UN JUEGO PARECIDO A LA REALIDAD

El monopolio de las pesadillas

Una realidad urbana problemática desafía los proyectos oficiales de “Montevideo 2030”.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
El problema de la gestión de residuos golpea a la IMM. Foto: F. Flores

Esta podría ser, como la novela de Dickens, una historia de dos ciudades: la real -descuidada y gris- y la ciudad que navega entre la nostalgia y las ilusiones como la presienten los diseñadores de “Montevideo 2030”, un plan estratégico que apunta a transformar la capital.

La Intendencia presentó en 2013 el citado proyecto con un horizonte a 15 años para promover la construcción de la ciudad del futuro.

De entonces a acá se han ido sumando en el sitio web www. mvd2030.gub.uy un total de 67 proyectos (algunos de los cuales se describen en la página B2). Allí aparecen algunas iniciativas más emparentadas con la ciencia ficción que con la realidad cuando se las contrasta con el panorama de los barrios. En la infografía que ilustra esta página, armada con el tono irreverente de un juego, se ponen de relieve las aristas más crudas de la vida urbana actual y el proceso de deterioro que ha experimentado la ciudad.

Basta recorrer el emblemático Centro que décadas atrás convocaba a amantes del cine, de las artes, los cafés y teatros, y contemplar hoy las esquinas pobladas de vendedores ambulantes, de ciclovías vacías, galerías abandonadas, hoodies y dudosos cuidacoches que a la luz del sol encuentra dormidos bajo los aleros de los edificios: cara y cruz de la misma ciudad, el Montevideo al que Dino cantaba años atrás:

Mi ciudad,

que me ha visto inocente,

corriendo entre la gente

de aquí para allá,

Siente ahora

mis pasos fugitivos,

mi sordo alarido…

Han pasado arquitectos y se han ido; ha habido sucesivos gobiernos, decretos, proyectos y tributos; han transitado automóviles, peatones y carritos tirados por caballos, dejando sus huellas en una ciudad que, lejos de mirarse al espejo del Siglo XXI, parece mirar el retrovisor.

Montevideo, la de la realidad y la de las ilusiones del 2030, sigue viviendo, como en la novela de Dickens, en una época que “era el mejor de los tiempos y el peor de los tiempos, la edad de la sabiduría, y también de la locura; la era de la luz y de las tinieblas”.

Las ciudades se abrían camino, como Montevideo, entre los vapores de la revolución industrial y las ensoñaciones de los fumaderos de opio.

Si no puede ver el documento haga click aquí

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)