Investigadora

Un militar reconoció espionaje en democracia

El militar dijo ante la comisión que investiga este caso que "se juntaba la información para tenerla y utilizarla en algún momento, no sabemos muy bien para qué".

Hay diputados que creen que espionaje en democracia cesó en 2015. Foto: F. Ponzetto
Foto: Archivo El País

Por primera vez, un militar que integró la inteligencia castrense reconoció el espionaje institucional en democracia. Si bien no lo dijo en esos términos, el contraalmirante Óscar Otero admitió, en la comisión investigadora de Diputados, que la recopilación de información de partidos políticos y organizaciones sociales era una “costumbre” que se arrastraba desde la época de la dictadura.

De los tres militares retirados que participaron de la sesión, Otero (de la Armada) fue el único que reconoció la práctica, aunque los otros dos no la negaron, señaló el diputado Gerardo Núñez, del Partido Comunista, uno de los legisladores que investiga el espionaje militar a partir de 1985.

Según Núñez, “eran prácticas planificadas y sistematizadas que tenían un objetivo claramente político”. Pero de las declaraciones de los militares retirados se desprende que “se juntaba la información para tenerla y utilizarla en algún momento, no sabemos muy bien para qué”, explicó el diputado.

Parte de la información de inteligencia correspondía a hechos que luego fueron judicializados, por lo que Núñez estima que el objetivo era “mantener con total impunidad los crímenes acontecidos en el pasado reciente”. Al respecto, los militares que declararon ante la comisión admitieron el seguimiento de manifestantes que realizaron un escrache en el domicilio de Manuel Cordero, en Atlántida.

Otros cuatro integrantes de la inteligencia militar, que ocuparon cargos de jerarquía entre 1985 y 1999, se negaron a concurrir a la comisión parlamentaria. Como no se trata de una declaración judicial, la comparecencia no es obligatoria. Sin embargo, ante la información recabada, los legisladores debatirán en los próximos encuentros la viabilidad de llevar el caso a la Justicia (la comisión funcionará hasta diciembre).

Los diputados invitarán a otros militares retirados, sobre todo de los “departamentos 1 y 3” que son los que “más actividad de este tipo llevaban a cabo”, dijo Núñez.

La comisión también realizó una consulta a Cancillería, con la intención de invitar a la embajada de Estados Unidos en Uruguay. Es que “hay documentos de una injerencia muy fuerte de la CIA (en Uruguay), pagando informantes que daban información de aspectos internos del país”.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te puede interesar
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)