El bus turístico de la capital

Montevideo en ómnibus por placer

El Bus Turístico pasea a los visitantes extranjeros y ofrece una mirada parcial de la ciudad.

Montevideo, 5 de enero. El Mercado del Puerto hierve de turistas y los restaurantes hacen su agosto. Dos cruceros atracaron en la mañana. El cielo está gris y el aire espeso. Todos los visitantes saben que siguen para otros destinos, muchos quieren probar las carnes uruguayas y otros conocer los secretos de Montevideo.

Si no puede ver la gráfica haga click aquí

Sobre la rambla espera el Bus Turístico. Son las 15:30 y el ómnibus se parece a una asamblea de Naciones Unidas: suben alemanes, franceses, brasileños, colombianos y un americano. Es el característico ómnibus de dos niveles, con techo corredizo, pintado con colores llamativos y con fotos de artistas nacionales de rostro serio.

La propuesta está pensada para quienes buscan conocer rápidamente la ciudad. Hay que pagar $ 564 o su equivalente en dólares, euros o reales. Cualquier monedita sirve.

El servicio consiste en una recorrida por la ciudad sin contacto humano. Un guarda recibe los boletos, que se compran en un kiosco frente al mercado, y entrega auriculares y el chofer conduce. Hasta ahí el hombre.

La guía de audio se inicia a partir de que el ómnibus arranca. Para ello se utiliza un sistema de amplificación para lo que los pasajeros deben colocarse los auriculares. Tiene seis canales de audio, en cada uno de ellos suena un idioma distinto y dos temas musicales que servirán de fondo para toda la recorrida: la canción "Mi país" de Ruben Rada y un repique de tambores grabado en vivo.

Recorrido.

El tour comienza por la rambla, el locutor menciona brevemente el proceso fundacional de Montevideo y la situación geográfica del puerto. Aclara que la terminal fluvial está a la izquierda y que la ciudad cuenta con una "extraordinaria monumentaria".

Luego el bus toma la calle Florida y se anuncia la presencia de la sede del Banco Central, a la derecha, dice el "guía".

La pasada por el auditorio Adela Reta incluye una mención especial a la conducción del ballet oficial del Sodre a cargo del ex bailarín Julio Bocca.

Una vez en la plaza Independencia se habla de Artigas, su mausoleo, el Palacio Estévez y las 33 palmeras que recuerdan la gesta libertadora.

Primera parada del recorrido. No baja nadie y suben varios. Los brasileños se entretienen sacando muchas fotos al teatro Solis. Los europeos conversan entre ellos y toman fotos de las chicas que se pasean por la plaza. No les importa mucho conocer la historia uruguaya.

18 de julio.

Sube una francesa, trata de ocupar los primeros lugares de la parte superior. Anda sola. Dice estar de gira por América Latina en el marco de los dos meses de licencia que le otorgó la firma de ingeniería en telecomunicaciones para la que trabaja. Habla un poco en francés, algo en inglés y un "poquito" en castellano. Rápidamente se coloca los auriculares y escucha sin decir palabra.

El bus retoma su camino. Pasa por la Torre Ejecutiva y entra a 18 de julio. El tránsito está tranquilo pero igual hay que esperar por el semáforo. Casi a paso de hombre el ómnibus avanza y el calor del cemento se hace sentir. Los turistas siguen sacando fotos a los pocos transeúntes que circulan por la principal avenida.

Frente al Palacio Municipal hay otra parada. Bajan dos brasileños, suben tres alemanes. El bus toma la calle Constituyente hasta José Enrique Rodó.

Allí el locutor consigna que se está a pocos metros de la plaza de los Desaparecidos de América y subraya que desde ese lugar sale los 20 de mayo la "Marcha del Silencio". Casi deletreando, recuerda la consigna: "Verdad, memoria y nunca más terrorismo de Estado".

Los tres alemanes no entienden nada y tampoco les importa. Ellos también están de gira y se preparan para llegar en estas horas a las playas de Rocha. Uno de ellos cuenta que viven cerca de Colonia (Alemania) y que se encuentran de vacaciones. Están huyendo del frío y esperan pasarla bien, conocer chicas y volver a su país.

Señales.

Los edificios públicos referentes de la ciudad son mencionados junto con el año de su inauguración y el arquitecto que los diseñó. Por ejemplo, frente a la Universidad se menciona que el edificio fue inaugurado en 1911 y que frente al mismo los días domingo funciona la feria de Tristán Narvaja, un lugar para comprar "antigüedades y libros". Los domingos el bus hace una parada especial para ir a la feria.

Mientras tanto, sigue sonando la canción de Rúben Rada en los seis canales de audio. De vez en cuando es interrumpida por una cuerda de tambores.

Al pasar por el Palacio Legislativo la grabación explica qué tareas se hacen en el lugar e indica que fue inaugurado en 1925 y que se estuvo trabajando en él hasta el año 1974. Rápidamente, cuenta que enfrente se encuentra la plaza 1° de Mayo donde "todos los años los trabajadores celebran su día".

Luego se toma Agraciada hasta El Prado, allí se da un giro que termina en bulevar Artigas hasta el Estadio Centenario. Tras ello, el siguiente punto destacado es el Punta Carretas Shopping. De él se destaca que fue un penal de máxima seguridad hasta 1986 del que se fugaron anarquistas y Tupamaros.

La vuelta al sitio de partida es por la rambla. Tal vez sea el momento de mayor goce para los turistas. Se escuchan voces de halagos para el paisaje y las fotos se multiplican.

Tras dos horas y poco, los visitantes volvieron al Mercado del Puerto justo en el momento en que la feria artesanal se estaba desarmando.

La batalla por el espacio en la ciudad de las contradicciones.

Montevideo es la ciudad uruguaya que recibe más turistas en el año, según ha manejado reiteradamente el Ministerio de Turismo. En esa línea, la Intendencia de Montevideo y otros organismos públicos, junto con los privados, han diseñado distintos planes para desarrollar la industria. Sin embargo, no son pocos los empresarios y operadores que se quejan por distintos problemas.

El martes pasado en la zona del Mercado del Puerto y la Ciudad Vieja había unos 3.000 turistas dando vueltas, la mayoría cruceristas.

Los comerciantes de la zona hicieron notar a El País la presencia de un número importante de personas en situación de calle que acosaban a los turistas pidiendo monedas, cigarrillos o lo que sea. El espectáculo se produjo a la vista de todos, incluida la Policía, sobre las dos peatonales que surcan la Ciudad Vieja desde el puerto.

Además, mientras los visitantes bajaban del bus turístico en la puerta de un refugio había un hombre fumando pasta base y otros bebiendo de una botella.

Turistas llevan todo tipo de cámaras para retratar la ciudad que los recibe.<br>Foto: M. Bonjour
Turistas llevan todo tipo de cámaras para retratar la ciudad que los recibe.
Foto: M. Bonjour

CATORCE SALIDAS DIARIAS.

Un servicio diseñado para turistas.

El servicio del Bus Turístico funciona desde el año 2012 y está a cargo de COIT S.A. una empresa dedica al negocio de los viajes. Comenzó con tres unidades decoradas con fotografías de los escritores uruguayos Mario Benedetti e Idea Vilariño, el tercer coche tiene una enorme imagen del Estadio Centenario. Es un servicio muy parecido al que se puede acceder en ciudades como Buenos Aires, París, Nueva York o Madrid. El recorrido lleva unas dos horas y cuenta con 14 salidas diarias. Tiene un total de 12 paradas que varían los fines de semana. Los usuarios compran un boleto en un kiosco frente a la parada del Mercado del Puerto o de manera anticipada en las redes de cobranza, lo que permite acceder a un descuento. Cada pasaje dura hasta 24 horas para que los turistas puedan descender y conocer los distintos lugares de atracción definidos por la División Turismo de la Intendencia de Montevideo.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)