Un documento firmado en la capital influyó en la decisión

Montevideo resultó clave para que EE.UU. cediera control de internet

Una declaración firmada en Montevideo en octubre de 2013 fue un "mojón" para que el gobierno de Estados Unidos decidiera, recientemente, dejar de supervisar el funcionamiento de internet en el mundo.

Directores de las organizaciones que gestionan el funcionamiento de Internet reunidos en Montevideo.

JUAN PABLO DE MARCO23 mar 2014

El 7 de octubre de 2013 fue histórico. Los líderes de organizaciones internacionales que gestionan el funcionamiento de internet en el mundo firmaron un escrito en el que reclamaban al gobierno de Estados Unidos que "globalizara" sus funciones sobre la red de redes.

"A partir de la declaración se dieron un montón de discusiones. Hubo una aceleración en el debate que llevó a un cambio de posición" del país que preside Barack Obama, aseguró a El País Raúl Echeberría, director ejecutivo del Registro de Direcciones de Internet para América Latina y el Caribe (LACNIC).

En aquella proclama, fue expresada una "profunda preocupación por el debilitamiento de la confianza de los usuarios de Internet debido a las revelaciones acerca del monitoreo y la vigilancia generalizados".

El pasado viernes 14 de marzo Estados Unidos se comprometió, finalmente, a abandonar las funciones de supervisión y cederlas íntegramente a la comunidad internacional.

Supervisión DE EE.UU.

Para que una computadora esté conectada a internet necesita que se le adjudique un número (llamado IP). Ese número identifica a la conexión como la cédula identifica a un uruguayo. Esta "cédula" es entregada por la ICANN (en español Corporación de Internet para la Asignación de Nombres y Números), a los organismos regionales.

Los organismos regionales lo entregan, a su vez, a proveedores de los países (como Antel), y estos al usuario final. Es decir, sin el número IP entregado originalmente por la ICANN, el usuario no podrían chatear, "googlear" ni hacer todo lo que hace en la web.

La ICANN fue creada en 1998 por el departamento de Comercio de EE.UU. para mejorar la gestión técnica de internet. Cuando la fundó, firmó un contrato en el que daba a entender que cedía las funciones, pero seguía siendo su dueño. Durante los últimos 16 años, la ICANN creció y maduró de manera "abierta y transparente", junto a otras organizaciones que se fueron añadiendo (ver nota aparte). Los expertos entienden que Internet es lo que es por el sistema de gestión que construyó. Pero si bien las organizaciones como la ICANN tuvieron un crecimiento en personal, capacidad y transparencia, Estados Unidos siguió teniendo un control. Si bien era mínimo, era control al fin. Por ejemplo, una de las funciones que fiscalizaba era que, cada vez que se creaba un sitio con una extensión nueva (por ejemplo .ong), el gobierno estadounidense daba el visto bueno final. "Era una supervisión simbólica, que daba sensación de poder", indicó Echeberría.

En realidad, la creación de la nueva extensión le llegaba cuando ya había sido analizada y aprobada por todos los organismos internacionales que regulan la red de redes-entre ellos LACNIC-. Estados Unidos, a medida que empezó a darse cuenta que los propias organizaciones eran las que regulaban internet, comenzó a evaluar ceder su custodia.

Las filtraciones de información confidencial por parte de Edward Snowden, exconsultor de la Agencia de Seguridad Nacional estadounidense (NSA), tuvieron su peso. Para Echeberría no fueron determinantes pero sí incidieron. El hecho "de que haya un gobierno que tenga ciertas prerrogativas sobre el funcionamiento de internet era demasiado fuerte", opinó.

De esta forma, el pasado viernes 14 de marzo se constituyó un verdadero hito histórico: Estados Unidos se comprometió a abandonar las funciones de supervisión y a cederlas íntegramente a la comunidad internacional.

Pero la concesión no será de un día para el otro. Septiembre del 2015 será el mes en el que se prevé que se efectivice la transmisión. Entonces, la ICANN, junto con el resto de las organizaciones que custodian la red de redes, definirá cómo reemplazarán el papel de EE.UU.

Según el presidente de ICANN, Stephen Crocker, Estados Unidos viene previendo esta finalización de su inspección "desde hace mucho tiempo". "Siempre hemos conocido el destino final", expresó recientemente Crocker a la prensa internacional.

La próxima semana, en Singapur, se llevará a cabo una de las reuniones en las que se comenzará a gestar esta nueva etapa. Los usuarios podrán participar del encuentro de forma virtual o presencial.

Impacto.

Las funciones que todavía lleva a cabo el gobierno estadounidense no tienen un efecto práctico en el usuario de internet. Es decir, el cambio que se realizará en la forma en que se supervisa la red de redes no va a impactar en nada práctico de la navegación (ni en el costo, ni en la velocidad, ni en las características de los sitios). "Pero sí tendrá impacto en que internet siga siendo lo que es", comentó Echeberría.

Que un gobierno decida detener su incidencia en la gestión de internet ayuda a "fortalecer su imagen y apertura", concluyó el experto.

La declaración que "empujó" a EE.UU.

Desde finales de septiembre a principios de octubre, estuvieron reunidos en Montevideo representantes de las organizaciones responsables de la coordinación de internet en el mundo. Los temas más discutidos fueron cómo reforzar su participación frente a las propuestas de control del gobierno estadounidense y la importancia de "una internet coherente a nivel global". Además de LACNIC e ICANN, participaron directores del Centro Africano de Información de Redes, el Registro Norteamericano de Números en Internet, el Centro de Información de Redes del Pacífico Asiático, la Junta de Arquitectura de Internet, el Grupo de Trabajo de Ingeniería en Internet, el Centro de Coordinación de Redes IP Europeas y la World Wide Web Consortium.

Comentarios
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)
user-photo
Si no puedes leer la imagen de validación haz clic aquí
Pulse aquí para volver a la versión mobile.