Gran parte de lacolección inaugura sede el 15 de mayo

Mil radios para el Castillo Idiarte Borda

Durante años, adentro de dos habitaciones de la majestuosa casona que ocupa el Museo Antropológico, en Instrucciones y Millán, han estado depositadas entre polillas, humedad e instalaciones eléctricas precarias, las 1.800 piezas que componen el Museo Viviente de la Radio y las Comunicaciones.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Un cuarto de siglo tras su casa propia. Foto: Archivo El País.

Todas ellas fueron reunidas a lo largo de tres décadas por el técnico y coleccionista Antonio Tormo y su esposa Ligia Ferreira.

El próximo viernes 15 de mayo buena parte del acervo integrará una exposición permanente en la planta baja del Castillo Idiarte Borda, que administra la Comisión de Patrimonio mientras sigue vigente el comodato que suscribió con los propietarios del bien declarado Monumento Histórico, residentes en España.

Antonio Tormo confirmó que a las 10:30 de la mañana tendrá lugar un acto protocolar en los jardines del castillo de Villa Colón. Hay setecientos invitados y se entregrá reconocimientos a quienes apoyaron la conservación de las reliquias, que desde hace 24 años esperan un museo oficial abierto.

"Al principio vamos a armar una gran muestra en donde estarán identificados los comienzos de la radio, la televisión, la telefonía y la telegrafía. habrá paneles explicativos, con información nacional e internacional", dijo Tormo a El País.

El conocimiento de la mudanza, resuelta en 2014 por el anterior ministro de Educación, Ricardo Ehrlich, y el exdirectorgeneral de la Comisión de Patrimonio, Alberto Quintela, ya ha promovido que algunas nuevas piezas se sumen, gracias a donaciones, a las que reunió Antonio Tormo hasta el presente.

Día mundial.

"El 18 de mayo es el Día Mundial de las Comunicaciones y por eso, a las cinco de la tarde entregaremos los premios CX, algo que hacemos desde hace veinte años. Todo se está dando cuando cumplimos el cuarto año en el programa mundial de la Unión Internacional de Telecomunicaciones, que va a celebrar en 2015 sus 150 años. Por Uruguay estamos solo nosotros", afirmó Tormo.

En tal jornada, el museo abrirá desde la 9:00 hasta las 18:00. Todavía no está determinado sin embargo el horario y días en que la muestra podrá ser visitada. Depende de reuniones con integrantes de la comisión de apoyo al Castillo Idiarte Borda, que en distintos pisos organizan actividades semanales. "Seguramente vamos a estar de mañana y también por la tarde", presumió Tormo.

Los eventos a desplegar de aquí en más estarán bajo la órbita de las nuevas autoridades de la Comisión del Patrimonio, que pasó a dirigir el arquitecto Nelson Inda.

Aunque el museo de la radio tiene su propia curadora, desde la dependencia oficial han recibido los aportes de la funcionaria Silvia Villagrán.

Antonio Tormo adelantó a El País que el museo tendrá una segunda sede en Punta del Este, según una primaria aprobación municipal, considerando la cantidad de piezas que posee.

"Debido a la ley de museos, que nos alegra muchísimo, tenemos ya hecha una gran parte del inventario", agregó Tormo.

Reliquias.

En el acervo hay por ejemplo una radio a galena del año 1926 (entre otra docena de aparatos similares), un grabador de alambre de 1938 en el cual está registrada la voz de Guillermo Marconi. Existen aparatos telefónicos de 1916 y 1950, grabaciones discográficas en una victrola de corneta de 1904, las primeras lámparas de luz de Thomas Alva Edison fabricadas en 1904, y radiotransmisores de la Segunda Guerra. También hay rollos de pianola, trasmisores y receptores de radioaficionados construidos artesanalmente, radioteletipos de posguerra, 5.000 válvulas de radio desde 1922, una colección de transistores de primera generación, videograbadoras y grabadores de cinta, proyectores de cine de comienzos del siglo XX, micrófonos y grabaciones en cilindros de cera, un parlante-corneta inglés de 1921, y un receptor de radio alemán de 1923, entre más.

Un cuarto de siglo tras su casa propia.

El Museo de la Radio se fundó el 15 de mayo de 1991 y hace quince que está depositado en el Museo de Antropología. Antes la colección se exhibía en una casa que Antonio Tormo alquilaba en la calle Rivera, pero desde hace décadas no estaba exhibida al público en general.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)