LIMARON BARROTES Y SE BATIERON EN EL PATIO

Menores de Colonia Berro ajustan cuentas en Comcar

Tres incidentes, dos muertos y varios heridos en cárceles.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
El caso ocurrió en el mas de febrero y fue denunciado en Asuntos del Internos del Ministerio.

Dos jóvenes recluidos en el Comcar, que arrastraban "cuentas pendientes" de un año atrás, cuando ambos estaban internados como "menores infractores" en la Colonia Berro, se enfrentaron con cortes carcelarios en el patio del penal. Uno de llos encontró la muerte.

El pasado domingo, poco después de las 8:00, guardias del centro carcelario encontraron tirado en la puerta del módulo 11 a uno de los internos. En el lugar, según describieron a El País, había "mucha sangre", y el cuerpo parecía ya sin vida.

Dos guardias dieron aviso a sus superiores, y estos a los médicos del centro de reclusión, que constataron el fallecimiento de Santiago Rodrigo Velázquez Ojeda, de 18 años. El joven, recientemente ingresado al Comcar, había sido procesado por rapiña especialmente agravada.

Fuentes vinculadas al Instituto Nacional de Rehabilitación relataron a El País que "la problemática entre los jóvenes ya venía desde hace tiempo, cuando estaban internados en Colonia Berro". Según contaron, el fallecido era "amigo" del homicida, y estando recluidos en el hogar de menores planearon una fuga. El día del escape, Santiago Velázquez oyó tiros al aire efectuados por los guardias de la Colonia Berro. Se tiró al piso, entregado, "dejando solo a su cómplice de fuga".

"Para el atacante, esto significó una traición que jamás le perdonó a Santiago Velázquez", aseguraron los informantes.

La pelea entre ambos fue pautada; acordaron limar las rejas de sus celdas, a primera hora del domingo, para encontrarse cara a cara al fondo del módulo, donde hay un basural, y batirse con cortes carcelarios. Así fue, y en ningún momento el acontecimiento fue advertido por los guardias.

Cuando el homicida se peleó con Velázquez y lo mató, pidió ayuda a otras dos reclusos para arrastrar el cuerpo hasta la puerta del módulo, aunos 200 metros.

En el lugar, convocada por la autoridad carcelaria, se hizo presente la jueza penal de 9° turno, Blanca Rieiro, quien luego de recoger testimonios y relevar las evidencias, procesó al autor por homicidio especialmente agravado, y a los dos presos que lo ayudaron a arrastrar el cadáver, les imputó complicidad.

Cárceles inseguras.

No fue el único hecho de sangre sucedido esta semana en el interior del Comcar. El martes pasado, en el módulo 8, dos internos con problemas de convivencia en el centro carcelario comenzaron a discutir e inmediatamente agitaron en sus manos dos armas blancas. La pelea duró unos tres minutos y tampoco fue advertida por los guardias. Como resultado, el recluso Marcelo Sebastián Viana murió por profundos cortes que recibió en el cuello. El interno fue trasladado aún con vida al Hospital Maciel, donde se constató su fallecimiento.

El otro caso relevante entre presos tuvo lugar el jueves en la cárcel de Paysandú.

Una discusión por un par de championes, entre dos internos, terminó involucrando en una pelea masiva a cerca de 80 internos que provocaron desórdenes rápidamente sofocados por efectivos de la Guardia Republicana.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)