PUEDE Y DEBE RENDIR MÁS

Mitad de liceales con extraedad no logra promover el ciclo básico

Ellas tienen mejores resultados: cada diez mujeres son promovidos nueve hombres.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
En carrera: pequeña suba de promoción alegra a autoridades. Foto: Archivo El País

El porcentaje de estudiantes promovidos en ciclo básico ha tenido una "magra" mejora en 2016, según los datos del Monitor Liceal que presentó ayer el Consejo de Educación Secundaria (CES); pasó del 73,2% al 74,3% en un año. Sin embargo, algunos factores parecen conspirar contra ese progreso. El número de inasistencias a clase es el caso más evidente. Entre los que tienen hasta 25 faltas, el 93% aprueba el año. De quienes acumulan 50 o más días sin ir a clase, la promoción cae al 9%.

La extraedad es otro de los obstáculos que dificultan la aprobación. Uno de cada cuatro alumnos que ingresa a Secundaria tiene más edad que la óptima. Es decir: el 24,5% de los estudiantes posee 13 o más años en lugar de 12 cumplidos al 30 de abril. La "extraedad", como se conoce a este desfasaje, asciende a cuatro de cada diez en el ciclo básico. Y este grupo de liceales es el que acumula los peores resultados.

La mitad de los alumnos con extraedad no es promovida en el ciclo básico. Entre aquellos que tienen dos o más años de desfase, la desaprobación trepa a seis de cada diez. Esto demuestra que "el plan de estudios que se propuso no da los resultados esperados", reconoció Wilson Netto, presidente del Consejo Directivo Central (Codicen).

Según el jerarca, "es clarísimo que hay que tener un nuevo plan para los estudiantes con extraedad". Y explicó: "Hay que romper con la idea de un único ciclo básico que genera igualdad de oportunidades: se necesitan programas a medida".

Para Pablo Cayota, experto en educación media, estas medidas "parche" intentan solucionar "los problemas que genera el propio sistema". Tanto la extraedad como el ausentismo a clase son, según el experto, demostraciones de las "falencias que hay de fondo".

Con menor peso, hay otras variables que también tienen su diferencial en los niveles de promoción. Una de estas causó la complicidad y risa tímida del elenco femenino que se hizo presente en la presentación del Monitor Liceal. Las mujeres poseen un mejor desempeño que los hombres. El porcentaje de promoción entre ellas es seis puntos porcentuales mayor que ellos (77% a 71% en ciclo básico).

Por primera vez, el CES evaluó los indicadores de bachillerato. Allí también se mantiene la lógica, incluso aumenta la brecha según sexo. En primer año de bachillerato, por ejemplo, el 72% de las mujeres está habilitada para cursar el siguiente nivel, contra el 63% de los hombres.

La distribución geográfica es otra condicionante. El aspecto central es el contexto socioeconómico, aunque este aspecto no fue cuantificado por el Monitor. Sí hay una diferencia según el departamento. Artigas, Florida y Colonia son los tres departamentos con mejores porcentajes de promoción del país, tanto en ciclo básico como en bachillerato. En los primeros tres años, se suma al listado Maldonado que, en los últimos tres, es sustituido por Soriano.

A la inversa, Montevideo y Treinta y Tres figuran con los peores porcentajes de promoción en cualquiera de los ciclos. En el básico se les suman Lavalleja y Rivera. En el bachillerato, se agregan San José y Paysandú.

Todos los factores sumados hacen que a medida que se avanza de grado, disminuye el porcentaje de promovidos. De segundo año a tercero pasa el 76,4%; de tercero a cuarto, el 73,6%; de cuarto a quinto, el 68,4%; y de quinto a sexto, el 57,5%. Esta especie de embudo hace que solo la mitad de los estudiantes de sexto de liceo terminan estando habilitados para ingresar a la universidad.

Esta baja tasa de egreso es una de las quejas de las autoridades universitarias, la que, sumada a la calidad, terminan pesando en la eficacia de la educación superior.

Materia pendiente.

La Matemática sigue siendo la asignatura que más complica al estudiantado. En todo el ciclo básico acumula el porcentaje más bajo de promoción, el que oscila entre 65% en primero y el 61% en tercero de liceo.

La ciencia de los números también es la de peor aprobación en cuarto año (52%) y en quinto dentro del tronco común (51%). Solo en sexto de liceo, siguiendo en el eje compartido, es desplazada por Filosofía (77%).

Ciencias Físicas y su continuación (Física a secas) es la otra materia "filtro". Por lo general el porcentaje de promoción se ubica entre dos y seis puntos más que Matemáticas. Ambas asignaturas son dos de las que hay menos docentes formados y que "preocupa" a las autoridades de la ANEP.

"Coincide las debilidades que tenemos en la formación de profesores con las debilidades en asignaturas", dijo Netto. Según la Encuesta Nacional Docente de 2015 solo el 67% de los profesores de secundaria pública posee título. En algunas asignaturas, como inglés, matemática y física, este porcentaje es considerablemente más bajo.

"CLAVES" DEL MONITOR.

El 41% no aprueba en bachillerato.

La realidad de los bachilleratos públicos era un misterio. Algunos pocos datos se conocían hasta el Monitor Liceal que presentó ayer el Consejo de Educación Secundaria. Por eso su divulgación, por primera vez, "llama a la reflexión", dijo en su presentación Margarita Romero, directora de Planeamiento del Consejo. Una de las novedades es cómo evoluciona la cantidad de habilitados a cursar el nivel superior. Para la suma de cuarto, quinto y sexto es el 59%. Pero así como en primer año de bachillerato se ubica en el 68,4%, al término del tercer año del ciclo cae al 49,2%. Si se lo mira por orientación, llama la atención que en sexto de liceo solo aprueba el 37,6% de quienes cursan Ciencias Agrarias.

Cae número de alumnos por clase.

Leticia Marziotte, una de las presentadoras del Monitor Liceal, explicó que "está comprobado" que se obtienen mejores resultados educativos cuando los grupos son más pequeños. En estos casos, los profesores tienen mayor capacidad de hacer un seguimiento y acercamiento al alumno. Por eso señaló que un importante logro viene siendo la disminución de estudiantes por grupo en ciclo básico. En 2004, había 30,8 de liceales por clase. En 2016, la cantidad descendió a 26,3. La pendiente, de todos modos, es poco pronunciada. De esta forma, los tres primeros años de liceo siguen con la tendencia que también se ha dado en Primaria, donde se pasó de 28 alumnos por maestro (en 2006) a 24 (2015).

Repunta la matrícula en liceos.

No hay dos lecturas: según los demógrafos Uruguay va camino a convertirse en un país de viejos. Ante este escenario, la matrícula educativa sufre los coletazos de lo que sucede con la población objetivo. Pero para el caso de Secundaria, en especial, la desvinculación viene siendo un problema que incluso derivó en que el presidente de la República, Tabaré Vázquez, pidiera que se fuera a buscar a esos alumnos que se perdieron. La buena noticia es que en 2016 hubo 6.149 alumnos matriculados más que un año antes. Se pasó de 220.366 a 226.515. La cifra no incluye a 7.906 alumnos que cursan los Programas de Exploración Pedagógica —como aquellos privados de libertad.

EJECUTIVO DESTINA AUMENTO DE $ 1.500 MILLONES A LA ANEP.

Secundaria "readecuará" metas según presupuesto.

La directora del Consejo de Educación Secundaria (CES), Celsa Puente, sostuvo que se "readecuarán" las metas en función de lo que el Poder Ejecutivo haya definido en la Rendición de Cuentas para la Administración Nacional de Educación Pública (ANEP).

Puente indicó que una vez que Secundaria tenga confirmado el monto exacto del presupuesto que se le destine, se "adaptarán y readecuarán las metas". El Poder Ejecutivo estableció en el proyecto de Rendición de Cuentas, que está a estudio del Parlamento, un aumento de $ 1.500 millones (US$ 50 millones) destinado a la ANEP y, por tanto, a los consejos desconcentrados.

"Lo primero que quiero decir es que tenemos una historia personal y profesional de adecuación". De esta forma, Puente explicaba que el cumplimiento de las metas planteadas por la institución al inicio de su administración se modificarán en virtud de los números plasmados en el documento presupuestal.

En este sentido, la jerarca dijo que, "haremos lo que hicimos hasta ahora: una adaptación de las metas, una readecuación de las metas. Y tomar las mejores decisiones sin renunciar a lo fundamental, que es llegar a todos los jóvenes".

La jerarca, también profesora de Literatura, se preguntó: "¿Qué uruguayo no ha tenido que adecuar su vida y sus ingresos? Lo mejor es tener mucho, sin duda, pero no es lo único".

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)