MARCHA ATRÁS EN EL PAÍS CARIBEÑO

El Mercosur se endurece con Venezuela y exige cambio urgente

El gobierno uruguayo no está a favor de pedir que se aplique la Cláusula Democrática.

Habló de fuerza, esperanza, de amor por la patria. Habló de llevar el sentir bolivariano en el corazón, de trabajo. Habló incluso de ser combativos y mantener el pecho hinchado. El presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, habló y pidió defender al país ante las embestidas —que según él— buscan desestabilizar y permitir la intervención extranjera.

Al mismo tiempo en Buenos Aires, Argentina, los cancilleres de los cuatro países fundadores del Mercosur se reunieron para analizar la situación política en Venezuela y endurecieron su discurso exigiendo que se garantice la separación de poderes y el orden democrático.

La declaración firmada por los cancilleres de Argentina, Brasil, Paraguay y Uruguay exigió a Maduro liberar los "presos políticos" y el respeto de los derechos humanos.

En Uruguay, el gobierno de Tabaré Vázquez ha evitado de-finir la situación venezolana como una "dictadura". El viernes el Poder Ejecutivo se pronunció sobre la crisis institucional en el país caribeño en un comunicado oficial donde condenó la situación lleva-da adelante por el gobierno de Maduro.

El texto fue acordado en conjunto con los gobiernos de Argentina, Brasil, Chile, Colombia y Paraguay.

Ayer el canciller uruguayo, Rodolfo Nin Novoa, viajó a Buenos Aires para participar de una reunión con los ministros de Relaciones Exteriores de los países miembros del Mercosur.

El texto emitido por el Mercosur endurece el posicionamiento del bloque contra el gobierno de Maduro.

Sin embargo, para Uruguay aún no es tiempo de aplicar la "Cláusula Democrática" que permite expulsar a un estado miembro del bloque en caso de una ruptura democrática. Actualmente Venezuela sigue siendo estado miembro del Mercosur, pero está suspendida por no haber cumplido con las exigencias de internalizar una serie de normas del bloque.

A pesar que el Tribunal Supremo de Justicia (TSJ) de Venezuela revirtió ayer la decisión de asumir las funciones del Parlamento, el texto firmado por la canciller argentina Susana Malcorra, su colega paraguayo, Eladio Loizaga, y el de Brasil, Aloysio Nunes, junto con Nin Novoa, considera que es oportuno enumerar una serie de exigencias a ese país "teniendo en cuenta la ruptura del orden democrático en la República Bolivariana de Venezuela".

Por eso el primer punto de la declaración "insta a adoptar inmediatamente medidas concretas, concertadas con la oposición, de acuerdo a la Constitución (…) para asegurar la separación de poderes, el respeto al Estado de derecho, a los derechos humanos, y a las instituciones democráticas". En el segundo punto exige al presidente Maduro respetar el cronograma electoral.

Un paso más.

La carta fue leída por Malcorra. "Es cierto que (el gobierno venezolano) ha decidido volver atrás algunas decisiones que se tomaron, pero también es cierto que se ha mantenido lo que tiene que ver con el desacato. La separación de los poderes no está funcionando", insistió Malcorra

La ministra argentina explicó que Venezuela pasó por un proceso de revisión de cumplimiento de sus compromisos en los aspectos económicos y los vinculados al mercado en el Mercosur. "De eso se llegó a la conclusión de que no lo había hecho y se llegó a la suspensión, con la expectativa de que avance en el cumplimiento y su participación se restaure en su totalidad", dijo Malcorra.

Ahora los miembros del Mercosur dieron un paso más. "En este caso estamos haciendo referencia a otros mecanismos, a los cuales Venezuela sigue suscribiendo, como son el Tratado de Asunción y todos los protocolos asociados. Esos mecanismos son los que nos inspiran a acompañar a través de procedimientos establecidos que fijan la consulta entre los Estados partes y que nos llevan ahora a involucrar a las partes del Estado venezolano a un diálogo ulterior para ayudar, acompañar y contribuir a la resolución de todos los temas que planteamos acá", dijo la ministra del gobierno de Mauricio Macri.

El canciller brasileño aclaró que esta declaración conjunta es un paso más en las exigencias del Mercosur al país que gobierna Maduro. El ministro del gobierno de Michel Temer explicó que se llega a este escenario al ver que el gobierno venezolano no avanza en solucionar su crisis interna, que incluso sigue agravándose.

"Estamos en un proceso que podría llevar a la exclusión, pero yo espero que no se llegue a eso. Espero que (la declaración) sea un instrumento facilitador de una situación positiva para la crisis de Venezuela"

Sin cláusula.

El tema será informado por el canciller Nin Novoa al presidente de la República, Tabaré Vázquez, el lunes durante el Consejo de Ministros. El jefe de Estado ha mantenido distancia de la polémica por la crisis política en Venezuela.

Sus últimas declaraciones sobre el tema fueron en febrero de este año, durante la gira por Alemania, Finlandia y Rusia. En Berlín dijo que los problemas de Venezuela los tienen que resolver los venezolanos, y aclaró que Uruguay está dispuesto a ayudar.

"Venezuela tiene tres poderes y los tres poderes están funcionando. Quizá no sea la democracia a la que estamos acostumbrados, por ejemplo, en mi país", afirmó Vázquez el 8 de febrero de este año.

Esta percepción del mandatario cambió ante el agravamiento del escenario en el país caribeño. Dos fuentes del Poder Ejecutivo uruguayo explicaron a El País que están monitoreando constantemente el escenario en esa nación, y que la preocupación es real. "No es un escenario para nada sencillo. Y la posición uruguaya es aportar al diálogo, porque de lo contrario no se soluciona nada", dio uno de los consultados.

Otro de los informantes dijo que la demora en emitir una declaración oficial por parte de Uruguay no se debió a "sensibilidades políticas (...) Acá realmente queríamos saber cómo avanzaba la situación", explicó. La fuente agregó que una declaración condenatoria no aporta a encontrar una salida, y puede endurecer aún más las posiciones en Venezuela.

"Uruguay para nada está pensando en pedir que se aplique la Cláusula Democrática para Venezuela. No es el camino, no ayuda en nada y los efectos pueden ser peores para la situación de los venezola-nos", dijo una fuente del Ejecutivo que prefirió no ser identificada porque la decisión del gobierno uruguayo es mante-ner cautela en las declaraciones públicas.

De amigos a enemigos: Maduro y Almagro


Luis Almagro fue el hombre que José Mujica eligió para ocupar la Cancillería. El integrante del MPP tenía una muy buena relación con Nicolás Maduro. Pero hoy ese vínculo está desecho. El ahora Secretario General de la OEA ha sido de los más críticos del gobierno venezolano y convocó a una reunión urgente del bloque para el lunes a fin de analizar la crisis en el país caribeño. “Venezuela, de una ruptura institucional no se sale con aún más alteración del orden constitucional”, escribió ayer en su cuenta de la red social Twitter.

LA VENEZUELA DE MADURO.

El inicio de un nuevo conflicto.

El máximo tribunal de justicia en Venezuela revirtió el sábado dos polémicos fallos que pusieron en jaque las facultades del Parlamento. Ese poder actualmente está dominado por la oposición que tiene mayoría de legisladores. El Tribunal Supremo de Justicia (TSJ) había dictaminado que su sala constitucional asumiría el rol del Parlamento, al considerar que este cuerpo permanece en "desacato" por no haber dado de baja a tres de sus miembros acusados de comprar votos. Además, el Tribunal había limitado la inmunidad parlamentaria abriendo la posibilidad de llevar a juicio o apresar a los diputados opositores.

"En lo que respecta al punto referido a que la Sala Constitucional garantizará que las competencias parlamentarias sean ejercidas directamente por esta (...) cuyo contenido se suprime", dijo el TSJ en un comunicado emitido en la televisora estatal VTV.

Pero el organismo revirtió la decisión ante las acusaciones de "golpe de Estado". "Se aclara de oficio la sentencia N° 155 de fecha 28 de marzo de 2017, en lo que respecta a la inmunidad parlamentaria. Se suprime dicho contenido", agregó. El episodio generó diferencias en la interna del gobierno de Maduro, que algunos integrantes decidieron hacer públicas. La fiscal general, Luisa Ortega, criticó las sentencias del TSJ asegurando que se trataba de una "ruptura del orden constitucional". Eso provocó que Maduro convocase al Consejo de Defensa —máximo órgano de consulta del país— y pidió a la corte que revise su decisión con el fin de "mantener la estabilidad constitucional".

Protestas de los dos bandos.

Mientras se desarrollaba el encuentro entre los cancilleres del Mercosur en un hotel de Buenos Aires, en las puertas de la Cancillería argentina hubo manifestaciones a favor y en contra del gobierno de Nicolás Maduro.

Medio centenar de activistas de partidos políticos de izquierda de Argentina hicieron un acto con la consigna: "Venezuela es Mercosur. No hay golpe". Sin embargo del otro lado, ciudadanos venezolanos residentes en Buenos Aires se expresaban contra el gobierno de Maduro, aunque se mantuvieron alejados para evitar enfrentamientos. En Montevideo, el viernes a la noche un grupo de unos 100 ciudadanos venezolanos que residen en Uruguay se manifestaron denunciando un "golpe de Estado" en Venezuela. Lo hicieron pacíficamente y con cacerolas. La oposición política de Uruguay se manifestó en diferentes medios denunciando el "golpe de Estado" y pidiendo al gobierno de Vázquez más severidad en la declaración condenatoria.

DIPUTADO SÁNCHEZ AFIRMA QUE NO HAY GOLPE DE ESTADO

"Oposición, salgan a reconocer el gesto de Maduro"

Las discusiones por Venezuela generan diferencias dentro del partido de gobierno, Frente Amplio. Para la coalición de izquierda no ha resultado fácil pronunciarse en contra del gobierno de Nicolás Maduro, ahora, y de Hugo Chávez cuando vivía.

Esta no fue la excepción, y si bien el partido oficialista emitió una declaración manifestando su preocupación por la crisis política, el texto no fue apoyado por todos los grupos que integran el Frente Amplio.

Por eso ayer varios dirigentes celebraron la "marcha atrás" del Tribunal de Justicia venezolano en su intención de intervenir el Parlamento.

Ayer el diputado del Movimiento de Participación Popular (MPP), Alejandro Sánchez pidió a los dirigentes blancos y colorados que reconozcan el gesto del presidente venezolano.

"Marcamos el error del Tribunal de Justicia arrogándose una competencia que no tiene. No marcamos ningún error del gobierno de Venezuela, porque no tomó ninguna decisión. Se escucharon voces de la oposición hablando de golpe", dijo el legislador. Por eso los criticó.

"Hoy quiero reclamar a los dirigentes de la oposición que salgan a reconocer el gesto de Maduro en la madrugada de hoy (por ayer) para que se eche para atrás la resolución. Quiero escuchar a Lacalle Pou y Bordaberry, que se rasgan las vestiduras por la democracia, que digan que estuvo bien Maduro", afirmó Sánchez.

Para el diputado, si no reconocen la acción de Maduro, los dirigentes del Partido Nacional y Partido Colorado están apoyando a la oposición venezolana que —según él— busca dar un golpe de Estado.

"Quedará claro que la derecha de este país está parcializada y construye un relato que busca legitimar a una parte de la oposición venezolana que es golpista", enfatizó.

Sus declaraciones fueron muy aplaudidas en una reunión del MPP que sirvió para preparar el Congreso del grupo que lidera el expresidente José Mujica.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)