FOTOGALERÍA

Mítico cañón en Punta del Este

Exhiben reliquia del buque inglés Agamemnon y el sello del héroe naval Horacio Nelson.

Pieza de artillería: mide 3,31 metros de largo por 0,57 metros de ancho y tiene un calibre de 24 libras. Foto: R. Figueredo
En el aire: maniobras en el Yatch Club
Las piezas fueron rescatadas por una expedición al mando del buzo Héctor Bado. Foto: R. Figueredo
Traslado: la pieza fue llevada desde el Museo Naval de Punta del Este. Foto: R. Figueredo
El cañón pesa más de 3000 kilos. Foto: Ricardo Figueredo

Uruguay exhibirá a medio millar de marinos ingleses una rara reliquia: el cañón de 24 libras que perteneció a la dotación del HMS Agamemnon, el mítico barco de guerra inglés encallado el 16 de junio de 1809 en la bahía de Maldonado.

Junto a esta pieza se encuentra otra reliquia quizás más importante: un sello de bolsillo con su cadena, de los que se utilizaban para lacrar la correspondencia: su cara tiene una estrella con el nombre "Nelson" en mayúscula. Perteneció al máximo héroe naval inglés, Horacio Nelson, quien murió cuatro años antes de que se hundiera el Agamemnon en Punta del Este.

Ambos hallazgos fueron hechos por una expedición encabezada por el fallecido buzo Héctor Bado y su compañero Sergio Pronczuk.

El cañón fue izado del fondo del mar el 22 de marzo de 1997 y desde entonces se encuentra bajo custodia de la Armada Nacional, estando en exhibición en el Museo Naval del Buceo.

Una iniciativa conjunta del Ministerio de Defensa, la Armada y la Intendencia de Maldonado permitirá hacer conocer a los intervinientes de la regata Clipper Round de World, parte del rico patrimonio que tiene el país en materia de buques hundidos. "Tenemos muchas cosas para contar. Muchas cosas de nuestra historia que son fascinantes y que no tengo dudas que a nuestros visitantes les gustarán mucho", dijo el intendente Enrique Antía.

Por su parte, Valerio Buffa, coordinador de hallazgos y materiales arqueológicos del Ministerio de Defensa Nacional, dijo a El País que el viernes 29 de setiembre técnicos de la cartera dictarán una conferencia a los participantes de la regata sobre el naufragio del HMS Agamemnon.

El experto recordó que técnicos del Ministerio, junto a buzos de la National Geographic, tomaron este año imágenes de alta definición del pecio, es decir, de los restos del naufragio.

"Esas imágenes serán emitidas en poco tiempo en un programa especial de la National Geographic", adelantó.

Pieza única

El cañón mide 3.31 metros de largo por 0,57 metros de ancho y tiene un calibre de 24 libras de peso de proyectil. Luego de varias horas de trabajo, la pieza de más de tres toneladas fue colocada en un lugar especialmente dispuesto en el salón principal del Yacht Club Punta del Este.

"Esta pieza de artillería naval es considerada como la única que se sabe fue empleada en la batalla de Trafalgar", contó años atrás el desaparecido Anthony Deane, ex comodoro del Yacht Club y autor del libro "HMS Agamemnon, la pasión guerrera de Lord Nelson".

Deane, descendiente de un célebre arquitecto naval británico, reconstruyó la vida del barco preferido del almirante Nelson desde su botadura el 1º de abril de 1781 hasta su naufragio el 16 de junio de 1809 en la bahía de Maldonado.

Dos leyendas

La meteórica carrera de Nelson registra una sorprendente lista de sucesos en su vida. A los 19 años ya era teniente y al poco tiempo fue ascendido a comandante de fragata. En 1793 fue asignado al HMS (His Majestys Ship) Agamemnon y pasó cuatro años en el Mediterráneo, tiempo durante el que participó en la toma de Córcega y realizó una peligrosa misión a la isla de Elba para salvar los almacenes navales, regresando justamente a tiempo para ayudar con sus conocimientos en la gran batalla del Cabo de San Vicente.

En 1797 atacó audaz y vanamente Santa Cruz de Tenerife, en las Islas Canarias. En Calvi fue herido en el ojo derecho, que perdió, y en Santa Cruz le fue mutilado también el brazo derecho. En 1801 fue ascendido a vicealmirante y el mismo año se hizo vizconde, falleciendo tras ser herido al obtener su más valiosa victoria en Trafalgar, en 1805, contra la flota combinada franco-española.

Algunos años después de su muerte, el Agamemnon tenía base en Río de Janeiro y había puesto rumbo al sur ante la sospecha de que había barcos de guerra franceses en el Río de la Plata. La nave medía 50 metros de largo y era capaz de albergar alrededor de 500 tripulantes en tiempos de guerra. Aunque tomó parte en 11 contiendas bélicas entre 1781 y 1807, obtuvo su consagración en el triunfo británico de Trafalgar.

El 16 de julio de 1809, cuando formaba parte de un escuadrón de cuatro barcos y dos fragatas, encalló en un banco de arena de la Isla Gorriti, quizás por las malas cartas de navegación de la época. Probablemente la causa de su hundimiento fue que se desfondó, porque el casco estaba en mal estado.

Aunque no hubo que lamentar víctimas en este naufragio, y se logró recuperar casi todos los objetos de valor mientras el buque se iba anegando con el paso de los días, su capitán, Jonas Rose, debió soportar una corte marcial dos meses después en Río de Janeiro.

Despojados de lujos

En su libro "HMS Agamemnon, naufragio en Punta del Este", Anthony Deane hace una descripción sobre cómo lucía el buque en su época de gloria:

"Construido del mejor roble inglés, su casco majestuoso tenía un recubrimiento, tanto interior como exterior, de casi dos pies de grosor, y estaba pintado de negro brillante, con bandas amarillas quebradas por las escotillas negras de las portas. En la mitad de la proa sobresalía la figura tallada de Agamenón, rey de Micenas. El torso estaba cubierto por una armadura, y sus trenzas oscuras ondeaban por debajo del casco dorado. Su imagen se convertiría más en un talismán que en una mera decoración de la proa. La popa lucía una galería, que se proyectaba desde el alcázar, rodeada de una baranda de pilares amarillos. Al estar conectada a la cabina principal por un par de puertas vidriadas, la terraza oficiaba de balcón privado para el capitán. Pintado también en amarillo, debajo de las ventanas de la popa, y rodeado de adornos tallados, aparecía el nombre: Agamemnon".

El único espacio del barco en el que se podía hablar de "comodidades" era el camarote del almirante. Los marinos dormían entre los cañones que operaban y tenían 45 centímetros de espacio para colgar sus hamacas cada noche.

Mucho antes de hundirse, el HMS Agamemnon gozaba de una curiosa fama, tras haber sido escenario de uno de los romances más sonados de Europa, el de Lady Hamilton y Horacio Nelson, producto del cual nació una hija, Horatia, que perpetuó la sangre de Nelson y el recuerdo de una relación escandalosa.

Tres mil carretas de roble macizo fueron necesarias para construir el Agamemnon en Bucklers Hard, cerca de Portsmouth, en base a los diseños del arquitecto naval Thomas Slade, también autor de los planos del famoso buque insignia Victory.

El Agamemnon fue "el preferido de Nelson" y el tercero de una serie de siete buques. Esta titánica tarea comenzó en 1777 y culminó en 1781, teniendo como resultado una elegante y potente unidad militar al servicio del imperio británico.

De acuerdo a las denominaciones que se utilizaban en la época, el Agamemnon era un barco "de línea" y de "tercera clase", por ser una unidad diseñada para combatir en una formación lineal, junto a otros barcos, y por transportar 64 piezas de artillería.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)