengan participación pública, ya sean personas públicas no estatales o sociedades anónimas cuyo principal socio es el Estado.

¿Un año "bisagra" o "trampolín"? El debate entre Muñoz y Arismendi.

La ministra de Educación, María Julia Muñoz, y la de Desarrollo Social, Marina Arismendi, tienen diferentes opiniones sobre lo qué será este año para el gobierno. El debate estuvo sobre la mesa en la reunión de la Agrupación Nacional de Gobierno realizada el pasado fin de semana en el departamento de Colonia.

Mientras Muñoz habló de un año "bisagra" para el mandato de presidente Tabaré Vázquez, la segunda opinó que más que eso, es un año "trampolín". La diferencia está, dijo Arismendi, en que el "trampolín" implica dar un salto, mientras que "bisagra" puede ser un quiebre para bien o para mal. Por lo que en la opinión de la ministra de Desarrollo este 2017 será un "trampolín" para el gobierno de Vázquez, más que un "año bisagra" como lo calificó Muñoz, dijeron a El País participantes del encuentro.

Para este año el presidente debe concretar algunas de sus promesas de campaña a pesar del elevado déficit fiscal y la pérdida de las mayorías parlamentarias en la Cámara de Diputados. Uno de los desafíos es la inversión en infraestructura para la instalación de la segunda planta de UPM. Otro aspecto clave está asociado a la educación, ya que el gobierno se propuso que al final del período las tasas de egreso en Ciclo Básico y Bachillerato sean de 100% y 75%, respectivamente.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)