DEL HORNO DE PAN A LA SALA DE TEATRO

Montevideo, la capital del chocolate

Lucas Fuente y Osvaldo Gross darán una clase magistral de pastelería y huevos de Pascua.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Osvaldo Gross: Ingeniero químico de profesión, ha volcado sus conocimientos a la pastelería. Foto: El País

El próximo sábado habrá una clase magistral de tres horas a cargo de Lucas Fuente, maestro chocolatier de Volverás a mí y el mejor pastelero de Latinoamérica, el argentino Osvaldo Gross.

Será una clase demostrativa con elaboraciones de pastelería y otras específicas de Pascua, como los tradicionales huevos y roscas. También se preparará un postre con una técnica de glaseado brillante de chocolate, y los asistentes podrán ganar alguna de las preparaciones elaboradas, que serán sorteadas. La clase tendrá una duración de tres horas. Fuente va a preparar un huevo de Pascua y las demás recetas las realizará Gross.

La pastelería es una ciencia exacta, por eso la importancia de la llegada de este gran chef argentino a nuestro país, quien comenzó tarde en la gastronomía, ya que su formación es de ingeniero químico. Por esta razón en sus programas de televisión muchas veces suena a quisquilloso al reclamar 45 gramos de yema de huevo a una receta. "Si bien la cocina salada puede resolverse a ojo, en pastelería no podés agregar un gramo más, porque te puede quedar mal", asegurá Pablo Migliani, socio de Fuente en la boutique de chocolat Volverás a mí.

Ese conocimiento preciso que Gross ha adquirido en sus años de trayectoria como químico, lo volcó a la gastronomía.

Para los amantes de la cocina y aquellos que comienzan el camino de la gastronomía, este evento es imprescindible. Si bien no se entrega certificado de asistencia, el poder charlar con Gross y que él "te pueda evacuar dudas, suma profesionalmente", dice Migliani.

La clases será en la sala teatro del Movie Montevideo Shopping y las entradas se adquieren por Red UTS a $ 1.430 las generales y $ 1.770 las VIP. Los socios del Club el País tienen dos por uno.

El año pasado realizaron un evento específico de chocolate en un local más chico, también con Gross como invitado, y debido a la cantidad de gente que quedó fuera, decidieron ahora utilizar la sala teatro del Movie, para que todos los interesados puedan asistir.

Maestro.

La relación entre estos dos profesionales comenzó cuando el chocolatier de Volverás a mí estudió en Argentina y Gross era su maestro. A partir de ahí comenzó el vínculo entre ambos. "Gross es super didáctico y muy paciente", dice Migliani y agrega que en las clases se muestra muy entretenido y relajado, alejándose de la imagen que presenta en televisión.

Para los uruguayos también es una posibilidad única de encontrarse con este gran cocinero argentino, quien está por lanzar un nuevo programa de televisión y es poco probable que pueda volver a nuestro país este año ya que su agenda incluye viajes por Estados Unidos y Europa.

La chocolatería Volverás a mí, ubicada en Ciudad Vieja, cumplió seis años y tiene una filosofía que desafía a romper con el paradigma del mundo del chocolate en nuestro país.

Trabajan con técnicas de templado tradicional y eso es lo que quieren revalorizar. También han impulsado el consumo de chocolate 70% (conocido como "chocolate negro") y enseñado a sus clientes sobre el origen y las notas de cada tipo de cacao, ya que cuando abrieron el local notaron que en nuestro país no había una cultura chocolatera.

"Este es un trabajo de largo plazo ya que además de vender el producto, intentamos enseñar de dónde viene el chocolate, cómo es el proceso desde la semilla al pack, y qué tipos o variedades de chocolates Es un trabajo de hormiga", cuenta Migliani.

Todavía hay gente que llega al local y piensa que el chocolate es lo que aparece en la caja de bombones brasileño. "No saben que no es chocolate, que está lleno de aceites hidrogenados", dice Migliani. También pretenden educar el paladar de los montevideanos para que salgan del cliché del chocolate con almendras. "Queremos incentivar a la gente a probar cosas diferentes", dice Migliani. Por eso en Volverás a mí hay bombones que se podrían catalogar como exóticos: dulce de tomate artesanal y pimienta rosa; mandarina y cardamomo, limón y tomillo o queso azul y almendras tostadas. Porque los chocolates con menta o café se encuentran en cualquier lado, y esa es la diferencia que intenta marcar Volverás a mí: incentivar a la gente a probar cosas nuevas.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)